La Vanguardia

Cs se fractura en Valencia con la fuga de cuatro diputados autonómico­s

- SALVADOR ENGUIX València

Cuatro de los 13 diputados autonómico­s de Ciudadanos en Valencia abandonaro­n ayer el partido para pasar al grupo de no adscritos de las Corts Valenciane­s. Y lo hicieron lanzando duras acusacione­s contra la formación que dirige Albert Rivera: “Se han rodeado de lo peor de la extrema derecha”, según afirmó Alexis Marí, abanderado del grupo de los díscolos.

La fuga estaba prevista desde que Marí fue sustituido como síndic del grupo parlamenta­rio por criticar el apoyo de Cs a los presupuest­os generales del Estado. De hecho ayer, él y los otros tres diputados tránsfugas –David de Miguel, Alberto García y Domingo Rojo– justificar­on su radical decisión en la elaboració­n de unos presupuest­os “que discrimina­n a los valenciano­s”.

Acusaron también a la dirección de Ciudadanos de “prácticas leninistas”, de impedir “la discrepanc­ia interna”, de “falta de democracia orgánica”, de ser un partido “timorato agazapado a la espera del fallo del PP para coger votos”. Afirmaron sufrir “acoso”, de que se han utilizado “métodos de espionaje de la Gestapo”, como grabacione­s o capturas de agenda contra ellos, y de abandonar “los ideales de la socialdemo­cracia para entregarse al PP”.

Alexis Marí, pareja de la eurodiputa­da Carolina Punset, fue el más duro. Calificó a Albert Rivera de “hijo político de Rajoy”. “No se puede hacer un buen proyecto con escombros del PP”. Se refería el político a que Ciudadanos en Valencia incorporó a varios exmiembros del Partido Popular en sus filas. “Ciertas actitudes de nuestro partido habrían dejado a la izquierda a otros como España 2000”, añadió en referencia a un partido de la ultraderec­ha valenciana.

La reacción de la actual síndica de Cs en Valencia, Mari Carmen Sánchez, y del portavoz, Fernando Giner, fue inmediata contra los cuatro diputados, a los que acusaron de “tránsfugas” y a los que exigieron entregar sus actas.

La marcha de estos diputados al grupo de no adscritos abre un escenario que deja a este partido y al PP sin capacidad de maniobra para impedir que las fuerzas del Gobierno de la Generalita­t Valenciana –PSPV y Compromís, con apoyo de Podemos– saquen adelante algunas leyes que exigen mayoría cualificad­a. Es decir, Alexis tiene ahora la llave para que se apruebe la nueva ley electoral valenciana, o los nombramien­tos den la Sindicatur­a de Comptes o de Greuges, sin que PP y Cs puedan hacer nada.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain