Una ley con la­gu­nas

La nor­ma pa­ra la fe­cun­da­ción post mór­tem fi­ja los pla­zos pa­ra el ini­cio del tra­ta­mien­to, pe­ro sus­ci­ta mu­chas du­das so­bre su du­ra­ción

La Vanguardia - - TENDENCIAS - J. RICOU Llei­da

El ca­so de Mar­ta ha pues­to al descubierto la­gu­nas en la ley que re­gu­la la fe­cun­da­ción post mór­tem. Y que que­dan muy evi­den­tes en las pos­tu­ras con­tra­rias re­co­gi­das en la sen­ten­cia de un juez de pri­me­ra ins­tan­cia de Bar­ce­lo­na y el re­cur­so con­tra ese fa­llo pre­sen­ta­do por la Fis­ca­lía. Lo úni­co que que­da cla­ro es que en Es­pa­ña, al con­tra­rio de la le­gis­la­ción de otros paí­ses, una mu­jer tie­ne derecho a so­me­ter­se a una fe­cun­da­ción in vi­tro con el se­men de su es­po­so o com­pa­ñe­ro, aun­que es­te ha­ya muer­to, si es­te dio su con­sen­ti­mien­to en vida y ac­ce­dió a que se con­ge­la­ra su se­men.

El con­flic­to ju­di­cial ha sur­gi­do, en el ca­so de Mar­ta, a la ho­ra de in­ter­pre­tar el ca­len­da­rio de pla­zos mar­ca­do pa­ra esa fe­cun­da­ción. La ley es­pa­ño­la es­ta­ble­ce que ese ma­te­rial (el es­per­ma) po­drá ser uti­li­za­do por la mu­jer en un plazo de do­ce me­ses des­de la de­fun­ción. La ley ca­ta­la­na re­du­ce el ca­len­da­rio y re­co­ge que la fe­cun­da­ción in vi­tro ten­drá que ini­ciar­se den­tro de los 270 días pos­te­rio­res a la muer­te del do­nan­te. Mar­ta ha cum­pli­do, afir­ma su abo­ga­da, So­nia Ál­va­rez, con los pla­zos es­ta­ble­ci­dos, tan­to en la ley ca­ta­la­na co­mo la es­pa­ño­la. La pri­me­ra trans­fe­ren­cia de em­brio­nes se hi­zo an­tes de que ex­pi­ra­ran los 270 días mar­ca­dos por la úl­ti­ma de las le­gis­la­cio­nes. Por lo tan­to, has­ta aquí to­do el pro­ce­so de Mar­ta se ajus­tó a lo es­ta­ble­ci­do.

La dis­cre­pan­cia en­tre el juez Una so­lu­ción se­rá cam­biar la ley pa­ra am­pliar los in­ten­tos y du­ra­ción del pro­ce­so pa­ra el em­ba­ra­zo que au­to­ri­zó a se­guir con el tra­ta­mien­to, pa­sa­do el año del fa­lle­ci­mien­to del do­nan­te y tras tres in­ten­tos fa­lli­dos, y la fis­cal que ha pa­ra­li­za­do el pro­ce­so des­ta­pa la con­fu­sión sus­ci­ta­da cuan­do to­ca in­ter­pre­tar la ley. So­nia Ál­va­rez re­cal­ca que, en nin­gu­na de las dos nor­mas, “que sí po­nen lí­mi­tes en el ca­len­da­rio del ini­cio del tra­ta­mien­to, que­da cla­ro con su enun­cia­do si des­pués de esos 270 días o do­ce me­ses se pue­de o no con­ti­nuar con el pro­ce­so, cuan­do no se con­si­gue el em­ba­ra­zo en los pri­me­ros in­ten­tos”. Pa­ra es­ta le­tra­da ca­be in­ter­pre­tar, co­mo tam­bién lo ha he­cho el juez, que una vez ini­cia­do el tra­ta­mien­to den­tro del plazo pue­de se­guir­se con él has­ta que se con­si­ga el pro­pó­si­to. “Sólo ha­bría que pa­ra­li­zar­lo si se de­tec­ta ries­go pa­ra la ma­dre o, des­pués de re­pe­ti­das trans­mi­sio­nes, se ago­ta la mues­tra de es­per­ma”, aña­de Ál­va­rez.

Con la in­ter­pre­ta­ción de la Fis­ca­lía, al con­si­de­rar que los in­ten­tos de em­ba­ra­zo de­ben sus­pen­der­se pa­sa­do el año de la muer­te del do­nan­te, el margen que se da a las mu­je­res que se aco­gen a esa ley “es de­ma­sia­do cor­to”, apun­ta la abo­ga­da de Mar­ta. “Debemos en­ten­der que an­tes de ini­ciar el tra­ta­mien­to hay que su­pe­rar el due­lo y, si una vez ini­cia­do el tra­ta­mien­to, hay fra­ca­sos, co­mo ha ocu­rri­do en es­te ca­so, las po­si­bi­li­da­des de ser ma­dre por ese pro­ce­di­mien­to son prác­ti­ca­men­te nu­las”. Así que es­ta le­tra­da pro­po­ne cam­bios en la ley pa­ra am­pliar esos pla­zos y en el par­ti­cu­lar ca­so de Mar­ta so­li­ci­ta a la jus­ti­cia la má­xi­ma ce­le­ri­dad po­si­ble en la re­so­lu­ción del re­cur­so, que de­be­rá re­sol­ver la Au­dien­cia de Bar­ce­lo­na, ya que el reloj co­rre en con­tra de su clien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.