El bas­tón de Gui­ller­mo de Oran­ge

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - EU­SE­BIO VAL Ro­ma. Corresponsal

De ge­ne­ral a rey El su­pe­rior ge­ne­ral de los je­sui­tas, Ar­tu­ro So­sa, en la en­tre­ga del bas­tón al rey Gui­ller­mo Ale­jan­dro, el pa­sa­do 22 de ju­nio en Ro­ma Los je­sui­tas

ce­den a Ho­lan­da un tro­feo de gue­rra del si­glo XVI que se cus­to­dió en Bar­ce­lo­na

y lue­go en el Cen­tre Bor­ja de Sant Cu­gat

del Va­llés El em­ba­ja­dor ho­lan­dés an­te la San­ta Se­de des­ta­ca el sím­bo­lo de re­con­ci­lia­ción en­tre ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes

Los tro­feos de gue­rra pue­den con­ver­tir­se, con el pa­sar de los si­glos, en sím­bo­los de re­con­ci­lia­ción. Eso ha ocu­rri­do con el bas­tón de man­do de Gui­ller­mo de Oran­ge, el pa­dre de la pa­tria ho­lan­de­sa. Es­te ob­je­to per­ma­ne­ció ca­si ol­vi­da­do, des­de fi­na­les el si­glo XVI, pri­me­ro en Bar­ce­lo­na y lue­go en el Cen­tre Bor­ja Sant Cu­gat del Va­llès. El pa­sa­do 22 de ju­nio, en la Bi­blio­te­ca Apos­tó­li­ca Vaticana, tu­vo lu­gar el sim­bó­li­co ac­to de de­vo­lu­ción del bas­tón al ac­tual rey de los Paí­ses Ba­jos, Gui­ller­mo Ale­jan­dro, de visita al Pa­pa. Se ce­rró un círcu­lo de la his­to­ria eu­ro­pea.

El bas­tón de man­do –de 80,5 cen­tí­me­tros de lon­gi­tud, cons­trui­do de ma­de­ra y con in­crus­ta­cio­nes de pla­ta–, ca­yó en ma­nos de los es­pa­ño­les en la ba­ta­lla de Moo­ker­hei­de, en 1574, cer­ca de la ac­tual fron­te­ra con Ale­ma­nia, du­ran­te la gue­rra de los Ochen­ta Años. Fue una con­tien­da po­lí­ti­ca, por la in­de­pen­den­cia de los Paí­ses Ba­jos, y tam­bién un en­fren­ta­mien­to re­li­gio­so, en­tre ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes. Se cree que Gui­ller­mo de Oran­ge ha­bía en­tre­ga­do an­tes el bas­tón a su her­mano Luis de Nas­sau, que ca­yó muer­to en com­ba­te, al igual que otro her­mano, En­ri­que de Nas­sau. Las tro­pas es­pa­ño­las es­ta­ban al man­do de San­cho Dá­vi­la y Ber­nar­dino de Men­do­za. El bas­tón fue a pa­rar a Luis de Re­que­sens y Zú­ñi­ga, a la sa­zón go­ber­na­dor de los Paí­ses Ba­jos. Re­que­sens (Bar­ce­lo­na, 1528Bru­se­las, 1576) fue un des­ta­ca­do mi­li­tar, ma­rino y di­plo­má­ti­co. Tu­vo un gran pro­ta­go­nis­mo en la vic­to­ria en la ba­ta­lla de Le­pan­to.

Tras la muer­te de Re­que­sens, el bas­tón, jun­to al res­to de la he­ren­cia, re­ca­ló en Bar­ce­lo­na, en el Pa­lau Reial Me­nor, del que aho­ra ape­nas que­da la an­ti­gua ca­pi­lla, hoy igle­sia de la Ma­re de Déu de la Victòria. El le­ga­do de Re­que­sens, que in­cluía un va­lio­so archivo, fue trans­mi­tién­do­se a sus su­ce­so­res, has­ta que uno de ellos, el con­de de So­bra­biel, de­ci­dió do­nar la he­ren­cia a la Com­pa­ñía de Je­sús, que se hi­zo car­go de to­do –in­clui­do el bas­tón de man­do de Gui­ller­mo de Oran­ge– en 1921. En 1976 se pro­du­jo el tras­la­do a Sant Cu­gat del Va­llés.

El ac­tual em­ba­ja­dor de los Paí­ses Ba­jos an­te la San­ta Se­de, Jai­me de Bor­bón-Par­ma y Oran­ge-Nas­sau, pri­mo del rey Gui­ller­mo Ale­jan­dro, se en­te­ró de la pre­sen­cia del bas­tón en Sant Cu­gat por ca­sua­li­dad. Se lo co­men­tó el di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes en Ro­ma, el fi­ló­so­fo e his­to­ria­dor ca­ta­lán Ser­gi Ro­drí­guez Ló­pez-Ros. “En Ho­lan­da no sa­bían na­da pe­ro se mos­tra­ron muy in­tere­sa­dos”, in­di­có el em­ba­ja­dor en una en­tre­vis­ta con es­te dia­rio. Jai­me de Bor­bón-Par­ma em­pe­zó a mo­ver hi­los. El em­ba­ja­dor lle­va la his­to­ria eu­ro­pea en los ge­nes y po­see tam­bién pa­sa­por­te es­pa­ñol. Es hi­jo de Car­los Hu­go de Bor­bó­nPar­ma, du­ran­te años pre­ten­dien­te car­lis­ta al trono es­pa­ñol. El re­pre­sen­tan­te di­plo­má­ti­co pun­tua­li­zó, sin em­bar­go, que sus ges­tio­nes con el bas­tón na­da tie­nen que ver con el car­lis­mo.

Tras en­tre­vis­tar­se con el en­ton­ces su­pe­rior ge­ne­ral de los je­sui­tas, Adol­fo Ni­co­lás –ya fa­lle­ci­do–, és­te de­ci­dió ce­der el bas­tón tem­po­ral­men­te a Ho­lan­da pa­ra una ex­po­si­ción en el Mu­seo Na­cio­nal Mi­li­tar de Soes­ter­berg, de abril a oc­tu­bre del 2018. “Pa­ra no­so­tros no tie­ne mu­cho va­lor por­que es un ob­je­to mi­li­tar y no re­li­gio­so”, le di­jo Ni­co­lás al em­ba­ja­dor. Lue­go sur­gió la idea de que la en­tre­ga pro­to­co­la­ria se hi­cie­ra coin­ci­dien­do con la visita del rey a Fran­cis­co (aun­que el bas­tón ha vuel­to a Sant Cu­gat y allí per­ma­ne­ce­rá has­ta que se man­de al mu­seo ho­lan­dés, el año que vie­ne).

Se­gún el her­mano Wen­ces­lao So­to, se­cre­ta­rio de la pro­vin­cia de Es­pa­ña e his­to­ria­dor de la Com­pa­ñía de Je­sús, és­ta no po­día ce­der de­fi­ni­ti­va­men­te el bas­tón de man­do a Ho­lan­da “por fi­de­li­dad a las cláu­su­las de la he­ren­cia del con­de de So­bra­biel, que mo­ral­men­te obli­ga­ba a man­te­ner uni­do ese pa­tri­mo­nio”.

Aun­que se tra­te de un sim­ple prés­ta­mo tem­po­ral, el rey Gui­ller­mo Ale­jan­dro agra­de­ció el ges­to. Le hi­zo en­tre­ga del bas­tón el ac­tual su­pe­rior ge­ne­ral je­sui­ta, el ve­ne­zo­lano Ar­tu­ro So­sa, quien le in­sis­tió en que era “un signo de re­con­ci­lia­ción” en el “es­pí­ri­tu” in­di­ca­do por Fran­cis­co. Al mo­nar­ca le acom­pa­ña­ba su es­po­sa, la ar­gen­ti­na Má­xi­ma Zo­rre­guie­ta Ce­rru­ti. El em­ba­ja­dor ho­lan­dés, que ha­bla un per­fec­to cas­te­llano, es­tá con­ven­ci­do de que la ce­sión del bas­tón es un gran sím­bo­lo de con­cor­dia por­que “el círcu­lo se ha ce­rra­do”. “El bas­tón pa­só de un ge­ne­ral ho­lan­dés, que fa­lle­ció en es­ta ba­ta­lla, a un ge­ne­ral es­pa­ñol, y fi­nal­men­te ha si­do un ge­ne­ral es­pi­ri­tual (So­sa) quien lo ha de­vuel­to a Gui­ller­mo Ale­jan­dro de Oran­ge-Nas­sau, el ac­tual rey”, agre­gó. “En aque­lla épo­ca la re­li­gión di­vi­día y alen­ta­ba la gue­rra –con­clu­yó el di­plo­má­ti­co–. Pe­ro ha ha­bi­do una evo­lu­ción ha­cia la unión de los cris­tia­nos y la paz. Fran­cis­co ha­ce mu­cho por el ecu­me­nis­mo y el diá­lo­go in­ter­re­li­gio­so. La re­li­gión pue­de cau­sar el in­cen­dio de una cri­sis pe­ro tam­bién es el agua que la apa­ga. Es im­por­tan­te es­ta his­to­ria por­que Ho­lan­da tu­vo co­lo­nias e hi­zo co­mer­cio es­cla­vis­ta. Hoy lu­cha­mos por los de­re­chos hu­ma­nos y la paz. A pe­sar de nues­tras di­fe­ren­cias so­bre al­gu­nos va­lo­res éti­cos (eu­ta­na­sia, bo­das ho­mo­se­xua­les), nun­ca Ho­lan­da y la San­ta Se­de han es­ta­do tan en sin­to­nía en cues­tio­nes mun­dia­les co­mo la paz, la in­mi­gra­ción y el cam­bio cli­má­ti­co”.

ALESSANDRO BIANCHI / REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.