La Vanguardia

La con­ju­ra del mie­do

La res­pues­ta ciu­da­da­na al te­rro­ris­mo yiha­dis­ta se vuel­ve desafian­te y glo­bal

- JA­VIER RICOU Llei­da

GUI­LLER­MO FOUCE “Cuan­do de­ci­mos que no te­ne­mos mie­do es que es­ta­mos real­men­te asus­ta­dos” LAU­RA RO­JAS MARCOS “Con es­ta es­cue­ta fra­se se quie­re ex­pre­sar que los te­rro­ris­tas no van a al­te­rar nues­tra vi­da”

No te­ne­mos mie­do. Es la res­pues­ta más com­par­ti­da –en re­des so­cia­les, men­sa­jes de te­lé­fono o con­cen­tra­cio­nes– que se da a los te­rro­ris­tas yiha­dis­tas em­pe­ña­dos en sem­brar el te­rror en el co­ra­zón de Eu­ro­pa. Un hashtag que tras el úl­ti­mo aten­ta­do de Lon­dres ha ad­qui­ri­do un tono desafian­te y va ca­mino de con­ver­tir­se en le­ma. Aun­que esa con­sig­na plan­tea en es­tos mo­men­tos di­fe­ren­tes lec­tu­ras.

“Cuan­do de­ci­mos que no te­ne­mos mie­do es que lo te­ne­mos”, afir­ma Gui­ller­mo Fouce, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Psi­co­lo­gía sin Fron­te­ras. Así que pa­ra Fouce in­ter­pre­tar que esa con­sig­na re­ve­la que los ciu­da­da­nos no es­tán aho­ra asus­ta­dos por ese nue­vo te­rro­ris­mo in­dis­cri­mi­na­do e im­pre­vi­si­ble se­ría una men­ti­ra.

La psicóloga Lau­ra Ro­jas Marcos con­si­de­ra, por su par­te, que el #NoTe­ne­mo­sMie­do es­con­de otro men­sa­je. “Con esa es­cue­ta fra­se lo que mu­chos ciu­da­da­nos quie­ren ma­ni­fes­tar es que no van a per­mi­tir que unos te­rro­ris­tas al­te­ren su vi­da y les ha­gan cam­biar los há­bi­tos más co­ti­dia­nos”. Coin­ci­de en es­te as­pec­to con Ro­jas Marcos Gui­ller­mo Fouce. “Es­to, más que una ma­ni­fes­ta­ción de au­sen­cia de te­mor (por su­pues­to que es­ta­mos asus­ta­dos) es una con­ju­ra al mie­do. Una ló­gi­ca res­pues­ta cí­vi­ca a tan­ta bar­ba­rie pa­ra ma­ni­fes­tar que no nos va­mos a de­jar ven­cer tan fá­cil­men­te”.

Pa­ra An­drés Cuar­te­ro, coor­di­na­dor de los psi­có­lo­gos del Ser­vei de Emer­gèn­cies Mé­di­ques (SEM), el ca­da día más po­pu­lar

hashtag tie­ne tam­bién mu­cho de bál­sa­mo. “Es el me­jor ejem­plo del hoy más ne­ce­sa­rio que nun­ca ‘to­dos uni­dos’ si se quie­re ven­cer a un enemi­go co­mún. Es­ta es­tra­te­gia siem­pre ayu­da a trans­mi­tir a to­da la ciu­da­da­nía una sen­sa­ción de se­gu­ri­dad y con­trol, muy ne­ce­sa­ria en es­tos mo­men­tos con el te­rro­ris­mo gol­pean­do en la puer­ta mis­ma de nues­tras ca­sas”.

Lo más di­fí­cil tras los aten­ta­dos que han cas­ti­ga­do al cen­tro de Eu­ro­pa es ha­cer ver que no ha pa­sa­do na­da. Cuan­do lo cier­to es que han ocu­rri­do y es­tán pa­san­do mu­chas co­sas. Del #JeSui­sChar­lie, el #JeSui­sPa­ris o el #Pra­yFo­rBer­lin (tras los ase­si­na­tos co­me­ti­dos en los aten­ta­dos de Fran­cia y Ale­ma­nia) se ha pa­sa­do a un men­sa­je glo­bal y tam­bién más desafian­te. Y eso, con­si­de­ran es­tos ex­per­tos, es po­si­ti­vo. “Si nos que­dá­se­mos quie­tos, es­ta­ría­mos se­cues­tra­dos por el mie­do. Así que to­do lo que se ha­ga a ni­vel co­lec­ti­vo pa­ra ha­cer sa­ber a los te­rro­ris­tas que va­mos a con­ti­nuar con nues­tras vi­das y há­bi­tos siem­pre ayu­da­rá a au­men­tar la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad”, aña­de An­drés Cuar­te­ro.

El úl­ti­mo ejem­plo de ese desafío ciu­da­dano lo pro­ta­go­ni­za­ron el pa­sa­do fin de se­ma­na las mi­les de per­so­nas que lle­na­ron un es­ta­dio en Man­ches­ter pa­ra asis­tir al con­cier­to be­né­fi­co im­pul­sa­do por Aria­na Gran­de. La cantante, arro­pa­da por otros ar­tis­tas, qui­so ren­dir así un ho­me­na­je a las víc­ti­mas del san­grien­to aten­ta­do en esa mis­ma ciu­dad y en uno de sus con­cier­tos, el 22 de ma­yo. Lau­ra Ro­jas Marcos tam­bién aplau­de es­te ti­po de ini­cia­ti­vas. “En es­tos ca­sos, uni­dos siem­pre nos va­mos a sen­tir más fuer­tes”, afir­ma. Así que mu­chas per­so­nas que igual se lo pen­sa­rían dos ve­ces, es­tos días, an­tes de via­jar a Lon­dres no sen­ti­rían el mis­mo mie­do a la ho­ra de acu­dir a un con­cier­to co­mo el ce­le­bra­do es­te fin de se­ma­na en Man­ches­ter.

Fouce, Ro­jas Marcos y Cuar­te­ro coin­ci­den, par­ti­cu­lar­men­te, en una co­sa. “El te­rro­ris­mo siem­pre ha bus­ca­do sem­brar el mie­do y en el ca­so de los yiha­dis­tas esa es­tra­te­gia es­tá muy bien es­tu­dia­da. Igual pue­den aten­tar en una sa­la de con­cier­tos, que en un es­ta­dio de fút­bol, un con­cu­rri­do pa­seo jun­to al mar, un puen­te o un mer-

AN­DRÉS CUAR­TE­RO “Es una es­tra­te­gia que ayu­da a trans­mi­tir una sen­sa­ción de ma­yor con­trol y se­gu­ri­dad” ATA­CAR DON­DE MÁS DUE­LE Aten­tar en zo­nas muy co­ti­dia­nas au­men­ta el te­mor de que el ata­que pue­da lle­gar a ca­sa

ca­do aba­rro­ta­do de gen­te. Y eso pro­vo­ca que cual­quier ciu­da­dano de Eu­ro­pa pue­da pen­sar en es­tos mo­men­tos que es­tá en el pun­to de mi­ra”, afir­man. “La elec­ción de esos es­ce­na­rios tan co­ti­dia­nos –in­di­ca An­drés Cuar­te­ro– ha­ce inevi­ta­bles las com­pa­ra­cio­nes. Si han aten­ta­do en ese cén­tri­co puen­te de Lon­dres, por qué no po­drían ha­cer­lo en la Ram­bla o en los al­re­de­do­res de la Sa­gra­da Fa­mí­lia, po­dría pen­sar, por ejem­plo, un ve­cino de Bar­ce­lo­na”. Esa es­tra­te­gia de los te­rro­ris­tas “nos ha­ce mu­cho más vul­ne­ra­bles a la ame­na­za”, aña­de es­te psi­có­lo­go. Y por eso, en es­tos mo­men­tos, “el mie­do in­di­vi­dual, es­pe­cial­men­te en el cen­tro de Eu­ro­pa, va a tar­dar en des­apa­re­cer” por mu­chos men­sa­jes que co­rran por las re­des di­cien­do lo con­tra­rio. Lau­ra Ro­jas Marcos asien­te con es­ta te­sis: “Es co­mo un au­to­en­ga­ño. Sien­to una co­sa, pe­ro quie­ro pen­sar que es la con­tra­ria”. Y eso no es ma­lo pa­ra su­pe­rar los cua­dros más se­ve­ros de an­sie­dad o ma­les­tar pro­vo­ca­dos por es­te nue­vo te­rro­ris­mo. “Ha­cer­nos los va­lien­tes, aun­que sea só­lo en­vian­do men­sa­jes de ‘no ten­go mie­do’, es en es­tos ca­sos el me­jor y úni­co me­ca­nis­mo de au­to­de­fen­sa”, afir­ma Gui­ller­mo Fouce. “Es la con­ju­ra per­fec­ta pa­ra su­pe­rar los te­mo­res”, in­sis­te es­te psi­có­lo­go.

Lau­ra Ro­jas Marcos, que tra­ba­jó en pro­gra­mas de apo­yo a víc­ti­mas de los aten­ta­dos de las To­rres Ge­me­las, afir­ma que ella siem­pre ha in­ten­ta­do se­guir con su vi­da, há­bi­tos y via­jes tras un aten­ta­do. Pe­ro re­co­no­ce que eso no siem­pre re­sul­ta fá­cil pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos. Y re­ve­la que es­tos días ha aten­di­do en su con­sul­ta a per­so­nas te­me­ro­sas de via­jar, por ejem­plo, a Lon­dres y que pi­den ayu­da pa­ra su­pe­rar esos mie­dos. “Es to­tal­men­te ló­gi­co que es­te nue­vo te­rro­ris­mo es­té afec­tan­do a nues­tros há­bi­tos co­ti­dia­nos”, in­di­ca An­drés Cuar­te­ro. Y tam­bién, aña­de, “que es­te­mos mu­cho más vi­gi­lan­tes con to­do lo que se mue­ve a nues­tro al­re­de­dor”. Fouce con­si­de­ra, sin em­bar­go, que “vi­vir siem­pre en aler­ta pue­de re­sul­tar ago­ta­dor”. Al es­tar an­te una reali­dad nueva ha­brá que ver có­mo res­pon­den los ciu­da­da­nos si es­te ti­po de aten­ta­dos se re­pi­ten de for­ma pe­rió­di­ca.

Lo que po­dría ocu­rrir –aven­tu­ra An­drés Cuar­te­ro– es que aca­bá­ra­mos con­si­de­ran­do co­mo al­go ha­bi­tual o inevi­ta­ble es­tas bar­ba­ries, co­mo nos ha pa­sa­do cuan­do el te­rro­ris­mo azo­ta­ba a otros paí­ses le­ja­nos, con lo que el mie­do (se­ría im­po­si­ble vi­vir en una si­tua­ción per­ma­nen­te de aler­ta) que­da­ría mi­ni­mi­za­do”.

Ese se­ría el peor de los es­ce­na­rios. El más po­si­ti­vo, “se­ría el de la re­cu­pe­ra­ción de la se­gu­ri­dad in­di­vi­dual y con­trol; si los aten­ta­dos de­jan de ser tan cer­ca­nos y en es­ce­na­rios co­ti­dia­nos o no se re­pi­ten, el ciu­da­dano ten­de­rá a re­cu­pe­rar su es­ta­do nor­mal y el mie­do des­apa­re­ce­rá po­co a po­co”, apun­ta Cuar­te­ro.

En los úl­ti­mos aten­ta­dos en el cen­tro de Eu­ro­pa han si­do no­ti­cia ciu­da­da­nos que han res­pon­di­do a la bar­ba­rie con con­duc­tas he­roi­cas. Una reali­dad, coin­ci­den los tres ex­per­tos, que no pue­de acha­car­se al he­cho de que aho­ra se ten­ga me­nos mie­do a esos te­rro­ris­tas yiha­dis­tas. “Son reacciones pri­ma­rias, pro­pias de si­tua­cio­nes de es­trés en las que unas per­so­nas tien­den a que­dar­se blo­quea­das y otras, tras cal­cu­lar sus po­si­bi­li­da­des, sa­len en de­fen­sa de las per­so­nas que tie­nen al la­do”, afir­man.

 ?? HANDOUT / REUTERS ?? Mi­les de per­so­nas de­mos­tra­ron el pa­sa­do fin de se­ma­na, al acu­dir al con­cier­to de Aria­na Gran­de en Man­ches­ter, que el mie­do al te­rro­ris­mo yiha­dis­ta se pue­de su­pe­rar
HANDOUT / REUTERS Mi­les de per­so­nas de­mos­tra­ron el pa­sa­do fin de se­ma­na, al acu­dir al con­cier­to de Aria­na Gran­de en Man­ches­ter, que el mie­do al te­rro­ris­mo yiha­dis­ta se pue­de su­pe­rar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain