La mamá del mi­llón Lur­des, la hi­ja dis­ca­pa­ci­ta­da, ha co­ti­za­do a la Se­gu­ri­dad So­cial, es­tá tra­ba­jan­do y pron­to se ju­bi­la­rá

La Vanguardia - - QUIÉN -

Mer­cè Carbó se con­vir­tió en una es­tre­lla de la te­le­vi­sión en blan­co y ne­gro cuan­do ga­nó el con­cur­so Un mi­llón pa­ra el me­jor, pre­mio que con­si­guie­ron tan só­lo cua­tro per­so­nas más. Fue en 1968 y en el úl­ti­mo pro­gra­ma re­ve­ló que se ha­bía pre­sen­ta­do al cer­ta­men por­que te­nía una hi­ja sub­nor­mal –la de­fi­ni­ción de la épo­ca– y que­ría ayu­dar a los pa­dres que su­frían una si­tua­ción pa­re­ci­da. La mamá del mi­llón, co­mo se la ha co­no­ci­do des­de en­ton­ces, em­pe­zó a im­par­tir char­las por Es­pa­ña, sa­lía en el no­do, el in­for­ma­ti­vo fran­quis­ta de los ci­nes, y fue con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na, con En­ric Ma­só de al­cal­de, y dipu­tada en la Dipu­tación, con Joan An­to­ni Sa­ma­ranch de pre­si­den­te. Aho­ra tie­ne 86 años, vi­ve con­ten­ta con su ma­ri­do, “to­man­do me­di­ci­nas, le­yen­do y es­cu­chan­do mú­si­ca”. De Lur­des, la hi­ja dis­ca­pa­ci­ta­da, di­ce que “in­clu­so es­tu­vo co­ti­zan­do en la Se­gu­ri­dad So­cial, con­ti­nua tra­ba­jan­do y pron­to se ju­bi­la­rá”.

Cuan­do lle­ga a la re­dac­ción coin­ci­de con el di­rec­tor: “Mà­rius, no te ha­cía tan al­to”. El di­rec­tor re­cuer­da có­mo la lla­ma­ban en TVE: “Do­ña Mer­ce­des Carbó de Fi­gue­ras”. Su ma­ri­do, Jor­di Fi­gue­ras, fue pas­te­le­ro du­ran­te años y ella lo afei­ta­ba cuan­do dor­mía. La ex­pe­rien­cia le sir­vió pa­ra una de las se­sen­ta prue­bas del pro­gra­ma que se emi­tía en di­rec­to, pre­sen­ta­do pri­me­ro por Joa­quín Prat y des­pués por Jo­sé Luis Pec­ker. Mer­cè Carbó na­ció en 1930 en San­ta Eu­gè­nia de Ber­ga (Oso­na), en la ma­sía can Ge­ner en la cual el bi­sa­bue­lo hi­zo ado­sar una es­plen­do­ro­sa to­rre de es­ti­lo fran­cés que bau­ti­zó con el nom­bre de Vi­lla­car­men. La fa­mi­lia era de Bar­ce­lo­na y cuan­do te­nía die­ci­séis me­ses re­gre­sa­ron a la ciu­dad. Por la gue­rra se re­fu­gia­ron en San­ta Eu­gè­nia pe­ro en la ma­sía Bu­lló de don­de pro­ce­día su ma­dre por­que Vi­lla­car­men es­ta­ba in­cau­ta­da por los re­pu­bli­ca­nos. “Te­nía un pri­mo her­mano y co­rría­mos li­bres to­do el día, aun­que los otros cha­va­les me ape­drea­ban cuan­do lle­va­ba la le­che a los ma­so­ve­ros de can Ge­ner. En Bar­ce­lo­na vi­vía en la ca­lle del Car­me. Pa­sa­da la gue­rra cur­só ba­chi­lle­ra­to con las do­mi­ni­cas en la ciu­dad y es­tu­dió co­mer­cio. Es­cri­bía en el se­ma­na­rio Au­so­na de Vic por­que su pa­dre era ami­go del al­cal­de Jo­sé Luis Cos­ta Ve­las­co.

“Me ca­sé a los vein­ti­dós años y en cin­co años tu­ve cua­tro hi­jos y uno que per­dí”. Los tres ma­yo­res eran chi­cos y la pe­que­ña, Lur­des, “na­ció ne­gra, ca­si muer­ta, con pa­rá­li­sis ce­re­bral”. Es­to le cam­bió la vi­da. “El neu­ro­psi­quia­tra Je­ro­ni de Mo­ra­gas me hi­zo el diag­nós­ti­co y me di­jo una co­sa que nun­ca se me ha ol­vi­da­do: que la ni­ña ne­ce­si­ta­ba a una ma­dre se­re­na, equi­li­bra­da y fe­liz, y vi­vir en un ho­gar nor­mal”. Cuan­do de­ci­dió pre­sen­tar­se al con­cur­so te­le­vi­si­vo, Lur­des te­nía ocho años. La mo­ti­vó el he­cho de que a la pe­que­ña la ha­bían ex­pul­sa­do de los par­vu­la­rios y de al­gu­nas es­cue­las. Des­pués la ma­dre se hi­zo fa­mo­sa. El Ayun­ta­mien­to le ofre­ció una ce­na de ga­la en el pa­la­ce­te Al­bé­niz y ella fe­li­ci­tó el año nue­vo, el 1969, por ra­dio y TVE.

“La pri­me­ra char­la fue en Las Pal­mas, el pú­bli­co lo for­ma­ban pa­dres con hi­jos sub­nor­ma­les y to­do el mun­do aca­bó llo­ran­do”. Sien­do con­ce­jal de Bar­ce­lo­na con­si­guió que el Ayun­ta­mien­to crea­ra un pa­tro­na­to a fa­vor de los ni­ños dis­ca­pa­ci­ta­dos que si­gue fun­cio­nan­do. Tam­bién fue uno de los 18 con­ce­ja­les co­no­ci­dos co­mo los del no al ca­ta­lán, por­que en 1975 vo­ta­ron en con­tra de una sub­ven­ción pa­ra la en­se­ñan­za de la len­gua. “Ya di­cen que a la vi­da hay co­sas peo­res que un cri­men: co­me­ter un error... pe­ro en la pro­pues­ta ha­bía otros in­tere­ses”. Le cos­tó que le acep­ta­ran la di­mi­sión. Fue aquel año. La ac­ti­vi­dad des­de en­ton­ces ha si­do in­ce­san­te. Ha pre­si­di­do aso­cia­cio­nes de pa­dres con hi­jos dis­ca­pa­ci­ta­dos, con­tri­bu­yó a la fun­da­ción de un cen­tro de pro­fun­dos en Cer­dan­yo­la. Hi­zo tre­ce pro­gra­mas de te­le­vi­sión so­bre las de­fi­cien­cias, “gra­cias a Adolfo Suá­rez, to­do un se­duc­tor, que en­ton­ces man­da­ba en TVE”. En­tre­vis­tó Jo­sep Ta­rra­de­llas pa­ra una re­vis­ta de co­ci­na. “Cuan­do la le­yó se me abra­zó llo­ran­do y me di­jo: ‘Gra­cias por lo que ha­béis es­cri­to de mi hi­ja’”. Mon­tse­rrat, hi­ja del en­ton­ces ex­pre­si­den­te, te­nía sín­dro­me de Down.

En una oca­sión un psi­quia­tra le acon­se­jó: ¿Por qué lo quie­re ha­cer to­do bien?, suel­te un gri­to al­gún día”. A ve­ces se ve al­go pa­va, pe­ro tie­ne sen­ti­do del hu­mor. No es llo­ro­na, es fuer­te. Se lo tra­ga to­do. Ha­ce más de trein­ta años le diag­nos­ti­ca­ron un cán­cer, re­ve­la, “y mi pro­ble­ma con­sis­tía en pre­gun­tar­me có­mo lo di­ría a la fa­mi­lia”. Al fi­nal fa­bri­ca un co­lo­fón per­fec­to: “He si­do muy fe­liz, yo que­ría a un hom­bre al­to y feo y ten­go uno ba­jo y gua­po, ha­ce más de 65 años que es­ta­mos ca­sa­dos y nos aguan­ta­mos”. Aho­ra quie­re que nie­tos y bis­nie­tos co­noz­can en pa­pel im­pre­so es­ta his­to­ria.

AR­CHI­VO FA­MI­LIAR

CÉ­SAR RAN­GEL

Arri­ba, Mer­cè Car­bó a fi­na­les de los años se­sen­ta. Aba­jo, en una fo­to re­cien­te to­ma­da en la re­dac­ción

JAU­ME CO­LLELL

qué fue de... MER­CÈ CAR­BÓ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.