La Vanguardia

El plás­ti­co tie­ne un enemi­go

Una in­ves­ti­ga­ción bus­ca sa­ber de qué ma­ne­ra el gu­sano de la ce­ra de­sin­te­gra el po­li­eti­leno

- AN­TO­NIO CERRILLO Bar­ce­lo­na

Ha­llar el ele­men­to quí­mi­co que de­gra­de los plás­ti­cos es la an­he­la­da nue­va pie­dra fi­lo­so­fal. La in­ves­ti­ga­do­ra Fe­de­ri­ca Ber­toc­chi­ni ha des­cu­bier­to que los gu­sa­nos de la ce­ra (Ga­lle­ria me­llo­ne­lla), que ha­bi­tual­men­te co­men miel y ce­ra de los pa­na­les de las abe­jas, son ca­pa­ces de des­com­po­ner los plás­ti­cos. En con­cre­to, es­te gu­sano de­sin­te­gra el po­li­eti­leno, uno de los de­ri­va­dos del pe­tró­leo más co­mu­nes y re­sis­ten­tes y con el que se fa­bri­can bol­sas y en­va­ses, en­tre otros ob­je­tos.

“He­mos com­pro­ba­do que es­te gu­sano es ca­paz de de­gra­dar el plás­ti­co con el sim­ple con­tac­to. He­mos pro­du­ci­do y ama­sa­do una pul­pa con gu­sa­nos muer­tos y he­mos pues­to el plás­ti­co en­ci­ma, y he­mos com­pro­ba­do que el plás­ti­co se de­gra­da. Al­go pro­du­ce ese efec­to. El gu­sano ge­ne­ra al­go que, al en­trar en con­tac­to con el plás­ti­co, lo des­com­po­ne”, ex­pli­ca Fe­de­ri­ca Ber­toc­chi­ni, in­ves­ti­ga­do­ra del CSIC, quien ha tra­ba­ja­do con­jun­ta­men­te jun­to a Pao­lo Bom­be­lli y Ch­ris Ho­we de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. El tra­ba­jo se­rá pu­bli­ca­do en el pró­xi­mo nú­me­ro de Cu­rrent Bio­logy.

La in­ves­ti­ga­do­ra pre­ci­sa que el efec­to de­gra­da­dor des­cu­bier­to no se re­fie­re a la di­ges­tión del gu­sano. Se han en­con­tra­do res­tos plás­ti­cos en el in­te­rior es­tó­ma­go de los in­sec­tos, pe­ro no se han ana­li­za­do esas he­ces. Lo que sí han de­mos­tra­do es que el gu­sano se­gre­ga una sus­tan­cia que de­sin­te­gra la ca­de­na quí­mi­ca del po­lí­me­ro y lo con­vier­te en un mo­nó­me­ro.

Se des­co­no­cen los de­ta­lles so­bre có­mo se pro­du­ce el pro­ce­so, pe­ro exis­te la po­si­bi­li­dad de que lo ha­ga una en­zi­ma. Por eso, se tra­ta aho­ra de ex­pli­car la me­cá­ni­ca de es­ta reac­ción. “Que­re­mos ais­lar la mo­lé­cu­la o las mo­lé­cu­las que in­ter­vie­nen y re­pro­du­cir su fun­cio­na­mien­to en la­bo­ra­to­rio y lue­go de ma­ne­ra in­dus­trial, a gran es­ca­la. Así co­mo po­dre­mos in­ten­tar dis­po­ner de la he­rra­mien­ta que nos per­mi­ta re­den pro­du­cir es­to de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca y eli­mi­nar es­tos ma­te­ria­les tan re­sis­ten­tes”, di­ce. El tiem­po di­rá si es­ta pue­de ser una ma­ne­ra de de­gra­dar los om­ni­pre­sen­tes plás­ti­cos que inun­dan los ver­te­de­ros e in­clu­so lle­gan al me­dio ma­rino.

Lo que más lla­ma la aten­ción en es­te ca­so es la ra­pi­dez con que ac­túa el gu­sano: en 40 mi­nu­tos pue- no­tar­se sus efec­tos. “Cien gu­sa­nos de la ce­ra son ca­pa­ces de bio­de­gra­dar 92 mg de po­li­eti­leno en 12 ho­ras”, des­ta­ca Ber­toc­chi­ni.

La in­ves­ti­ga­do­ra, api­cul­to­ra afi­cio­na­da, hi­zo su des­cu­bri­mien­to por ca­sua­li­dad. Un día ob­ser­vó que los pa­na­les de su ca­sa es­ta­ban lle­nos de gu­sa­nos, que em­pe­za­ban a ali­men­tar­se de res­tos de miel y ce­ra. En­ton­ces, de­ci­dió re­ti­rar­los y de­jar­los en una bol­sa de plás­ti­co mien­tras lim­pia­ba los pa­na­les. Pos­te­rior­men­te, tras re­gre­sar a la ha­bi­ta­ción, vio que se ha­bían es­ca­pa­do de la bol­sa a pe­sar de se­guir ce­rra­da. Las bol­sa es­ta­ba lle­na de agu­je­ros. “Pe­ro no fue una cues­tión me­cá­ni­ca, sino quí­mi­ca”, re­sal­ta. Ca­da año se pro­du­cen en to­do el mun­do cer­ca de 80 mi­llo­nes de to­ne­la­das de po­li­eti­leno, un ma­te­rial que tar­da en des­com­po­ner­se en­tre 100 y 400 años).

Lo que más lla­ma la aten­ción en es­te ca­so es la ra­pi­dez con el gu­sano lo­gra des­com­po­ner el po­lí­me­ro

 ?? CÉ­SAR HER­NÁN­DEZ / CSIC ??
CÉ­SAR HER­NÁN­DEZ / CSIC
 ?? CÉ­SAR HER­NÁN­DEZ / CSIC ?? In­ves­ti­ga. Fe­de­ri­ca Ber­toc­chi­ni mues­tra el gu­sano de la ce­ra que de­gra­da el plás­ti­co
CÉ­SAR HER­NÁN­DEZ / CSIC In­ves­ti­ga. Fe­de­ri­ca Ber­toc­chi­ni mues­tra el gu­sano de la ce­ra que de­gra­da el plás­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain