El eli­xir Cortázar

La Vanguardia - - CULTURA - Mà­rius Se­rra

El Sa­lón del Có­mic reúne a mu­chas cria­tu­ras de dos di­men­sio­nes. A ve­ces la na­tu­ra­le­za car­na­va­les­ca del cer­ta­men in­va­de la ter­ce­ra di­men­sión y to­do pa­re­ce una fies­ta de dis­fra­ces, pe­ro la fuer­za mo­triz del sa­lón es bi­di­men­sio­nal. Pla­ni­lan­dia. En es­ta edi­ción, en­tre mu­chas otras no­ve­da­des, se pre­sen­tó una no­ve­la bio-grá­fi­ca so­bre Ju­lio Cortázar en la que se prac­ti­ca una ac­ti­vi­dad re­vo­lu­cio­na­ria: ade­más de ver a Cortázar en to­das las eda­des (y as­pec­tos) po­si­bles, el lec­tor cor­ta­za­riano vi­vi­rá la in­só­li­ta ex­pe­rien­cia de ver cro­no­pios. En las pá­gi­nas 161, 162 y 163 de Cortázar (Nór­di­ca). No me can­sa­ría nun­ca de mi­rar­las. Un Cortázar bar­bi­lam­pi­ño va a un con­cier­to en un gran tea­tro pa­ri­sino de bu­ta­cas ro­jas. En el en­tre­ac­to el pú­bli­co sa­le a to­mar ca­fé y él no se mue­ve. So­lo, en ese es­pa­cio atem­po­ral que es un tea­tro va­cío, ob­ser­va una nu­be ver­do­sa que se ele­va ha­cia el cie­lo te­cha­do. De re­pen­te, la pla­tea va­cía se lle­na de una es­pe­cie de marsh­ma­llows ver­do­sos, nu­bo­sos y de tex­tu­ra gra­nu­lo­sa. La alu­sión a los marsh­ma­llows po­dría ser un gui­ño a Jesús Mar­cha­ma­lo, au­tor del guión de la no­ve­la bio-grá­fi­ca. El osa­do di­bu­jan­te ca­paz de aso­ciar una ima­gen a los es­cu­rri­di­zos cro­no­pios es Marc To­ri­ces (Bar­ce­lo­na, 1989). En una en­tre­vis­ta que le ha­ce Pau Franch en Ver­ba­lia.com To­ri­ces ad­mi­te ha­ber in­ver­ti­do tres años en es­te ál­bum de 230 pá­gi­nas y se de­cla­ra en con­tra de la ima­gen más car­na­va­les­ca del có­mic.

De Mar­cha­ma­lo ya co­no­cía­mos su ca­pa­ci­dad de sín­te­sis. Des­de la mis­ma edi­to­rial Nór­di­ca, pu­bli­ca ca­da año un li­bri­to con una si­néc­do­que ilus­tra­da (por An­to­nio San­tos) que le sir­ve pa­ra pre­sen­tar­nos bre­ve­men­te a un au­tor: Kaf­ka con som­bre­ro, Re­tra­to de Ba­ro­ja con abri­go, Pes­soa, ga­fas y pa­ja­ri­ta... Es­ta ope­ra­ción con Cortázar par­te de la mis­ma con­ven­ción: un ejer­ci­cio de se­lec­ción de epi­so­dios que per­mi­tan re­se­guir la ri­ca bio­gra­fía del ar­gen­tino des­de sus orí­ge­nes has­ta su muer­te. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de esos re­la­tos, aquí el for­ma­to na­rra­ti­vo es el de la vi­ñe­ta, de mo­do que los epi­so­dios que Mar­cha­ma­lo des­pa­cha­ría en un pá­rra­fo pue­den lle­gar a ga­si­fi­car­se has­ta ocu­par tres pá­gi­nas di­bu­ja­das. To­ri­ces so­bre­sa­le a la ho­ra de re­tra­tar to­das las eda­des de Cortázar, has­ta el pun­to de que en la por­ta­da apa­re­cen seis me­da­llo­nes que re­pre­sen­tan la evo­lu­ción del hom­bre que tu­ve ca­ra de ni­ño has­ta que se la en­mas­ca­ró tras una bar­ba. Tex­to y di­bu­jo se im­bri­can fe­liz­men­te. El uno so­bre­pa­sa los bo­ca­di­llos y el otro el da­me­ro. Ca­da pá­gi­na es dis­tin­ta, pe­ro hay re­cur­sos de con­ti­nui­dad (más allá de los par­ques). El tren, si­nuo­so, nos in­di­ca los cam­bios de do­mi­ci­lio y la en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va con So­ler Serrano per­mi­te in­tro­du­cir epi­so­dios re­cor­da­dos que rom­pen la ló­gi­ca lí­nea cro­no­ló­gi­ca del li­bro. Mar­cha­ma­lo eli­ge tan bien que los aman­tes de Cortázar te­ne­mos la sen­sa­ción de que no se ha de­ja­do na­da esen­cial. Na­da. To­ri­ces con­si­gue cap­tu­rar la at­mós­fe­ra humean­te de un mo­men­to que pa­ra los de su ge­ne­ra­ción es prehis­tó­ri­co. Leer (a) Cortázar re­ju­ve­ne­ce.

La pla­tea va­cía se lle­na de una es­pe­cie de ‘marsh­ma­llows’ ver­do­sos, nu­bo­sos y de tex­tu­ra gra­nu­lo­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.