“Me sal­vó la vi­da”

El ‘smart­watch’ le des­per­tó al de­tec­tar una fre­cuen­cia car­dia­ca muy ba­ja, le ope­ra­ron de ur­gen­cia y le im­plan­ta­ron un mar­ca­pa­sos

La Vanguardia - - TENDENCIAS -

Cua­tro de la ma­dru­ga­da de un sá­ba­do del mes de abril de 2016. El smart­watch de To­ni Cor­tés em­pie­za a emi­tir se­ña­les acús­ti­cas. To­ni se des­pier­ta, mi­ra la pan­ta­lla de su re­loj y ob­ser­va es­tu­pe­fac­to un nú­me­ro: vein­ti­cin­co pul­sa­cio­nes por mi­nu­to. “Fre­cuen­cia car­dia­ca ba­ja”, le­yó en la pan­ta­lla. “Des­per­té a mi mu­jer y sa­li­mos co­rrien­do ha­cia el hos­pi­tal”, re­cuer­da. Al lle­gar a las ur­gen­cias de Can Ru­ti los mé­di­cos con­fir­ma­ron que ha­bía ba­ja­do has­ta las vein­ti­cin­co pul­sa­cio­nes por mi­nu­to y le aca­ba­ron diag­nos­ti­can­do un blo­queo au­ricu­loven­tri­cu­lar (BAV) com­ple­to.

“Mis mé­di­cos es­ta­ban sor­pren­di­dos por­que nor­mal­men­te en mi ca­so el pa­cien­te lle­ga al hos­pi­tal al su­frir un ma­reo o un des­fa­lle­ci­mien­to, no no­tas que tu co­ra­zón va a me­nos pul­sa­cio­nes. Yo les ex­pli­qué que el Ap­ple Watch me ha­bía des­per­ta­do, in­clu­so pu­sie­ron que ha­bía lle­ga­do a ur­gen­cias por in­di­ca­ción del pul­só­me­tro”, re­cuer­da To­ni, a sus 50 años. Dos días des­pués fue ope­ra­do y le im­plan­ta­ron un mar­car­pa­sos. Ha pa­sa­do mas de un ano y To­ni Cor­tes si­gue de Ba­ja por­gue su Co­ra­zon no fu­cio­na co­mo de­ber­ta "Caun­do ha­go bi­ci­cle­ta es­ta­ti­ca no pa­so de las 110 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to”, ex­pli­ca.

Un año an­tes de ser ope­ra­do del co­ra­zón una ta­qui­car­dia lle­vó a To­ni has­ta el hos­pi­tal, don­de al com­pro­bar que tam­bién pa­de­cía una arrit­mia te­mie­ron que pu­die­ra su­frir un in­far­to. Los mé­di­cos aca­ba­ron por des­car­tar­lo y tras diez días in­gre­sa­do, en ob­ser­va­ción, lo man­da­ron de nue­vo a ca­sa. Más tar­de su­frió va­rios ma­reos trabajando co­mo co­mer­cial, y el car­dió­lo­go le reali­zó una elec­tro­car­dio­gra­fía am­bu­la­to­ria,

“No fui al hos­pi­tal por­que me hu­bie­ra ma­rea­do o sen­ti­do mal, lle­gué gra­cias al pul­só­me­tro”, ex­pli­ca

co­no­ci­da co­mo Hol­ter, du­ran­te quin­ce días. Los mé­di­cos no ob­ser­va­ron na­da anor­mal en su elec­tro­car­dio­gra­fía y no pu­die­ron pre­ci­sar nin­gún diag­nós­ti­co.

Fue en­ton­ces cuan­do To­ni, in­tran­qui­lo, de­ci­dió com­prar un Ap­ple Watch pa­ra su aniver­sa­rio, pa­ra se­guir él mis­mo su fre­sar cuen­cia car­dia­ca y po­der de­tec­tor un rit­mo ano­ma­lo. "Aho­ra no me qui­to nu­ca mi smart­watch, y eso que no soy nin­gun de­por­tis­ta", bro­mea. " Me asus­ta pen- que me pue­de vol­ver a pa­sar, que mi co­ra­zón se pue­de lle­gar a de­te­ner. A mí el Ap­ple Watch me sal­vó la vi­da”, aña­de.

To­ni si­gue re­cu­pe­rán­do­se, sin per­der de vista su app fa­vo­ri­ta (Hear­tWatch), que mo­ni­to­ri­za la evo­lu­ción del rit­mo car­dia­co las vein­ti­cua­tro ho­ras. Es­tá bas­tan­te ani­ma­do, aun­que ex­pli­ca que se aho­ga cuan­do rea­li­za un pe­que­ño es­fuer­zo. Tras la ope­ra­ción su­frió pe­ri­car­di­tis, y su co­ra­zón, un año des­pués de la in­ter­ven­ción, no se ha re­cu­pe­ra­do. “Si­guen ha­cién­do­me prue­bas, es la mis­ma en­fer­me­dad del co­ra­zón de Car­me Cha­cón”, di­ce. “Un mes des­pués de la im­plan­ta­ción de un mar­ca­pa­sos, si to­do va bien, el pa­cien­te pue­de es­tar ha­cien­do vi­da nor­mal”, ex­pli­ca el car­dió­lo­go Al­fre­do Bar­da­jí.

Aun­que a To­ni su pul­só­me­tro le lle­vó al hos­pi­tal y pu­do evi­tar un po­si­ble in­far­to de mio­car­dio, con po­si­bles se­cue­las, los car­dió­lo­gos ad­vier­ten que una fre­cuen­cia car­dia­ca ba­ja no es siem­pre in­di­ca­dor de nin­gu­na pa­to­lo­gía. “Que las pul­sa­cio­nes ba­jen a vein­ti­cin­co por mi­nu­to pue­de ser nor­mal, la fre­cuen­cia car­dia­ca no tie­ne na­da que ver con un in­far­to de mio­car­dio”, aña­de el doc­tor Bar­da­jí. “Con­tro­lar el rit­mo car­diac es un plus, pe­ro no es im­press­cin­di­ble ha­cer­lo. Si quie­res es­tar tran­qui­lo, rea­li­za una prue­ba de es­fuer­zo", apos­ti­lla.

PE­DRO CATENA

To­ni Cor­tés, de Pre­mià de Mar, se recupera tras ser ope­ra­do y diag­nos­ti­ca­do de un BAV com­ple­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.