Unión Eu­ro­pea, ¿So­cie­dad de Na­cio­nes?

La Vanguardia - - INTERNACIO­NAL - Ra­fael Poch

¿Sa­ben con­tar los que ce­le­bran la vic­to­ria de Em­ma­nuel Ma­cron en Fran­cia co­mo el gran éxi­to eu­ro­peís­ta? El 66% ob­te­ni­do por el jo­ven can­di­da­to y fu­tu­ro pre­si­den­te se re­du­ce al 43% de los ins­cri­tos en el cen­so elec­to­ral en unas elec­cio­nes con ré­cord his­tó­ri­co de abs­ten­ción y vo­to de pro­tes­ta. En par­te ocu­rre en to­das las elec­cio­nes, pe­ro nun­ca en tal pro­por­ción. En la úl­ti­ma final pre­si­den­cial con­tra el Fren­te Na­cio­nal (2002), Jac­ques Chirac ob­tu­vo el vo­to del 62% de los ins­cri­tos con­tra Jean-Ma­rie Le Pen. Un re­tro­ce­so de 19 pun­tos en quin­ce años. Y só­lo el 43% del ac­tual vo­to a Ma­cron ha si­do un vo­to de ad­he­sión. Al­re­de­dor de 10 mi­llo­nes sobre un cen­so de 47 mi­llo­nes. Es una pro­por­ción ha­bi­tual en Es­ta­dos Uni­dos. En Fran­cia es nue­va.

El “po­pu­lis­mo” ha si­do de­te­ni­do en Fran­cia, di­cen. Se ignora la ex­tre­ma fra­gi­li­dad de la si­tua­ción. Tie­nen tan asu­mi­do el desas­tre, que ce­le­bran que el Fren­te Na­cio­nal só­lo ha­ya do­bla­do su nú­me­ro de vo­tos res­pec­to al 2002, pe­se a la apa­bu­llan­te y unánime ac­ción en con­tra de los medios de co­mu­ni­ca­ción. Lo que se ce­le­bra es que el Fren­te Na­cio­nal no ha­ya tri­pli­ca­do su vo­to del 2002, que era lo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra ga­nar. Pe­ro el asun­to no es de arit­mé­ti­ca, sino de fon­do.

El can­di­da­to “eu­ro­peís­ta” ven­ce­dor en Fran­cia re­pre­sen­ta la con­ti­nui­dad de to­do lo que ha he­cho fuer­te a la ul­tra­de­re­cha en los úl­ti­mos vein­te años. Re­pre­sen­ta el pro­gre­so de to­do lo que es­tá de­sin­te­gran­do la Unión Eu­ro­pea: la de­fen­sa de los ban­cos, el in­cre­men­to de la de­sigual­dad, el mar­co aus­te­ri­ta­rio ale­mán –que tan mal en­ca­ja con los in­tere­ses na­cio­na­les de tan­tos paí­ses–, el re­tro­ce­so de de­re­chos so­cia­les y de so­be­ra­nías na­cio­na­les. ¿Es eu­ro­peís­ta es­ta vic­to­ria que con­ti­núa ero­sio­nan­do los pi­la­res his­tó­ri­cos de to­da idea eu­ro­pea de­cen­te: de­mo­cra­cia, Es­ta­do so­cial y an­ti­be­li­cis­mo?

¿Es un pro­ble­ma de ig­no­ran­cia el de los ac­tua­les ce­le­bra­do­res o es ce­gue­ra sec­ta­ria de fun­cio­na­rios-mi­li­tan­tes del Par­ti­do Neo­li­be­ral Uni­fi­ca­do Eu­ro­peo?

Re­for­mu­lar la ne­ce­sa­ria in­te­gra­ción eu­ro­pea, una cau­sa que hay que de­fen­der con uñas y dien­tes, es una la­bor a lar­go pla­zo. Pa­sa por desa­cra­li­zar el ac­tual es­ta­do de co­sas en Eu­ro­pa. Ba­jar­lo del al­tar, co­lo­car­lo al al­can­ce de la crí­ti­ca e ini­ciar una de­cons­truc­ción cons­truc­ti­va de un edi­fi­cio que de­jó de ser de­mo­crá­ti­co ha­ce mu­chos años. Hoy de eso no se pue­de ni ha­blar sin ser til­da­do de he­re­je. En de­fec­to de esa pues­ta en cues­tión de­mo­crá­ti­ca, con­ti­nua­rá lo que te­ne­mos aho­ra: el de­rrum­be pau­la­tino de la ac­tual Unión Eu­ro­pea.

En ese es­ce­na­rio la Unión Eu­ro­pea se con­ver­ti­ría en una es­pe­cie de muer­to vi­vien­te ca­da vez más irre­le­van­te a to­dos los efec­tos. Po­dría ser un po­co co­mo la So­cie­dad de Na­cio­nes, an­te­ce­so­ra de la ONU. ¿Re­cuer­dan? Aque­llo tam­bién na­ció de un buen pro­pó­si­to, en 1919, pa­ra im­po­ner la paz en­tre eu­ro­peos y aca­bó sien­do un ins­tru­men­to de los in­tere­ses de los im­pe­rios co­lo­nia­les oc­ci­den­ta­les.

La So­cie­dad de Na­cio­nes fue com­ple­ta­men­te inope­ran­te en la gé­ne­sis de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, el rear­me ale­mán y la in­va­sión ja­po­ne­sa de Chi­na, y cuan­do la di­sol­vie­ron en abril de 1946 sobre el pa­no­ra­ma de una Eu­ro­pa y un Ja­pón en rui­nas, na­die la echó a fal­tar por­que ha­cía tiempo que ha­bía muer­to.

La ce­le­bra­ción de la “vic­to­ria eu­ro­peís­ta” en Fran­cia es pro­fun­da­men­te mio­pe y en­ga­ño­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.