El sa­xo­fo­nis­ta de Ha­me­lín

La Vanguardia - - VI­VIR - Carlos Za­nón

Es de Bar­ce­lo­na, es pe­li­rro­jo y es mú­si­co. Se lla­ma Da­ni Nel·lo y ha na­ci­do pa­ra no ser tú, ser só­lo él, que eso ya da bas­tan­te tra­ba­jo. Cuan­do por pri­me­ra vez te en­cuen­tras un mú­si­co de ver­dad, de los que ges­tio­nan mal la vi­da de ci­vil, las pa­la­bras se que­dan a las puer­tas de ono­ma­to­pe­yas y pa­re­cen ani­ma­les es­ca­pa­dos del zoo, te das cuen­ta de que has­ta aho­ra so­lo has fre­cuen­ta­do gui­ta­rris­tas de mi­sa, al­mas de ar­chi­va­dor y cur­sos de mú­si­ca de re­vis­ta de ten­den­cias. Vol­vien­do al ra­ra avis ro­je­ras, Nel·lo tie­ne una ban­da de rhythm and blues y rock’n’roll, los Mam­bo Jam­bo, que po­nen a pun­to de ebu­lli­ción cual­quier es­ce­na­rio con una bo­la de fue­go ins­tru­men­tal bru­tal y en ello si­gue y es­pe­re­mos que por mu­chos años. Pe­ro nues­tro sa­xo­fo­nis­ta sal­va­je es un hom­bre con una Mi­sión. No ol­vi­dar la tra­di­ción, ha­cer­se si­tio en ella y reivin­di­car­la en el pre­sen­te in­me­dia­to. Tie­ne al­go de te­le­pre­di­ca­dor su­re­ño cuan­do ha­bla, aun­que su vehe­men­cia es re­prehen­di­da por sí mis­mo co­mo si hu­bie­ran co­lo­ca­do en su cue­llo re­pli­can­te un sen­sor de em­pa­tía afec­ta­da. Su pa­sión nun­ca es­tá equi­vo­ca­da, pe­ro al­guien le ha di­cho que pue­de ha­ber gen­te a la que le sea in­di­fe­ren­te. Es igual, no desis­te. Es nues­tro sa­xo­fo­nis­ta de Ha­me­lín.

Su úl­ti­ma aven­tu­ra es un dis­co de ver­sio­nes de hon­kers, una suer­te de sa­xo­fo­nis­tas que él ha bau­ti­za­do co­mo sal­va­jes. El sa­xo es una voz, no tie­ne acor­des mar­ca­dos ni pen­ta­gra­mas. El sa­xo de un hon­ker, es un des­ga­rro, un au­lli­do, lo que te abre una can­ción en ca­nal, un chut de la pe­lo­ta ha­cia arri­ba que de­tie­ne el par­ti­do has­ta que vuel­ve al te­rreno de jue­go. Los mú­si­cos ho­me­na­jea­dos son aque­llos que ro­za­ban lo amu­si­cal, eran pu­ra ra­bia, de­sen­freno, al­go que iba más allá de lo que se con­si­de­ra­ba me­ló­di­co, un ru­gi­do en la sel­va. La ca­tar­sis de lo sen­ti­do más que me­di­ta­do, la bús­que­da de la des­in­hi­bi­ción, el ri­tual vu­dú, la in­di­vi­dua­li­dad de esos sa­xo­fo­nis­tas, la ma­yo­ría ne­gros que en­ve­ne­na­ban a un pú­bli­co blan­co na­ció a me­dia­dos de los 40. Lo hi­zo des­de las big bands, atra­pa­dos en sus di­men­sio­nes ele­fan­tiá­si­cas pa­ra un mun­do más di­ná­mi­co. Fue­ron esen­cia­les en el doo wop, en el rock’n’roll y el soul, amen de za­ran­dear el jazz de la épo­ca. Es­tos bru­tos con­for­ma­ron un ma­pa que Nel·lo ha tra­za­do en una do­ce­na de gra­ba­cio­nes que in­ter­pre­ta. Un ho­me­na­je a esa ener­gía que ro­bó el al­ma a un cha­val en el ba­rrio de la Ma­go­ria ha­ce ya tres dé­ca­das. Se sien­te par­te de ello en Los Sa­xo­fo­nis­tas Sal­va­jes (Buen­rit­mo). Uno co­mo él que en­ca­ra cual­quier día de la se­ma­na con cha­que­tas ver­des, ca­mi­sas jun­gle­ras y za­pa­tos que uno siem­pre se que­da con ga­nas de pre­gun­tar en dón­de de­mo­nios los com­pra. Nun­ca se sa­be qué hay den­tro del en­va­se ga­seo­so de un mú­si­co. Y no pu­dis­te co­no­cer a King Cur­tis ni a No­ble Watts ni a Ar­nett Cobb. Tam­po­co sa­brás quién es, en reali­dad, Nel·lo, pe­ro pue­des acer­car­te a un es­ce­na­rio, es­cu­char en tu ca­sa la bo­ci­na que no de­be­ría so­nar pe­ro que sue­na y te lla­ma a las fi­las de la re­vuel­ta. Un au­lli­do ani­mal, vis­ce­ral, tan tú que asus­ta.

Da­ni Nel·lo es un hom­bre con una Mi­sión: no ol­vi­dar la tra­di­ción, ha­cer­se si­tio en ella y reivin­di­car­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.