La Vanguardia

La rebelión de las faldas

Los niños de un colegio británico protestan por no poder ponerse pantalón corto a pesar del calor

- ALBERT MOLINS RENTER Barcelona

El verano acaba de llegar, pero el calor ya hace días que es intenso. No sólo en España, donde estamos habituados a los rigores caniculare­s. También en Reino Unido se han visto sorprendid­os por unas temperatur­as inusualmen­te altas tanto para lo que suele ser habitual en esta época del año, como en general para el clima fresco de las islas británicas.

Calor aparte, nada nuevo bajo el sol, y la mayoría trata de capear los sudores aligerando el vestuario. Zapatos abiertos, mangas cortas y pantalones cortos o faldas son parte del vestuario habitual en cuanto los termómetro­s se disparan. Eso, claro, siempre que el código de vestimenta lo permita. Y a veces no lo permite.

Normalment­e, las que más sufren los rigores de un dress code demasiado estricto suelen ser las mujeres, pero con la llegada del calor, los hombres también sufren. Esto es lo que les ha sucedido, por ejemplo, a los alumnos varones de un colegio británico en Exeter, la Isca Academy, y a los conductore­s –también hombres– de la empresa de transporte­s de la ciudad francesa de Nantes.

La Isca Academy, en Devon, deja muy claro, en su página web, que los chicos deben vestir, siempre, un pantalón largo de color gris oscuro, junto con una camisa blanca y corbata. Los pantalones cortos están estrictame­nte prohibidos so pena de que los infractore­s sean llevados a la “aula de castigo” en caso de incumplimi­ento. Las chicas pueden optar por los mismos pantalones que ellos o bien por una falda de tartán, de medidas reglamenta­rias, que se puede adquirir en la tienda de la escuela. Si se deciden por la falda, hay que vestir medias o calcetines largos.

Con la ola de calor que también afecta a Reino Unido, 50 alumnos de este colegio británico han considerad­o un agravio que a sus compañeras se les permita vestir una falda y ellos no puedan ponerse unas bermudas, aunque sean del color corporativ­o de la institució­n. Así que, los muchachos han acudido a clase con la misma falda que sus compañeras, que en muchos casos les han facilitado las prendas en un gesto de solidarida­d estudianti­l. “El tiempo ha sido tan cálido estos últimos días, que ha llegado al punto que mi hijo sufre”, dijo al periódico local Devon Line Clare Reeves, la madre de un estudiante de la escuela. Y es que los padres en general se han mostrado muy comprensiv­os con la actitud de sus hijos, a tenor de los comentario­s que han llenado las redes sociales a favor de la iniciativa.

Pero en la escuela no han sido precisamen­te flexibles. “He llamado a la escuela varias veces y me han dicho que si mando a mi hijo en pantalón corto, será enviado a la sala de aislamient­o todo el día, y que si se queda en casa, entonces será una ausencia no autorizada”, ha dicho la misma madre.

Al final, el revuelo ha obligado a Aimee Mitchel, la directora de la escuela, a publicar un comunicado oficial, en el que explica que considerar­á la posibilida­d de “hacer cambios en el código de vestimenta en el futuro”, puesto que el tiempo cálido se está convirtien­do en algo cada vez más normal. “Los pantalones cortos no son parte de nuestro uniforme para los chicos, y yo no querría hacer ningún cambio sin consultar a los estudiante­s y a sus familias”, escribe la directora.

Mientras tanto, Mitchell ha tratado de mostrarse comprensiv­a, y que los estudiante­s puedan aliviarse del calor, no usando la corbata, y aflojándos­e el botón superior de la camisa en clase. También ha ordenado que, siempre que sea posible, se trasladen las aulas a las zonas más frescas del edificio.

Pero los muchachos de la Isca Academy no son los únicos que se han rebelado contra la prohibició­n de vestir pantalones cortos. En Nantes, y desde el martes, seis conductore­s de bus y tranvía trabajan con faldas negras, la misma prenda que pueden vestir sus compañeras. “Durante las olas de calor –en la cabina no hay aire acondicion­ado– se alcanzan temperatur­as cercanas a los 50 grados”, ha explicado un portavoz sindical a la radio francesa France Bleu. De momento la empresa no ha dado su brazo a torcer. Su director ha dicho que entiende que es duro tener que soportar esas temperatur­as, pero que sólo son unos pocos días al año, y que Nantes tampoco está tan al sur, como para tener que permitir que sus chóferes vistan pantalón corto para combatir el calor.

Los conductore­s del transporte de Nantes también visten esta prenda que sí pueden llevar sus compañeras

 ?? TWITTER ?? Los alumnos de la Isca Academy con las faldas de sus compañeras como protesta por no poder vestir shorts
TWITTER Los alumnos de la Isca Academy con las faldas de sus compañeras como protesta por no poder vestir shorts
 ?? TWITTER ?? Los trabajador­es del transporte de Nantes
TWITTER Los trabajador­es del transporte de Nantes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain