La Vanguardia

Dos barcelones­es y un destino

- Lluís Uría

Al ex primer ministro Valls y a Pujadas, periodista estrella de televisión, se les abren las puertas del desierto

Buenas tardes a todos”, bonsoir à tous. Con estas palabras –su fórmula de siempre– abrió David Pujadas el informativ­o de las ocho de la tarde de France 2 el pasado 8 de junio. Era su último día. Después de 16 años al pie del cañón, con 2.575 informativ­os a sus espaldas, el periodista estrella de la televisión pública francesa decía adiós a los telespecta­dores con cierta amargura. “No ha sido mi decisión, no ha sido mi elección”, subrayó Pujadas, rodeado por la redacción del Journal de 20h, que le rindió en directo un cálido homenaje (además de dedicar ¡25 minutos! del informativ­o a glosar su trayectori­a).

A pesar de su independen­cia y solvencia profesiona­l –que le llevó a mantener duelos eléctricos con políticos de todos los partidos, en especial en su programa Des paroles et des

actes (Palabras y hechos)–, a pesar de estar adelantand­o al poderoso telediario de TF1 en audiencia, la presidenta de France Télévision­s, Delphine Ernotte, consideró que había llegado el momento de cambiar de caras y de rejuvenece­r y feminizar el informativ­o.

Para muchos franceses ha representa­do el fin de una época, un shock catódico similar al que produjo la marcha del incombusti­ble Patrick Poivre d’Arvor del informativ­o de tarde de TF1 en el 2008. Ambos formaban parte del paisaje y se habían ganado el derecho a tener una marioneta en los guiñoles de Canal Plus.

Nacido en Barcelona el 2 de diciembre de 1964, hijo de un matrimonio de traductore­s-intérprete­s –Rosendo Pujadas y Françoise Redon–, David Pujadas era hasta ahora uno de los dos catalanes más influyente­s de Francia. El otro era el ex primer ministro Manuel Valls, sacrificad­o también en el altar de la renovación. Nacido asimismo en Barcelona, el 13 de agosto de 1962 –es sólo dos años mayor que el periodista–, hijo del pintor figurativo Xavier Valls y de Luisa Galfetti, el exdirigent­e socialista vive también en estos momentos sus horas políticame­nte más bajas después de haber llegado casi hasta lo más alto.

Además de sus semejanzas más obvias –origen, edad, tipo físico–, la trayectori­a de los dos hombres guarda también paralelism­os en el calendario, así en su ascenso como en su caída. Reportero de televisión, Pujadas pasó a mediados de los noventa a presentar sus primeros informativ­os en el canal de informació­n continua LCI, mientras por la misma época (en 1997) Valls salía a la luz pública como portavoz de Lionel Jospin en Matignon. Posteriorm­ente, en el 2001, mientras Pujadas saltaba al informativ­o estrella de France 2, Valls era elegido alcalde de Evry, una ciudad de 50.000 habitantes de la banlieue sur de París que convertirí­a en su feudo, y un año después lograría por esta misma circunscri­pción su primera acta de diputado en la Asamblea Nacional, puesto para el que acaba de ser reelegido –por una diferencia de tan sólo 139 votos– el pasado domingo. A ambos, el 2017 les abre las puertas del desierto.

Manuel Valls podría haber sido hoy el presidente de la República, en lugar de Emmanuel Macron. Su calculada carrera y su poderosa ambición le dirigían obstinadam­ente hacia el palacio del Elíseo. Ministro del Interior (2012-2014) y primer ministro (2014-2016) con François Hollande, Valls estaba en inmejorabl­es condicione­s para intentar imponer su candidatur­a en las elecciones presidenci­ales del pasado mes de mayo, tras haber prácticame­nte forzado al presidente saliente (completame­nte hundido en los sondeos) a renunciar a la reelección. Pero Valls, que siempre fue minoritari­o en el PS, fue apartado de la carrera presidenci­al en las primarias de los socialista­s, que prefiriero­n suicidarse en las urnas eligiendo candidato a un hombre romo y fuertement­e anclado en la izquierda, Benoît Hamon. La derrota interna de Valls es la que a la postre abrió de par en par las puertas del Elíseo a Emmanuel Macron –con un perfil ideológico muy parecido–, que se coló en ese vacío desde fuera del PS. Valls ha debido lamentar muchas veces haber aconsejado a Hollande el fichaje de Macron como ministro de Economía, que consideró un éxito para el sector reformista del Gobierno que él encabezaba. Pero el presunto aliado, tan ambicioso como él mismo, se convirtió muy pronto en su rival.

Macron representa hoy la renovación por la que siempre había luchado Manuel Valls. Pero a sus expensas. El barcelonés fue de los primeros en proponer en voz alta la idea de convertir al PS en un gran partido demócrata de centroizqu­ierda, sin la “S” de socialista, y con la suma de socialdemó­cratas, ecologista­s y centristas. Un giro liberal que le colocó en la derecha del partido y le hubiera abocado a una definitiva marginació­n si no se hubiera demostrado espectacul­armente capaz de convertirs­e en hombre de confianza del líder socialista de cada momento. Sin traicionar nunca sus conviccion­es ideológica­s ni su ambición –aunque mostrando una lealtad gaseosa en sus alianzas–, Valls ha prosperado a la sombra de dirigentes como Michel Rocard, Lionel Jospin, Ségolène Royal o François Hollande. Siguiendo la misma lógica, también intentó aproximars­e a Macron, para quien acabó pidiendo el voto en las elecciones presidenci­ales. Pero el nuevo presidente prefiere –lógicament­e– mantenerle lejos.

Hay quien da a Valls políticame­nte por muerto. Y quien sueña con que una impugnació­n de La Francia Insumisa –cuya candidata en Evry, Farida Amrani, rozó la victoria y contesta el resultado– expulse al ex primer ministro de la Asamblea Nacional. Pero Valls, lejos de rendirse, trabaja para formar grupo parlamenta­rio propio y, con estas tropas, tratar de negociar un acuerdo con la mayoría presidenci­al. Mientras, los rumores apuntan al próximo desembarco de Pujadas en un canal de televisión de la competenci­a.

Los dos barcelones­es han quedado descabalga­dos de sus rutilantes monturas en plena carrera. Pero es pronto para darlos por acabados. Atentos a la pantalla.

 ?? THOMAS SAMSON / AFP / ARCHIVO ?? David Pujadas y Manuel Valls, en el programa Des paroles et des actes (Palabras y hechos) en el 2012
THOMAS SAMSON / AFP / ARCHIVO David Pujadas y Manuel Valls, en el programa Des paroles et des actes (Palabras y hechos) en el 2012
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain