En­cua­der­na­dor de las me­jo­res pá­gi­nas de nues­tra his­to­ria

EN­RIC PUBILL (1930-2017) Mi­li­tan­te co­mu­nis­ta pre­so ba­jo el fran­quis­mo

La Vanguardia - - OBITUARIOS - JOAN HE­RRE­RA

Ayer En­ric Pubill subió a un tren en Ato­cha, de vuel­ta a Bar­ce­lo­na. La no­che an­te­rior es­ta­ba en el es­treno de A voz aho­ga­da en el tea­tro del Ba­rrio de Ma­drid. Un tes­ti­mo­nio del poe­ta re­pu­bli­cano re­pre­sa­lia­do Mar­cos Ana, y tam­bién de pre­sos po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes que com­par­tie­ron su cau­ti­ve­rio, Lluís Mar­tí Biel­sa y En­ric Pubill.

En­ric, sin sa­ber­lo, ve­nía de su úl­ti­mo ac­to de mi­li­tan­cia. Uno de tan­tos, uno de mu­chos. Su agen­da era in­fi­ni­ta. Char­las en ins­ti­tu­tos. Pre­sen­ta­cio­nes de li­bros. Re­cuer­do a sus com­pa­ñe­ros. Los 14 de fe­bre­ro en el ho­me­na­je a los fu­si­la­dos del PSUC en el Fos­sar de la Pe­dre­ra. Y una explicació­n só­li­da y com­pro­me­ti­da de su com­pro­mi­so, de su lu­cha.

A En­ric Pubill al­gu­nos lo co­no­ci­mos en un pe­que­ño lo­cal de la ca­lle Ve­neçue­la, en el ba­rrio del Be­sòs. El lo­cal pri­me­ro del PSUC y des­pués de ICV en el dis­tri­to de Sant Mar­tí. Allí es­ta­ba con dos de sus in­se­pa­ra­bles del mo­men­to, Joan Tris­tany y Ro­muald Gra­né.

En­ric Pubill era, co­mo re­cor­dá­ba­mos ayer con An­dreu Ma­ya­yo (per­so­na que me su­gi­rió el tí­tu­lo), el en­cua­der­na­dor de las me­jo­res pá­gi­nas de nues­tra his­to­ria. Des­de su pe­que­ña im­pren­ta en la ca­lle Ma­rià Agui­ló, era un hom­bre que mi­li­tó y que com­bi­nó di­cha mi­li­tan­cia con su con­di­ción de tra­ba­ja­dor en el sec­tor de la edi­ción. No só­lo tra­ba­ja­ba, sino que en­ten­día que el tra­ba­jo ha­bía si­do y con­ti­nua­ba sien­do uno de los ele­men­tos cen­tra­les para cons­truir al­ter­na­ti­vas a un ca­pi­ta­lis­mo en el que do­mi­na­ban “gran­des cor­po­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas mun­dia­les”, es de­cir, el ca­pi­ta­lis­mo fi­nan­cia­ri­za­do.

En­ric era el que en­tra a militar en las Ju­ven­tuts So­cia­lis­tes Uni­fi­ca­des con 17 años, era el mi­li­tan­te del PSUC, de ICV, de CC.OO., el que siem­pre es­ta­ba allí. Pe­ro no era só­lo eso. Pubill era ge­ne­ro­so, nada sec­ta­rio, uni­ta­rio, cla­ri­vi­den­te, pu­ro com­pro­mi­so. Pe­ro por en­ci­ma de to­do En­ric Pubill era me­mo­ria, pe­ro me­mo­ria pro­yec­ta­da. No era só­lo sus 11 años en el pe­nal de Bur­gos, era el sen­ti­do de la lu­cha que lo ha­bía lle­va­do al pe­nal de Bur­gos. De ahí que su gran com­pro­mi­so fue­se co­mo pre­si­den­te de la As­so­cia­ció d’Ex­pre­sos, un com­pro­mi­so de reivin­di­ca­ción de la me­mo­ria de los que se ha­bían de­ja­do la piel. De he­cho, una de las co­sas que le ha­cían le­van­tar de la si­lla era cuan­do en­ten­día que se es­ta­ba re­in­ter­pre­tan­do la lu­cha an­ti­fran­quis­ta. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el 29 de mar­zo del 2016 en la re­vis­ta Tre­ball, don­de vol­vió a re­cor­dar el pa­pel central tan­to del PSUC co­mo de CC.OO., mu­chas ve­ces ob­via­do o in­fra­rre­pre­sen­ta­do, es­cri­bió que “hay que co­nec­tar pa­sa­do y pre­sen­te, que el re­cuer­do nos sir­va para afron­tar los re­tos ac­tua­les” para aca­bar di­cien­do “que no nos po­de­mos li­mi­tar tan só­lo a ha­cer ho­me­na­jes; te­ne­mos que uti­li­zar la ex­pe­rien­cia de tan­tos años de lu­cha para afron­tar con res­pues­tas si­tua­cio­nes nue­vas”.

Se ha­bía com­pro­me­ti­do con to­do lo que pa­sa­ba en Bar­ce­lo­na y en su ba­rrio. Nun­ca lo de­jó de ha­cer. Y lo ha­cía con el mas pe­que­ño ges­to. Pa­sear­te por Po­ble­nou en fa­mi­lia y en­con­trar­te con En­ric era una opor­tu­ni­dad no só­lo para ha­blar con él, sino para que tu hi­jo, des­pués de la con­ver­sa­ción con En­ric, aca­ba­se pre­gun­tán­do­te por la his­to­ria, por esa his­to­ria que han he­cho y cons­trui­do hom­bres y mu­je­res he­chos de la mis­ma pas­ta de Pubill. Así, En­ric no só­lo cons­truía me­mo­ria pro­yec­tán­do­la al fu­tu­ro en char­las, sino que lo ha­cía con el más pe­que­ño de los ges­tos, aran­do y plan­tan­do se­mi­llas en cual­quier oca­sión.

Pe­ro si al­go era En­ric, era uno de los que nun­ca se arru­gan, que

mai s’arron­sen. No se arru­gó para nada con el fran­quis­mo, pe­ro tam­po­co se arru­gó con los que se atre­vían a me­ter­se, a lla­mar­le in­clu­so fas­cis­ta por el sim­ple he­cho de opi­nar dis­tin­to a ellos, co­mo le pa­só con la ex­po­si­ción so­bre el fran­quis­mo que se ha­bía rea­li­za­do en el Born.

Sé que has lu­cha­do, has lu­cha­do mu­cho. Y que lo que has he­cho es de­jar­te la piel para que ha­ya un mun­do en el que ha­ya, co­mo di­jo el poe­ta, pan y ro­sas para to­do el mun­do. Mu­chos te van a echar de me­nos. En Via Laie­ta­na, en la As­so­cia­ció d’Ex­pre­sos, en ICV, en Po­ble­nou. Pe­ro só­lo te di­go que gra­cias por ha­ber po­di­do com­par­tir con­ti­go tan­tas co­sas du­ran­te tan­to tiem­po. Gra­cias por ha­ber co­no­ci­do a uno de los im­pres­cin­di­bles, co­mo di­ría Brecht.

KIM MAN­RE­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.