La Vanguardia

Ser tu­ris­ta en la Bar­ce­lo­na que se­ña­la el tu­ris­mo co­mo pro­ble­ma

La prin­ci­pal que­ja del vi­si­tan­te es la ma­si­fi­ca­ción de los en­cla­ves más so­li­ci­ta­dos

- ROSA M. BOSCH Travel · Barcelona · Bristol · Lalisa Manoban · Strasbourg · Paris · Como · Van, Turkey · United Kingdom · Thailand

Un gru­po de cua­tro ami­gas bri­tá­ni­cas dis­fru­ta de una so­lea­da ma­ña­na en el Park Güell. Ellas y mi­les de vi­si­tan­tes más lle­ga­dos de to­do el mun­do se mez­clan con ven­de­do­res am­bu­lan­tes, ve­ci­nos y al­gún que otro car­te­ris­ta. Es­tán a gus­to. Di­cen que has­ta el mo­men­to no han per­ci­bi­do hos­ti­li­dad al­gu­na en una ciu­dad que si­túa el tu­ris­mo co­mo el prin­ci­pal pro­ble­ma, in­clu­so por de­lan­te del pa­ro. “Pue­do ima­gi­nar­me que los ve­ci­nos es­tén har­tos de las ma­sas, los en­tien­do, pe­ro no­so­tras somos cua­tro chi­cas, no va­mos con un gru­po nu­me­ro­so y qui­zás por eso no he­mos no­ta­do ani­mad­ver­sión, no he­mos te­ni­do nin­gu­na ma­la ex­pe­rien­cia”, co­men­ta Yas­min Ken­nedy, una re­cién li­cen­cia­da en Mar­ke­ting de Bristol.

Yas­min, de 22 años, y sus co­le­gas com­pra­ron un pa­que­te de cua­tro días que in­clu­ye vue­lo y alo­ja­mien­to en un al­ber­gue cer­cano a la Sa­gra­da Fa­mí­lia por 250 li­bras (284 euros). “¿Por qué he­mos ve­ni­do a Bar­ce­lo­na? Por el pre­cio, es una ciu­dad ase­qui­ble, y por el sol”, con­cre­ta Yas­min.

Sal­vo ex­cep­cio­nes, los bri­tá­ni­cos, fran­ce­ses, es­ta­dou­ni­den­ses... que pa­san unos días en Bar­ce­lo­na ma­ni­fies­tan que na­die les ha he­cho no­tar que no son bien­ve­ni­dos. Al­gu­nos, una mi­no­ría, han leí­do en la pren­sa de sus paí­ses ar­tícu­los re­fe­ren­tes a la pre­sun­ta tu­ris­mo­fo­bia, so­bre to­do en los ba­rrios más ma­si­fi­ca­dos y en los que los apar­ta­men­to ile­ga­les pro­li­fe­ran co­mo se­tas. Pe­ro una vez aquí han dis­fru­ta­do de sus va­ca­cio­nes sin in­ci­den­tes re­mar­ca­bles.

Ig­na­si de De­làs, sub­di­rec­tor ge­ne­ral de Bar­ce­lo­na Tu­ris­me, in­di­ca que el sec­tor no dis­po­ne de “in- for­ma­ción di­rec­ta”, so­bre si las per­so­nas que vi­si­tan la ciu­dad sien­ten re­cha­zo por par­te de los ve­ci­nos. “Pe­ro in­di­rec­ta­men­te –se­ña­la– en las en­cues­tas, cuan­do les pre­gun­ta­mos so­bre la ama-

YASMINE KEN­NEDY, BRISTOL “Pue­do ima­gi­nar­me que los ve­ci­nos es­tén har­tos de las ma­sas, los en­tien­do”

bi­li­dad de la gen­te, la no­ta que pu­sie­ron el año pa­sa­do fue un 8,4. Una pun­tua­ción muy al­ta y que ha ido li­ge­ra­men­te al al­za: en el 2014 fue el 8,2, y en el 2015 el 8,3”.

“No hay hos­ti­li­dad ha­cia el tu­ris­mo y de he­cho los es­tu­dios in­di­can que un 86% de los ve­ci­nos lo ven de for­ma po­si­ti­va. Por otro la­do, hay con­sen­so en que de­ben po­ner­se lí­mi­tes, hay que ges­tio­nar una si­tua­ción de ma­si­fi­ca­ción: el 40% de los tu­ris­tas con­tes­ta que hay de­ma­sia­da gen­te en las vi­si­tas”, sub­ra­ya Agus­tí Co­lom, con­ce­jal del área.

En la zo­na mo­nu­men­tal del Park Güell, don­de el año pa­sa­do ven­die­ron cer­ca de tres mi­llo­nes de en­tra­das, se per­mi­te el ac­ce­so ca­da me­dia ho­ra a 400 per­so­nas y se con­si­de­ra que la ca­pa­ci­dad de es­te es­pa­cio es de un má­xi­mo de mil. Ni las ami­gas bri­tá­ni­cas ni las her­ma­nas fran­ce­sas Lau­ra y Li­sa Heid han pa­ga­do los sie­te euros que dan derecho a ex­plo­rar los rin­co­nes más em­ble­má­ti­cos, se dan por sa­tis­fe­chas con un pa­seo por el res­to de los jar­di­nes.

“Somos de Es­tras­bur­go y es­ta­mos acos­tum­bra­das a re­ci­bir mu­cho tu­ris­mo. La gen­te aquí es muy ma­ja y si com­pa­ra­mos Bar­ce­lo­na con Pa­rís... Allí no son ni de le­jos tan ama­bles”, co­men­tan sen­ta­das ba­jo la som­bra de un ár­bol las her­ma­nas Heid. Tam­bién ellas afir­man des­co­no­cer la preo­cu­pa­ción de los bar­ce­lo­ne­ses por el im­pac­to del tu­ris­mo, so­bre to­do de­bi­do al pa­pel que tie­nen los apar­ta­men­tos ile­ga­les en la dis­tor­sión del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio; por la gen­tri­fi­ca­ción, y por la ma­si­fi­ca­ción. Su úni­ca que­ja es ha­ber te­ni­do que re­nun­ciar a la Sa­gra­da Fa­mí­lia “por sus ele­va­das ta­ri­fas”.

En el Park Güell, el vi­si­tan­te es­tá más preo­cu­pa­do por evi­tar la ac­ción de los car­te­ris­tas que por la reac­ción que sus­ci­ta en­tre los lo­ca­les. Dos pa­re­jas de es­ta­dou“Co­mo ni­den­ses que es­ta se­ma­na se han acer­ca­do des­de Pe­ra­ta­lla­da a la ca­pi­tal pa­ra co­no­cer la obra de Gau­dí tam­bién afir­man des­co­no­cer el de­ba­te que sus­ci­ta es­te sec­tor.

“Aho­ra no hay ani­mad­ver­sión, pe­ro te­ne­mos que evi­tar que se lle­gue a esa si­tua­ción”, di­ce el con­ce­jal Co­lom. Los mo­ti­vos de con­flic­to que pue­den ir a más son la con­cen­tra­ción de gru­pos de­ma­sia­do nu­me­ro­sos en las zo­nas más so­li­ci­ta­das, de la Sa­gra­da Fa- mí­lia a la Bar­ce­lo­ne­ta pa­san­do por la Bo­que­ria, in­cor­dian­do a ve­ci­nos y vian­dan­tes por el blo­queo de las ca­lles. Co­lom re­pli­ca que el Ayun­ta­mien­to es­tá tra­ba­jan­do en una suer­te de pla­nes pi­lo­to pa­ra ges­tio­nar la mo­vi­li­dad de es­te co­lec­ti­vo en el es­pa­cio pú­bli­co.

Sí han si­do tes­ti­gos de in­sul­tos, con cier­ta fre­cuen­cia, y de al­gún que otro em­pu­jón y co­da­zo los guías que pa­sean a gru­pos des­me­su­ra­dos por Ciu­tat Ve­lla. pro­fe­sio­na­les que ha­ce­mos de me­dia dos vi­si­tas o ru­tas al día es más pro­ba­ble que vea­mos es­te ti­po de agre­sio­nes. A mí se me han que­ja­do ve­ci­nos y en una oca­sión nos ti­ra­ron agua des­de un bal­cón sin me­diar pa­la­bra. No se tra­ta de tu­ris­mo­fo­bia, sino de una reac­ción a la ma­si­fi­ca­ción y a un guia­je que es­tá mo­les­tan­do ca­da vez más a los ciu­da­da­nos”, con­si­de­ra Joan Coll, vi­ce­pre­si­den­te de la aso­cia­ción de guías Agui­cat. “Los que se sien­ten más in­ti­mi­da­dos son los que acom­pa­ñan a mu­cha gen­te. Si vas con 50 per­so­nas y uti­li­zas un al­ta­voz en lu­gar de la au­dio­guía, ló­gi­ca­men­te los ve­ci­nos pro­tes­tan. No­so­tros ya pe­di­mos al Ayun­ta­mien­to que re­gu­le pa­ra que los gru­pos sean de un má­xi­mo de 25 per­so­nas y que los su­pe­rio­res a diez uti­li­cen obli­ga­to­ria­men­te au­dio­guías pa­ra no ha­cer rui­do”, aña­de. Más que por sen­tir re­cha­zo, el ex­tran­je­ro que ate­rri­za en Bar­ce­lo­na mues­tra su de­sen­can­to por otras ra­zo­nes; la pri­me­ra, se­gún Coll, por la con­ges­tión de los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos. “Nos co­men­tan que es­pe­ra­ban más au­ten­ti­ci­dad, me­nos tu­ris­tas, más co­mer­cio sin­gu­lar... Van a la Bo­que­ria, al Gò­tic, a la Bar­ce­lo­ne­ta... y ven un en­torno no tan es­pe­cial y, ade­más, muy sa­tu­ra­do”.

La opi­nión de Coll coin­ci­de con al­gu­nas con­clu­sio­nes de la úl­ti­ma en­cues­ta so­bre Ac­ti­vi­dad Tu­rís­ti­ca (co­rres­pon­dien­te al pe­rio­do fe­bre­ro-diciembre del 2016) de Bar­ce­lo­na. Un 40,3% de los vi­si­tan­tes pien­sa que hay de­ma­sia­da gen­te y el as­pec­to peor con­si­de­ra­do es el ni­vel de rui­do (Véa­se la in­for­ma­ción ane­xa). Un da­to pa­ra la re­fle­xión es que el por­cen­ta­je de los que afir­man sa­ber que el pi­so en el que se alo­jan cum­ple con la nor­ma­ti­va ha caí­do del 46,7% en el 2015 al 19,7% el año pa­sa­do. Des­pués del clien­te na­cio­nal, las si­guien­tes na­cio­na­li­da­des son la bri­tá­ni­ca, fran­ce­sa, ale­ma­na, ita­lia­na y es­ta­dou­ni­den­se, que pa­san de pro­me­dio 5,2 días en la ciu­dad. El 53,8% ha vi­si­ta­do Bar­ce­lo­na en más de una oca­sión.

Des­de la di­rec­ción ge­ne­ral de Tu­ris­me de la Ge­ne­ra­li­tat, un por­ta­voz mues­tra preo­cu­pa­ción “por la ima­gen que pue­da trans­mi­tir Bar­ce­lo­na, el bu­que in­sig­nia de Ca­ta­lun­ya. Aho­ra la si­tua­ción no es de alar­ma, pe­ro es pe­li­gro­so trans­mi­tir an­ti­pa­tía, eso iría en con­tra de to­dos los des­ti­nos ca­ta­la­nes”.

La pren­sa in­ter­na­cio­nal se ha he­cho eco de es­te de­ba­te y una im­por­tan­te ca­be­ce­ra del Reino Uni­do, The In­de­pen­dent, pu­bli­ca­ba el pa­sa­do ma­yo una cues­tio­na­ble lis­ta so­bre los ocho lu­ga­res que más “odian” a los tu­ris­tas. Tras las is­las Koh Khai, en Tai­lan­dia, y Bu­tán, en el Hi­ma­la­ya, fi­gu­ra­ba Bar­ce­lo­na.

JOAN COLL, GUÍA “Los ve­ci­nos se nos que­jan y en una oca­sión nos ti­ra­ron agua des­de un bal­cón”

TE­MOR “Es pe­li­gro­so trans­mi­tir an­ti­pa­tía; iría tam­bién en con­tra de los otros des­ti­nos ca­ta­la­nes”

 ?? LLIBERT TEI­XI­DÓ ?? En el Park Güell.Las her­ma­nas Li­sa y Lau­ra Heid, de Es­tras­bur­go, pa­sa­ron es­ta se­ma­na unas cor­tas va­ca­cio­nes en la ciu­dad
LLIBERT TEI­XI­DÓ En el Park Güell.Las her­ma­nas Li­sa y Lau­ra Heid, de Es­tras­bur­go, pa­sa­ron es­ta se­ma­na unas cor­tas va­ca­cio­nes en la ciu­dad
 ?? LLIBERT TEI­XI­DÓ ?? Yas­min Ken­nedy, a la iz­quier­da, jun­to a dos ami­gas es­te mar­tes en el Park Güell
LLIBERT TEI­XI­DÓ Yas­min Ken­nedy, a la iz­quier­da, jun­to a dos ami­gas es­te mar­tes en el Park Güell
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain