La Vanguardia

Ye­llen en­tre fie­ras

- Jo­sé Gar­cía Mon­tal­vo Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la UPF

En la sa­la VII del Sa­lón de Oto­ño de 1905 se ex­pu­sie­ron las obras de Ma­tis­se, De­rain, Val­tat... con sus co­lo­res pu­ros y es­tri­den­tes. En me­dio de la sa­la ha­bía una es­cul­tu­ra de Mar­que, un clá­si­co tor­so de ni­ño en bron­ce. Se di­ce que cuan­do el crí­ti­co de ar­te Louis Vau­xe­lles ac­ce­dió a la sa­la ex­cla­mó su fa­mo­sa fra­se “Do­na­te­llo en­tre fie­ras” que, se­gún al­gu­nos, dio nom­bre al mo­vi­mien­to de los “fau­ves” (fie­ras). Así de­bió sen­tir­se Ja­net Ye­llen cuan­do ha­ce unos días com­pa­re­ció en el Con­gre­so de EE.UU. Los con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos cri­ti­ca­ron du­ra­men­te su ges­tión ar­gu­men­tan­do que des­pués de ocho años de ti­pos de in­te­rés ce­ro la eco­no­mía si­gue cre­cien­do muy len­ta­men­te, la ta­sa de par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do la­bo­ral ha caí­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y la pro­duc­ti­vi­dad es­tá es­tan­ca­da, o de­cre­ce. Ye­llen con­tra­ata­có usan­do los 16 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo crea­dos des­de el fon­do de la re­ce­sión. Pe­ro el fon­do del en­fren­ta­mien­to es­tá en la re­gu­la­ción ban­ca­ria. Los re­pu­bli­ca­nos in­sis­ten en que la re­gu­la­ción Dodd-Frank es­tá pa­ra­li­zan­do la eco­no­mía al re­du­cir la ca­pa­ci­dad de pres­tar de los ban­cos, mien­tras Ye­llen só­lo acep­ta que qui­zás los ban­cos pe­que­ños no ne­ce­si­ten me­nos re­gu­la­ción.

Para evitar que Ye­llen pue­da te­ner ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­to has­ta que de­je su pues­to, los re­pu­bli­ca­nos quie­ren aca­bar con la in­de­pen­den­cia de la Fed su­gi­rien­do que de­be­ría acep­tar una fór­mu­la ma­te­má­ti­ca para fi­jar los ti­pos de in­te­rés que se­ría au­di­ta­da por el Con­gre­so. Ye­llen no acep­ta que la nue­va re­gu­la­ción es­té cau­san­do pro­ble­mas con el cré­di­to, aun­que Trump ya ha fir­ma­do una or­den eje­cu­ti­va para que el Te­so­ro eva­lúe los efec­tos de es­ta re­gu­la­ción que el pro­pio pre­si­den­te ha ca­li­fi­ca­do de “desas­tre”. Cuan­do en Es­pa­ña se es­tá plan­tean­do es­cri­bir el li­bro blan­co so­bre la cri­sis, en Es­ta­dos Uni­dos, don­de se es­cri­bió ha­ce seis años, ya es­tán pen­san­do en dar­le la vuel­ta al pén­du­lo de la re­gu­la­ción.

La pre­si­den­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral tam­po­co ad­mi­te que la la­bor de la Fed se ro­bo­ti­ce a par­tir de apli­car una fór­mu­la. De he­cho, la re­cien­te pu­bli­ca­ción de las ac­tas de las reunio­nes de fi­na­les de enero mues­tra has­ta qué pun­to sus de­li­be­ra­cio­nes son dis­tin­tas de una ac­ti­vi­dad ro­bo­ti­za­ble. Se ima­gi­nan una má­qui­na di­cien­do que “exis­te con­si­de­ra­ble in­cer­ti­dum­bre so­bre las pers­pec­ti­vas de cam­bio de la po­lí­ti­ca fis­cal y otras po­lí­ti­cas pú­bli­cas, así co­mo el mo­men­to de apli­ca­ción y la mag­ni­tud de su efec­to ne­to” aun­que “se­ría apro­pia­do su­bir los ti­pos de in­te­rés pron­to si nue­va in­for­ma­ción so­bre el mer­ca­do la­bo­ral o la in­fla­ción se mos­tra­ra más fuer­te que las ex­pec­ta­ti­vas”. Pues eso: que el ti­po de in­te­rés ce­rra­rá el 2017 en­tre el 1,25 y el 1,5.

El Con­gre­so, el Go­bierno y el pre­si­den­te de EE.UU. son las fie­ras que que­rrían que Ja­net Ye­llen fue­ra una es­ta­tua iner­te, lo que pa­re­ce que no su­ce­de­rá. Ye­llen lu­cha­rá por la in­de­pen­den­cia de la Fed aun­que na­da ga­ran­ti­za que se sal­ga con la su­ya.

El fon­do del en­fren­ta­mien­to es­tá en la re­gu­la­ción ban­ca­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain