LA VIC­TO­RIA ES­TÁ EN LA CA­BE­ZA

‘La Vanguardia’ re­cons­tru­ye el pro­ce­so que si­guió Ma­ría Gilabert, ase­so­ra y psi­có­lo­ga del de­por­te, pa­ra re­cu­pe­rar a Éri­ka Vi­llaé­ci­ja, na­da­do­ra de re­fe­ren­cia en Es­pa­ña

La Vanguardia - - SUMARIO - SER­GIO HEREDIA

Éri­ka Vi­llaé­ci­ja ha re­cu­pe­ra­do su com­pe­ti­ti­vi­dad en la pis­ci­na gra­cias a la preparación psi­co­ló­gi­ca.

En el mo­men­to de sen­tar­se en el so­fá, Éri­ka Vi­llaé­ci­ja (32) se ilu­mi­na:

–¿Te acuer­das? –le pre­gun­ta a Ma­ría Gilabert (31).

–¿Có­mo no? He­mos pa­sa­do mu­chas ho­ras aquí –le res­pon­de Gilabert.

Es­ta­mos en el sa­lón amplio y lu­mi­no­so de una ca­sa uni­fa­mi­liar en Sant Cu­gat. En un rin­cón hay un piano y una gui­ta­rra. Se abren vis­tas a un jar­dín pri­va­do y a una pis­ci­na. La pis­ci­na que ilus­tra la pá­gi­na.

Ha­ce año y me­dio, Vi­llaé­ci­ja te­nía sus du­das. Se le apa­ga­ba la ilu­sión. Lle­va­ba tres Jue­gos Olím­pi­cos a las es­pal­das. Sie­te po­dios eu­ro­peos. Mi­les de ki­ló­me­tros bra­cean­do en pis­ci­nas. Tam­bién en aguas abier­tas. –No es­ta­ba dis­fru­tan­do –di­ce. –Y por eso vi­nis­te a ver­me –le re­cuer­da Gilabert.

Gilabert di­ri­ge BeVa­lue Sports. Se tra­ta de una fir­ma de coa­ching y psi­co­lo­gía de­por­ti­va con 180 clien­tes. Ochen­ta de ellos son de­por­tis­tas. El res­to, eje­cu­ti­vos. Di­ce Vi­llaé­ci­ja: –Ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do con psi­có­lo­gos. Pe­ro no en­con­tra­ba mo­ti­vos pa­ra se­guir ade­lan­te. Pen­sa­ba: ‘O me­jo­ro o lo de­jo’.

–Y yo le pre­gun­té: ‘¿Qué es­tás bus­can­do?’ –di­ce Gilabert.

–La com­pe­ti­ción ha­bía si­do siem­pre mi me­jor mo­men­to de la na­ta­ción. Pe­ro en aquel en­ton­ces yo su­fría en el ins­tan­te de la ca­rre­ra. Me po­nía a pen­sar en co­sas que no to­ca­ban. Es­ta­ba pen­dien­te de lo que ocu­rría a mi al­re­de­dor. No es­ta­ba por la prue­ba. Me co­mía la ca­be­za re­cor­dan­do lo que me ha­bían di­cho, o lo que no me ha­bían di­cho.

–Te­nías ra­bia. Y tam­bién cier­ta apa­tía –re­cuer­da Gilabert.

Du­ran­te la se­sión, el coa­ching in­ter­vie­ne lo jus­to. No tie­ne que ha­blar de­ma­sia­do. Es­tá ahí pa­ra escuchar y pa­ra plan­tear pre­gun­tas. Nun­ca di­rá: ‘Tie­nes que ha­cer es­to’. So­lo su­ge­ri­rá si­tua­cio­nes. A ve­ces, res­pues­tas. Nun­ca pre­gun­ta­rá: ‘¿Por qué?’. So­lo pre­gun­ta­rá: ‘¿Pa­ra qué?’. –Yo te­nía ra­bia –di­ce Vi­llaé­ci­ja–. Pe­ro la apli­ca­ba a des­tiem­po. En­tra­ba en con­flic­to.

–Las emo­cio­nes no son ma­las. Lo que ocu­rre es que hay que sa­ber apli­car­las.

–Yo percibía la ra­bia co­mo un bu­cle gris, feo.

–Em­pe­za­mos a tra­ba­jar en esa ima­gen. Le di­je que, cuan­do en­tra­ra en el bu­cle, pen­sa­ra en una nu­be de co­lor azul cla­ro.

–Lo prac­ti­qué de in­me­dia­to. Vol­ví a es­cu­char­me a mí mis­ma. Y guar­da­ba esa sen­sa­ción de ra­bia, me la re­ser­va­ba pa­ra un en­tre­na­mien­to. O pa­ra una com­pe­ti­ción –di­ce Vi­llaé­ci­ja.

–El re­sul­ta­do de aquel ejer­ci­cio co­bró for­ma muy pron­to –re­cuer-

da Ma­ría Gilabert.

–Pues sí, en una prue­ba en Ban­yo­les. A mi­tad de la ca­rre­ra de 10 ki­ló­me­tros sen­tí que no po­día más. De­jé que me pa­sa­ra mi ri­val. En el tra­mo fi­nal sa­qué la ra­bia y re­mon­té. No he vuel­to a com­pe­tir mal des­de en­ton­ces.

–Lue­go em­pe­za­mos a tra­ba­jar en la co­mu­ni­ca­ción. Vi­llaé­ci­ja de­bía em­pe­zar a co­mu­ni­car­se de una for­ma po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta. Fue­ra los im­pul­sos.

–Yo tar­da­ba en de­cir las co­sas que pen­sa­ba. Me crea­ba un con­flic­to in­terno. En lo per­so­nal y en lo de­por­ti­vo.

–Las co­sas hay que de­cir­las cuan­do to­ca, y de for­ma co­rrec­ta. No po­de­mos es­pe­rar a que ex­plo­te­mos. Si ha­blas a tiem­po, per­mi­tes que el in­ter­lo­cu­tor te en­tien­da. Se lla­ma co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va –aclara Gilabert.

–Y lue­go es­ta­ban los mie­dos. Por ejem­plo, le te­nía pá­ni­co a las cu­ca­ra­chas.

–De­bías apren­der a con­tro­lar­te al ver una. Yo te pre­gun­ta­ba: ‘¿Qué es lo peor que te pue­de ha­cer una cu­ca­ra­cha?’. –Que se acer­que. –¿Y...? –Que me to­que. –¿Y...? –Pues, na­da... –Pues eso, no te pa­sa­rá na­da. El lec­tor se pre­gun­ta­rá: ‘¿Y es­to qué tie­ne que ver con la al­ta com­pe­ti­ción?’.

–Pues que, al con­tro­lar el mie­do a la cu­ca­ra­cha, ex­tra­po­las ese con­trol al res­to de tu vi­da. Apren­des a su­pe­rar ese mo­men­to de mie­do. A ra­cio­na­li­zar­lo –di­ce Gilabert. El mie­do es pa­ra­li­zan­te. –Al ver la cu­ca­ra­cha, me es­ta­ba in­ven­tan­do co­sas.

–Eso es. Y en la com­pe­ti­ción, tam­bién te po­días in­ven­tar co­sas.

¿Y si te des­fon­das? ¿Y si te ade­lan­tan? ¿Y si pier­des? ¿Qué di­rá el en­tre­na­dor? ¿Y la pren­sa? ¿Te qui­ta­rán la be­ca? ¿Te echa­rán del CAR de Sant Cu­gat...? Efec­to bu­cle. –Hi­ce lo po­si­ble por en­con­trar­me con una cu­ca­ra­cha. Y cuan­do la tu­ve de­lan­te, en­ton­ces me en­fren­té a ese mie­do –di­ce Vi­llaé­ci­ja.

–An­te el mie­do, usa­mos la téc­ni­ca del 6-3-6-3. Ins­pi­ras seis se­gun­dos, es­pe­ras tres se­gun­dos, ex­ha­las seis se­gun­dos, es­pe­ras tres se­gun­dos. Y vuel­ta a em­pe­zar. Mien­tras res­pi­ras, tu ce­re­bro se ol­vi­da de to­do lo de­más. Ade­más, la san­gre se dis­tri­bu­ye por to­do el cuer­po.

–Prac­ti­can­do la res­pi­ra­ción en­tra­mos en la fa­se de la vi­sua­li­za­ción: los mo­men­tos pre­vios a la com­pe­ti­ción –di­ce Vi­llaé­ci­ja–. Eso te fa­ci­li­ta las co­sas. Te lle­va a con­tro­lar to­do lo con­tro­la­ble. Cuan­do vi­sua­li­zas, tu men­te en­tra en con­tac­to con la com­pe­ti­ción. Si lo ha­ces, no te vas a en­con­trar con sor­pre­sas du­ran­te la prue­ba. Lo que va­ya a ocu­rrir­te lo has pre­vis­to an­tes.

Las se­sio­nes se pro­lon­ga­ron por un tiem­po. Hu­bo una quin­ce­na de en­cuen­tros.

Vi­llaé­ci­ja lo­gró su pa­se pa­ra los Jue­gos de Río. Y si­gue com­pi­tien­do. Pien­sa es­tar en el Mun­dial de Bu­da­pest, en ve­rano. Y lue­go, ya se ve­rá. De mo­men­to ha aca­ba­do la ca­rre­ra de Psi­co­lo­gía.

–Fui com­bi­nan­do los es­tu­dios y la na­ta­ción. Ha si­do un pro­ce­so lar­go, de diez años. Pien­se que fui a en­tre­nar­me a Ma­drid. Tu­ve que cam­biar la ma­trí­cu­la, pa­sar a la UOC (uni­ver­si­dad a dis­tan­cia), y em­pe­zar de nue­vo.

Ya li­cen­cia­da, se ha aso­cia­do con Gilabert. Am­bas tra­ba­jan jun­tas en BeVa­lue. Vi­llaé­ci­ja lo ha­ce a tiem­po par­cial. Cal­cu­la que pa­sa seis ho­ras en la pis­ci­na del CN Sa­ba­dell, en­tre­nán­do­se.

–Lo que sí voy a con­se­guir es re­ti­rar­me de la na­ta­ción sintiendo que disfruto del de­por­te. No se­rá un adiós trau­má­ti­co.

Tam­bién di­ce que las se­sio­nes de coa­ching con Gilabert han aca­ba­do. Am­bas son socias, y tam­bién ami­gas.

–No pue­des apli­car las téc­ni­cas de coa­ching con un ami­go –di­ce Gilabert–. Cuan­do eso ocu­rre, en­ton­ces en­tra el sa­bo­teo. Si el clien­te es tu ami­go, pue­de em­pe­zar a jus­ti­fi­car­se. Tal vez bus­que tu con­sue­lo, o tu com­pli­ci­dad, en vez de tu ayu­da. Eso no pue­de fun­cio­nar. De nin­gu­na ma­ne­ra.

TIEM­POS DE DU­DAS Ha­ce año y me­dio, Vi­llaé­ci­ja ha­bía de­ja­do de dis­fru­tar de la na­ta­ción: se plan­tea­ba re­ti­rar­se

SOCIAS PRO­FE­SIO­NA­LES En la ac­tua­li­dad, Vi­llaé­ci­ja y Gilabert se han aso­cia­do en BeVa­lue Sports, fir­ma de ase­so­ra­mien­to de­por­ti­vo

XA­VIER CER­VE­RA

La na­da­do­ra Éri­ka Vi­llaé­ci­ja, que ha dispu­tado cua­tro Jue­gos Olím­pi­cos, y la coach Ma­ría Gilabert, es­ta se­ma­na en Sant Cu­gat

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.