Des­ta­ca apren­dien­do ale­mán con ‘La Vanguardia’ y el mé­to­do Vaug­han

• Un cur­so pa­ra apren­der ale­mán de for­ma fá­cil, prác­ti­ca y di­ver­ti­da • Con­te­ni­do in­ter­ac­ti­vo pa­ra tra­ba­jar el ale­mán ba­sán­do­se en ex­pre­sio­nes co­ti­dia­nas •Pri­me­ra en­tre­ga en quios­cos a par­tir del sábado 4 de fe­bre­ro por­tan­só­lo 4,95€

La Vanguardia - - TENDENCIAS - BAR­CE­LO­NA Re­dac­ción

Re­sul­ta in­ne­ga­ble que, hoy en día, co­no­cer idio­mas es un fac­tor cla­ve en el desa­rro­llo per­so­nal, en el in­cre­men­to de las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les y, tam­bién, en el éxi­to y la pro­mo­ción pro­fe­sio­nal en las em­pre­sas. Otra reali­dad in­cues­tio­na­ble es que, en el con­tex­to eco­nó­mi­co ac­tual en Eu­ro­pa, Ale­ma­nia es la na­ción lí­der por mu­chos mo­ti­vos. No en vano, se la de­no­mi­na lo­co­mo­to­ra eco­nó­mi­ca de Eu­ro­pa. Por to­do ello, do­mi­nar el idio­ma ale­mán es un fac­tor cla­ve que mar­ca la di­fe­ren­cia.

Pa­ra apren­der ale­mán sin los in­con­ve­nien­tes de un ho­ra­rio fi­jo asis­tien­do a cla­se en una es­cue­la de idio­mas, La Vanguardia po­ne a dis­po­si­ción de to­dos sus lec­to­res y sus­crip­to­res Will­kom­men, el ale­mán a su

al­can­ce, un cur­so mul­ti­pla­ta­for­ma con la ga­ran­tía del mé­to­do Vaug­han, un sis­te­ma pa­ra apren­der idio­mas en ca­sa, de for­ma có­mo­da y efec­ti­va, que ha al­can­za­do gran éxi­to con sus cur­sos de in­glés. Tan­to es así que se de­ci­dió am­pliar­los a la en­se­ñan­za del fran­cés y del ale­mán.

Will­kom­men cons­ta d tre­gas, ca­da una de las cua com­pues­ta por un li­bro y un D de au­dio con una du­ra­ción apr xi­ma­da de dos ho­ras y me­dia. l pri­mer vo­lu­men es­ta­rá dis­pon ble en los quios­cos y las li­bre­ría par­tir del sábado 4 de fe­bre­ro, p so­lo 4,95 € más el cupón del d . El res­to de li­bros irán apa­re­cie do en los fi­nes de se­ma­na cons cu­ti­vos, a par­tir de esa fe­cha, p 9,95€ más el cupón del día.

En Vaug­han tie­nen muy cla­ro, po su lar­ga ex­pe­rien­cia en la en­se­ñan za de idio­mas, que un cur­so de éx to no so­lo ha de ser di­dác­ti­co, sin tam­bién fá­cil de se­guir, có­mo­do , in­clu­so, di­ver­ti­do, de mo­do que ap tez­ca se­guir es­tu­dian­do. Pa­ra al­ca zar es­tos ob­je­ti­vos, es su­ma­ment im­por­tan­te la es­truc­tu­ra del cur­so.

Will­kom­men no re­quie­re co­no­ci­mien­tos pre­vios de ale­mán. Par­te de ce­ro y, al fi­na­li­zar­lo, se pue­de lle­gar a al­can­zar un ni­vel in­ter­me­dio al­to. Ca­da uno de los li­bros se di­vi­de en 3 sec­cio­nes (Sek­tio­nen) y ca­da una de ellas se com­po­ne de 6 lec­cio­nes

(Lek­tio­nen), en las que se tra­ba­jan gra­má­ti­ca, vo­ca­bu­la­rio, ex­pre­sio­nes y mu­cho más. Ade­más, pa­ra ir­se in­tro­du­cien­do de ma­ne­ra ame­na en los as­pec­tos más es­pe­cí­fi­cos del idio­ma, hay apar­ta­dos, co­mo Fra­ses

cla­ve, en el que se apren­den ex­pre­sio­nes de uso dia­rio; o Se­ña­les y le­tre­ros, que ayu­da a fa­mi­lia­ri­zar­se con to­do ti­po de avi­sos, ins­truc­cio­nes o se­ña­li­za­cio­nes co­mo las que pue­den ver­se en cual­quier ca­lle o ca­rre­te­ra ale­ma­na; así co­mo, Los im­pres­cin­di­bles,

que re pa­sa los nú­me­ros, el al­fa­be­to y otros as­pec­tos in­dis­pen­sa­bles, o Pa­sa tiem­pos, di­se­ña­do pa­ra apren­der de­for­ma­lú di ca.

Se tra­ta de un sis­te­ma di­ná­mi- co,yaq,apec ar por la es­truc­tu­ra de ca­da li­bro, los con­te­ni­dos son muy va­ria­dos. Se in­ter­ca­lan ejer­ci­cios o Lek­tio­nen (lec­cio­nes) con píl­do­ras de ex­pre­sio­nes úti­les y con pe­que­ños ar­tícu­los so­bre cos­tum­bres, ciu­da­des y per­so­na­jes co­no­ci­dos del mun­do de ha­bla ale­ma­na. El ob­je­ti­vo de to­do ello es mo­ti­var al alumno pa­ra que le ape­tez­ca se­guir le­yen­do y, en con­se­cuen­cia, apren­dien­do. De he­cho, se tra­ta de apren­der ale­mán co­mo fuen­te de sa­tis­fac­ción y di­ver­sión, no co­mo una me­ra obli­ga­ción. Por tan­to, la lec­tu­ra ha de ser agra­da­ble, y ello se con­si­gue evi­tan­do los tér­mi­nos téc­ni­cos y ex­pli­can­do to­dos los con­cep­tos de la for­ma más cla­ra y con­ci­sa po­si­ble, pa­ra que sean fá­ci­les de en­ten­der.

Por otro la­do, el re­pa­so con­ti­nuo esmlr asen­tar­las ba­ses de lo apren­di­do. So­lo así se pue­de avan­zar, re­for­zan­do los ci­mien­tos del idio­ma. Pue­de de­cir­se que el cur­so pro­gre­sa pa­so a pa­so. Ca­da nue­vo con­te­ni­do se in­tro­du­ce a par­tir de con­cep­tos que se han vis­to an­te­rior­men­te. Los dis­tin­tos te­mas de las Sek­tio­nen es­tán in­ter­re­la­cio­na­dos en­tre sí pa­ra que to­do se va­ya con­so­li­dan­do. Al fi­nal de ca­da Sek­tion hay un apar­ta­do de ¡Ponte en

for­ma!, pa­ra que el alumno pon­ga en prác­ti­ca los nue­vos co­no­ci­mien­tos, se­gui­do por una do­ble pá­gi­na de re­pa­so, en la que se re­su­me to­do lo apren­di­do en la Sekt ion.

El au­dio es fun­da­men­tal pa­ra apren­der un idio­ma. Ha de en­trar por los oí­dos pa­ra con­se­guir que el alumno se co­mu­ni­que de ma­ne­ra efi­caz. Por eso, el cur­so ha­ce es­peu­na ci al hin­ca­pié en la proa cióny la flui­dez ala ho­ra­de ha­blar. La fo­né­ti­ca Va ug­han,j un­to con el au­dio, en el que par­ti­ci­pan in­ter­lo­cu­to­res na­ti­vos, cons­ti­tu­yen dos pi­lar es fun­da­men­ta­le­se im­pres­cin­di­bles del mé­to­do.

No es lo mis­mo apren­der ale­mán pa­ra un his­pa­no­par­lan­te que pa­ra un in­glés o un ru­so. Por eso, es­te cur­so es­tá he­cho a me­di­da pa­ra los alum­nos que tie­nen el cas­te­llano co­mo len­gua na­ti­va, tra­ba­jan­do a fon­do las fa­ce­tas de pro­nun­cia­ción, vo­ca­bu­la­rio y gra­má­ti­ca que re­sul­tan más di­fí­ci­les des­de el pun­to de vis­ta de al­guien que ha­bla la len­gua de Cer­van­tes. Ade­más, Will­kom­men es­tá en­fo­ca­do al ale­mán real, el que se ha­bla en la ca­lle, el ne­ce­sa­rio pa­ra las si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas, ya sea pa­ra orien­tar­se en una ciu­dad, pa­ra to­mar un ca­fé con un ami­go o pa­ra reunión de tra­ba­jo. Tam­bién es di­fe­ren­te la es­truc­tu­ra de los au­dios que acom­pa­ñan ca­da li­bro. Ale­ja­dos de las re­pe­ti­cio­nes te­dio­sas de fra­ses o pa­la­bras, con­sis­ten en cla­ses di­ná­mi­cas, di­ver­ti­das e in­ter­ac­ti­vas, en las que una pro­fe­so­ra na­ti­va tra­ba­ja los con­te­ni­dos de los li­bros jun­to con un alumno, e ha­ce pre­gun­tas y nta sus du­das, co­mo vie­ra en una cla­se pre­sen­cial. Ade­más de ser muy di­dác­ti­ca, es la par­te del cur­so que da vi­daa­los­li­bros.

Ca­be des­ta­car que el alumno se zam­bu­lle de lleno en lo que re­pre­sen­ta la cultura ger­má­ni­ca. Las pá­gi­nas so­bre as­pec­tos cul­tu­ra­les, per­so­na­jes, re­ce­tas de co­ci­na, paí­ses, ciu­da­des o fes­te­jos per­mi­ten em­pa­par­se y su­mer­gir­se real­men­te en el mun­do­de­la­le­mán.

Cla­ro es­tá que to­do ello con­lle­va de­di­ca­ción y, por qué no de­cir­lo, es­fuer­zo. Pe­ro, con una me­to­do­lo­gía co­rrec­ta, ese es­fuer­zo se mi­ni­mi­za y la com­pro­ba­ción de los avan­ces se con­vier­te en mo­ti­va­ción aña­di­da. Es im­por­tan­te de­di­car al cur­so unos vein­te mi­nu­tos al día, más o me­nos lo que se tar­da en es­tu­diar una Lek­tion. Pa­so a pa­so, y con la pre­mi­sa de me­nos es más: apren­der una sec­ción al día es mu­cho me­jor que de­di­car to­da una tar­de de fin de se­ma­na a leer un li­bro en­te­ro sin asi­mi­lar­lo real­men­te.

El au­dio de­be es­cu­char­se tam­bién a dia­rio, has­ta que se en­tien­da a la pri­me­ra. La com­pren­sión au­di­ti­va sue­le ser la ha­bi­li­dad que los alum­nos me­nos tra­ba­jan, sien­do la más cru­cial a la ho­ra de ha­blar. Por ello, es ne­ce­sa­rio re­pe­tir tam­bién to­dos los ejer­ci­cios en voz al­ta.

El re­pa­so con­ti­nuo es fun­da­men­tal. No hay que du­dar en re­to­mar los pri­me­ros li­bros pa­ra afian­zar las ba­ses, aun­que se ha­ya lle­ga­do a los li­bros fi­na­les. Pe­ro lo más im­por­tan­te es di­ver­tir­se apren­dien­do con Will­kom­men. Po­ner­se me­tas cor­tas y su­pe­rar­las pa­ra que el ale­mán no sea una ta­rea pen­dien­te, sino un mo­men­to al día de apren­di­za­je y di­ver­sión.•

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.