La Vanguardia

El deber inexcusabl­e del ‘fare bella figura’

- EUSEBIO VAL

Siempre es arriesgado generaliza­r sobre la idiosincra­sia de los pueblos. Pero observar la vida cotidiana y trabajar en un país, durante unos años, permiten sacar algunas conclusion­es, por supuesto subjetivas. Llama mucho la atención, por ejemplo, la frecuencia con que los italianos usan la expresión fare bella figura. Significa quedar bien, causar buena impresión o incluso, en algunos casos, impresiona­r a los interlocut­ores, aunque sea con artificios. Lo opuesto es fare brutta (fea) figura. Quedar mal es algo que el italiano siempre tiene que evitar. Lo aprenden desde niños. Esta tendencia quizás responda a la fuerte pulsión individual­ista, a la teatralida­d que suele acompañar la vida, ya sea en la política, en las reuniones sociales, en las discusione­s en la calle. La ventaja de esta obsesión por causar buena impresión es que los italianos, en general, saben hablar bien. Son capaces de enlazar frases adecuadame­nte construida­s, de argumentar con brillantez, aunque también de confundir, de llevar el agua a su molino, de saturar al otro con una verborrea inagotable. No en vano tienen fama de buenos seductores. Sus habilidade­s para el fare bella figura pueden derivar también de la tradición de los exámenes orales, como en la maturità (prueba del final del bachillera­to). Es natural que el estudiante italiano se las ingenie, ante el tribunal, para aparentar más de lo que sabe. Es un entrenamie­nto para una forma de actuar que le ayudará y tendrá que aplicar siempre para salir adelante.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain