“El plan es ba­jar un 20% las pen­sio­nes”

Hen­ri Sterdy­niak, es­pe­cia­lis­ta fran­cés en sis­te­mas de ju­bi­la­ción

La Vanguardia - - INTERNACIO­NAL - RA­FAEL POCH Pa­rís. Correspons­al

En Fran­cia to­da­vía hay gran­des cen­tros de es­tu­dios eco­nó­mi­cos in­de­pen­dien­tes del in­te­rés pri­va­do. Ca­si una ra­re­za eu­ro­pea. Crea­do en 1981 por el Go­bierno y vin­cu­la­do a la uni­ver­si­dad, el Ob­ser­va­to­rio Fran­cés de Co­yun­tu­ras Eco­nó­mi­cas (OFCE) es uno de ellos. El eco­no­mis­ta Hen­ri Sterdy­niak es di­rec­tor de de­par­ta­men­to del OFCE y uno de los ma­yo­res es­pe­cia­lis­tas en sis­te­mas de ju­bi­la­ción. En es­ta en­tre­vis­ta, Sterdy­niak ex­pli­ca el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma fran­cés y las pro­pues­tas pa­ra su re­for­ma.

¿Cuál es la es­pe­ci­fi­ci­dad del sis­te­ma de pen­sio­nes fran­cés en el con­tex­to eu­ro­peo? Que es com­ple­ta­men­te pú­bli­co y re­la­ti­va­men­te ge­ne­ro­so, por­que los ju­bi­la­dos tie­nen más o me­nos el mis­mo ni­vel de vi­da que el con­jun­to de la po­bla­ción y en­tre ellos hay un ni­vel de po­bre­za muy ba­jo. La pe­cu­lia­ri­dad de Fran­cia pa­ra los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pri­va­do es que hay un ré­gi­men ge­ne­ral al que si se le su­man los re­gí­me­nes com­ple­men­ta­rios de­ci­di­dos por sin­di­ca­tos y pa­tro­nal en acuer­dos de em­pre­sa, que son igual­men­te pú­bli­cos y obli­ga­to­rios, ha­ce que en ge­ne­ral las pen­sio­nes de ju­bi­la­ción sean sa­tis­fac­to­rias.

¿Qué di­fe­ren­cia hay con los ale­ma­nes? Que en Fran­cia el ni­vel de vi­da de los ju­bi­la­dos es el mis­mo que el del res­to de la po­bla­ción mien­tras que en Ale­ma­nia son mu­cho más po­bres, con un ni­vel de vi­da que re­pre­sen­ta el 80% del res­to de la po­bla­ción. Des­de las re­for­mas Hartz (del 2002, apli­ca­das en­tre el 2003 y el 2005 en la lla­ma­da Agen­da 2010 del can­ci­ller Schrö­der) se desa­rro­lló un sis­te­ma pri­va­do, por ca­pi­ta­li­za­ción, mien­tras que Fran­cia se ha man­te­ni­do en un sis­te­ma com­ple­ta­men­te pú­bli­co y so­cial.

¿Esa di­fe­ren­cia ex­pli­ca­ría la insistenci­a ale­ma­na en re­cu­pe­rar to­das las deu­das ban­ca­rias, por­que, en­tre otras co­sas, esas deu­das con­tie­nen los di­ne­ros de las ca­pi­ta­li­za­cio­nes de las pen­sio­nes que se in­vir­tie­ron en cier­tas aven­tu­ras? Sí. Los fran­ce­ses no pu­sie­ron las pen­sio­nes en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro…

Ade­más, hay otra ten­den­cia de­mo­grá­fi­ca… Los fran­ce­ses tie­nen dos ni­ños por mu­jer, por lo que te­ne­mos una de­gra­da­ción de­mo­grá­fi­ca mu­cho me­nor que otros paí­ses eu­ro­peos co­mo Es­pa­ña y Ale­ma­nia. Por eso te­ne­mos una pers­pec­ti­va de ju­bi­la­ción me­jor que otros.

¿O sea, que ese sis­te­ma que usted ca­li­fi­ca de “ge­ne­ro­so” es, ade­más, sos­te­ni­ble? El sis­te­ma de pen­sio­nes tie­ne que adap­tar­se, en par­te, a la evo­lu­ción de­mo­grá­fi­ca, pe­ro ade­más hay una op­ción so­cial que con­sis­te en de­cir cuán­to hay que ha­cer pa­gar a los ac­ti­vos pa­ra pa­gar las pen­sio­nes. Cuan­do la po­bla­ción se man­tie­ne estable es más fá­cil que cuan­do dis­mi­nu­ye, y en el ca­so fran­cés se pue­de con­ti­nuar pa­gan­do sin pro­ble­mas. La op­ción so­cial con­sis­te en de­ci­dir que hay que con­ti­nuar pa­gan­do pa­ra que la gen­te vi­va sa­tis­fac­to­ria­men­te cuan­do se ju­bi­la.

¿Cuá­les son las pro­pues­tas de cam­bio del sis­te­ma fran­cés en es­ta cam­pa­ña? En Fran­cia la edad de ju­bi­la­ción es de 62 años y pa­ra te­ner­la ple­na hay que ha­ber tra­ba­ja­do 42 años. Le Pen, co­mo an­tes Mé­len­chon, di­ce que hay que vol­ver al sis­te­ma de 60 años tras 40 de tra­ba­jo, lo que es muy ca­ro. El can­di­da­to de de­re­chas, Fi­llon, de­cía que ha­bía que pa­sar rá­pi­do a la ju­bi­la­ción a los 65 años. El pro­gra­ma de Ma­cron es re­em­pla­zar el ac­tual sis­te­ma de co­ti­za­cio­nes por un sis­te­ma na­cio­nal de pun­tos. Es la re­for­ma que se hi­zo en Ita­lia y en Sue­cia. Se con­si­de­ra que acu­mu­las un pa­tri­mo­nio y al ju­bi­lar­te se va­lo­ra tu es­pe­ran­za de vi­da se­gún tu fe­cha de na­ci­mien­to y se te da una pen­sión acor­de al va­lor que acu­mu­las. Se pa­re­ce a un sis­te­ma por ca­pi­ta­li­za­ción, pe­ro es una ca­pi­ta­li­za­ción na­cio­nal. Es una gran re­for­ma pa­ra uni­fi­car el sis­te­ma. El pro­ble­ma es que hay un pe­rio­do tran­si­to­rio muy com­pli­ca­do de ad­mi­nis­trar, por­que si tie­nes 50 años has co­ti­za­do 25 en un sis­te­ma y hay que re­cal­cu­lar tus de­re­chos en otro sis­te­ma. Ade­más, en el sis­te­ma fran­cés hay mu­chos dis­po­si­ti­vos lla­ma­dos “de so­li­da­ri­dad” que dan de­re­chos a las mu­je­res que tie­nen hi­jos, a los pa­ra­dos, a los en­fer­mos, de­re­chos su­ple­men­ta­rios a quie­nes tu­vie­ron sa­la­rios ba­jos, a los que co­men­za­ron a tra­ba­jar muy jó­ve­nes y a quie­nes tu­vie­ron con­di­cio­nes de tra­ba­jo par­ti­cu­lar­men­te du­ras… Así que hay que re­plan­tear to­do eso, y ese es el mo­ti­vo por el que Ma­cron di­ce que ha­brá que pen­sar­lo du­ran­te cin­co años.

¿Es so­cial­men­te re­gre­si­vo? Se­gu­ra­men­te sí, por­que los me­ca­nis­mos de so­li­da­ri­dad des­apa­re­ce­rán. Ade­más, cuan­do lle­gas a los 60 años, tu es­pe­ran­za de vi­da no es la mis­ma si has si­do obre­ro o cua­dro. Eso se bo­rra, y se con­si­de­ra que a los 60 to­dos pue­den se­guir tra­ba­jan­do y si quie­res ju­bi­lar­te ten­drás una pen­sión mi­se­ra­ble, por lo que hay un ries­go de que sea in­jus­to.

Si el ac­tual sis­te­ma con tan­tos ma­ti­ces fun­cio­na bien, ¿por qué cam­biar­lo? Por­que es ca­ro, y la idea es aho­rrar con las pen­sio­nes. Su­po­ne el 15% del PIB, es de­cir, más ca­ro que en Ale­ma­nia (11%) y que en Es­pa­ña (11,5%). En Ita­lia su­po­ne el 16,5% del PIB. La so­lu­ción pro­pues­ta es ba­jar el ni­vel de las pen­sio­nes y de los sa­la­rios pa­ra ser más com­pe­ti­ti­vos.

¿Cuál es la exi­gen­cia de la UE a es­te mo­de­lo fran­cés?

Quie­ren que ba­je­mos las pen­sio­nes al­re­de­dor de un 20% y que au­men­te­mos la edad de ju­bi­la­ción a los 65 años y lue­go es­ti­rar­la has­ta los 67. Ba­jar el ni­vel de las pen­sio­nes pa­ra ba­jar las co­ti­za­cio­nes de las em­pre­sas a efec­tos de com­pe­ti­ti­vi­dad. No quie­ren que au­men­te­mos las co­ti­za­cio­nes.

¿Es­tá eso re­fle­ja­do en el pro­gra­ma de Ma­cron? Sí, por­que aun­que él se man­tie­ne en la ju­bi­la­ción a los 62 años, al pa­sar a su sis­te­ma de cuenta na­cio­nal, co­mo po­co a po­co la gen­te lle­ga­rá a la ju­bi­la­ción con una es­pe­ran­za de vi­da ma­yor, eso ha­rá ba­jar au­to­má­ti­ca­men­te el ni­vel de las pen­sio­nes. Co­mo en Sue­cia, se le di­rá a la gen­te: pue­des op­tar por ju­bi­lar­te en­tre los 60 y los 70 años. Pe­ro si lo ha­ces a los 60, te di­cen que tie­nes una es­pe­ran­za de vi­da de 28 años, así que tu pen­sión se­rá muy ba­ja, y si la quie­res al­ta tie­nes que tra­ba­jar has­ta los 65 o 70 años. Es un sis­te­ma que obli­ga a la gen­te a ele­gir el mo­men­to de ju­bi­lar­se.

Ma­cron ha­bla tam­bién del “se­gu­ro de pa­ro uni­ver­sal”. ¿Qué quie­re de­cir? Ac­tual­men­te el se­gu­ro de des­em­pleo (en ge­ne­ral, el 57% del suel­do) es­tá ges­tio­na­do por sin­di­ca­tos y pa­tro­nal. Las em­pre­sas co­ti­zan un 4%, y los tra­ba­ja­do­res, un 2,4%. Só­lo los asa­la­ria­dos tie­nen de­re­cho a él. Ma­cron quie­re na­cio­na­li­zar el sub­si­dio de pa­ro y ex­ten­der­lo a los au­tó­no­mos. Quie­re su­pri­mir el 2,4% de los tra­ba­ja­do­res y re­em­pla­zar­lo por un im­pues­to del 1,7% pa­ra to­do el mun­do. El pro­ble­ma es que ya no se­rán los agen­tes so­cia­les quie­nes ges­tio­na­rán la se­gu­ri­dad so­cial, lo que no gus­ta a los sin­di­ca­tos, y no se sa­be có­mo se­rá ges­tio­na­do to­do eso.

La gran pro­pues­ta so­cial de Ma­cron es la eli­mi­na­ción del im­pues­to so­bre la vi­vien­da “pa­ra el 80% de los fran­ce­ses”. Ma­cron quie­re su­pri­mir el im­pues­to so­bre las for­tu­nas (ISF) y re­du­cir fuer­te­men­te los im­pues­tos so­bre la ren­ta del ca­pi­tal. Pa­ra com­pen­sar eso, pro­po­ne su­pri­mir el im­pues­to de vi­vien­da pa­ra el 80% de la po­bla­ción. Es ver­dad que ese im­pues­to es so­cial­men­te in­jus­to, pe­ro eli­mi­nar­lo da­ña­rá mu­cho a los ayun­ta­mien­tos, que vi­ven de él. Se­ría me­jor re­du­cir los im­pues­tos in­mo­bi­lia­rios, que en Fran­cia son muy al­tos, y au­men­tar el IRPF. En lu­gar de eso se fo­ca­li­za el im­pues­to so­bre la vi­vien­da pa­ra com­pen­sar el gran vec­tor de su pro­gra­ma.

EL SIS­TE­MA DE PEN­SIO­NES Es ge­ne­ro­so y su­po­ne el 15% del PIB, fren­te al 11% de Ale­ma­nia o al 11,5% en Es­pa­ña LOS JU­BI­LA­DOS EN FRAN­CIA “Tie­nen el mis­mo ni­vel de vi­da que el con­jun­to de la po­bla­ción, en­tre ellos hay po­cos po­bres”

LA RE­FOR­MA DE MA­CRON “Los me­ca­nis­mos de so­li­da­ri­dad que dan cier­tos de­re­chos des­apa­re­ce­rán”

GE­RARD JU­LIEN / AFP

De­ba­te per­ma­nen­te. La re­for­ma de las pen­sio­nes lle­va dis­cu­tién­do­se dos dé­ca­das en Fran­cia, tiem­po du­ran­te el cual se han aco­me­ti­do re­for­mas par­cia­les y li­mi­ta­das. En la ima­gen, una pro­tes­ta del año 2010 en Mar­se­lla

OFCE

Hen­ri Sterdy­niak

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.