El ni­ño que per­di­mos

El acla­ma­do au­tor por­tu­gués Val­ter Hu­go Mãe pu­bli­ca ‘El pa­ra­dís són els al­tres’

La Vanguardia - - CULTURA - JO­SEP MASSOT Bar­ce­lo­na

Hay au­to­res que es­cri­ben pa­ra una mi­no­ría, frus­tra­dos por­que sus li­bros só­lo los lee una mi­no­ría. Hay otros au­to­res que es­cri­ben ex­clu­si­va­men­te pa­ra ven­der mi­les de ejem­pla­res, frus­tra­dos por­que ade­más del di­ne­ro de la ma­yo­ría quie­ren el aplau­so de la mi­no­ría. Y hay otros au­to­res fe­li­ces, co­mo Val­ter Hu­go Mãe, (An­go­la, 1971), que sin preo­cu­par­se ni de una ni de otra, ob­tie­nen las dos co­sas.

Val­ter Hu­go Mãe ha con­se­gui­do al­go aún más di­fí­cil que au­nar crí­ti­ca y ven­tas. Que Sa­ra­ma­go y An­tó­nio Lo­bo An­tu­nes hu­bie­ran coin­ci­di­do en al­go, en elo­giar su li­bro La má­qui­na de ha­cer es­pa­ño­les (Al­fa­gua­ra). El au­tor por­tu­gués es­cri­be los tí­tu­los con mi­nús­cu­las, co­mo ha­cían e.e. cum­mings o el pri­mer He­ming­way, cuan­do am­bos vi­vían en Pa­rís y es­cri­bían co­mo Ger­tru­de Stein, co­mo una ni­ña. Alp­ha De­cay pu­bli­có apo­ca­lip­sis de los tra­ba­ja­do­res; Va­so Rot,o sus poe­mas fol­clo­re ín­ti­mo, y Lleo­nard Mun­ta­ner, El pa­ra­dís són els al­tres, el an­ver­so de la fra­se de Sar­tre, “el in­fierno son los otros”, ilus­tra­do con di­bu­jos de Mi­ró y pro­lo­ga­do por Joan Pun­yet

El amor vis­to por una ni­ña de tre­ce años, un dia­rio cu­ya es­cri­tu­ra bus­ca un len­gua­je que pue­da ser leí­do al tiem­po por ni­ños y adul­tos sin caer en la cur­si­le­ría. “Ele­gí la mi­ra­da de una ni­ña por­que es una ma­ne­ra de re­cu­pe­rar al­go que tu­vi­mos y que he­mos ol­vi­da­do, una ma­ne­ra cla­ra de di­vi­dir en­tre el bien y el mal, creer que el amor pue­de ser hon­ra­do, es­ta­ble, du­ra­de­ro, he­mos per­di­do la be­lle­za pri­mor­dial, bá­si­ca, esen­cial, esa visión en­can­ta­da que tie­ne el ni­ño”.

La ni­ña de su re­la­to es­cri­be: “El amor ha de ser una so­lu­ción, no un pro­ble­ma. To­do el mun­do me di­ce: el amor es un pro­ble­ma. De acuer­do. Lo pue­do de­cir de otra ma­ne­ra: el amor es un pro­ble­ma, pe­ro la per­so­na ama­da ha de ser una so­lu­ción”. El li­bro es­tá es­cri­to así, con fra­ses sim­ples pa­ra pen­sa­mien­tos sim­ples, co­mo El Prin­ci­pi­to, na­da que ver con los Bu­cay o los Coel­ho, que es­cri­ben fra­ses rim­bom­ban­tes pa­ra pen­sa­mien­tos mi­núscu­los.

Val­ter Hu­go Mãe di­ce que “cuan­do te enamo­ras, de­ci­des es­tar por al­guien, te sien­tes vul­ne­ra­ble, te fra­gi­li­zas. Si ya su­fres por tus co­sas, aho­ra do­blas tus po­si­bi­li­da­des de su­frir y, por tan­to, dis­mi­nu­yen las de ser fe­liz. Es­ta­mos en pe­li­gro, por­que la otra per­so­na me pue­de cam­biar, man­dar en mí, lo que tú eres pa­sa a ser una reali­dad que te lle­ga por me­dio de otra per­so­na. Pa­ra mí, en cam­bio, es­ta otra per­so­na te va a des­cu­brir co­sas que uno mis­mo nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do. El amor no es un es­pe­jo an­te el que mul­ti­pli­ca­mos nues­tro yo, sino que es un yo plu­ral”. Es de­cir, la hu­ma­ni­dad em­pie­za en el otro, una idea que ha­ce unos años no ha­cía fal­ta enun­ciar­la, por ob­via, y que aho­ra vuel­ve a ser ne­ce­sa­ria

“Sí, sí –di­ce el au­tor–. El ser hu­mano que bus­ca la so­le­dad es un ser in­com­ple­to. Só­lo em­pie­za a ser hu­mano me­dian­te el otro, los otros. El ser hu­mano es un ser co­lec­ti­vo. Nun­ca co­mo hoy la gen­te ha­bía leí­do y es­cri­to tan­to, nun­ca ha­bían re­ci­bi­do una for­ma­ción tan vas­ta y nun­ca ha­bían es­ta­do tan co­mu­ni­ca­dos. pe­ro lo que es­cri­ben y lo que leen es al­go hue­co, vacío”.

¿Qué le su­gie­re la ima­gen de mi­llo­nes de ni­ños co­nec­ta­dos 24 ho­ras por me­dio de sus te­lé­fo­nos a una má­qui­na cen­tral? Si se apa­ga, se des­plo­man. “Sí, que­dan va­cíos –di­ce–. Creo que he­mos ini­cia­do un ci­clo de va­rias ge­ne­ra­cio­nes en que la di­fe­ren­cia en­tre lo que sa­bes y lo que ha­ces es abis­mal, en­tre lo que di­ces y tu con­duc­ta... En las re­des so­cia­les to­do es men­ti­ra, una más­ca­ra, pa­ra me­jo­rar tu ima­gen o don­de sur­ge el in­sul­to, lo gro­tes­co. No hay ve­ra­ci­dad. Es una ló­gi­ca de cos­mé­ti­ca co­mu­ni­ca­ti­va. Se ha ro­to el equi­li­brio en­tre la ver­dad y la más­ca­ra. Per­de­re­mos es­ta ba­ta­lla. No van a de­jar los mó­vi­les o los or­de­na­do­res. Son ge­ne­ra­cio­nes que se en­ca­mi­nan ha­cia la ig­no­ran­cia y creo que en los pró­xi­mos años es­ta ig­no­ran­cia se­rá aún más pro­fun­da. Pe­ro un día el ci­clo aca­ba­rá”.

“El amor es un pro­ble­ma, pe­ro la per­so­na ama­da ha de ser una so­lu­ción”, di­ce el es­cri­tor

XA­VIER GÓ­MEZ

Val­ter Hu­go Mãe, en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.