Ni un día sin es­cri­bir un poe­ma

Ra­fael Ar­gu­llol es­cri­bió un diario en ver­so du­ran­te tres años, de enero del 2012 a enero del 2015

La Vanguardia - - CULTURA - JO­SEP MASSOT Bar­ce­lo­na

Du­ran­te tres años, Ra­fael Ar­gu­llol es­cri­bió un poe­ma diario. Des­de el pri­me­ro de enero del 2012 al pri­me­ro de enero del 2015. El re­sul­ta­do son los 1095 poe­mas de Poe­ma (Acan­ti­la­do) y en él –es­cri­be en su no­ta in­tro­duc­to­ria– “han que­da­do re­gis­tra­dos los pen­sa­mien­tos, sen­sa­cio­nes y re­cuer­dos do­mi­nan­tes en ca­da jor­na­da con res­pec­to a mi vi­da y a la vi­da que su­ce­día a mi al­re­de­dor, tan­to en lo con­cer­nien­te al pre­sen­te co­mo al pa­sa­do”. Es un Ar­gu­llol que re­nue­va, dán­do­le otra ex­pre­sión, su ex­pe­rien­cia con la es­cri­tu­ra de El ca­za­dor de ins­tan­tes (1990-1995), que de­fi­nía de la si­guien­te ma­ne­ra : “el ca­za­dor de ins­tan­tes es un apren­diz de la ima­gi­na­ción que as­pi­ra a con­ver­tir­se en maes­tro de la me­mo­ria.” Aho­ra ha am­plia­do los in­ters­ti­cios por los que se cue­la el cuer­po de lo vi­vi­do.

El pri­mer poe­ma mar­ca la pau­ta. En la noche que mar­ca el pa­so del 2011 al 2012, el au­tor des­cri­be una fies­ta de No­che­vie­ja en un bar­co fan­tas­má­ti­co, don­de se ce­le­bra “el amor, el bai­le, el vino y el beso”, mien­tras Ca­ron­te, el bar­que­ro de la muer­te. es­pe­ra. Fies­ta en la bal­sa de la Me­du­sa y un eco del día Re­yes en el que Ar­gu­llol es­tu­vo a pun­to de mo­rir en su in­fan­cia.

“El li­bro –di­ce Ar­gu­llol– es un ex­pe­ri­men­to ca­si fi­sio­ló­gi­co. Que­ría ver que sa­lía, si me pro­po­nía es­cri­bir poe­sía con cier­ta pro­fun­di­dad si­guien­do los rit­mos de ca­da día, abier­to a que el mun­do te pe­ne­tre, a las vi­bra­cio­nes del mun­do, a cuán­tas más­ca­ras dis­tin­tas re­cu­rri­mos”. Ar­gu­llol ha­bla de más­ca­ras co­mo ha­bla­ba Nietzs­che. Den­tro de uno mis­mo con­vi­ven los ecos de una po­li­fo­nía de vo­ces, y no siempre su voz es ar­mo­nio­sa, sin que ello quie­ra de­cir que se pierda la ca­pa­ci­dad de no men­tir­se.

El au­tor di­ce que no le gus­ta es­cri­bir dia­rios en los que que­de re­gris­ta­da “la co­ti­dia­ne­dad del ca­fé con le­che y croi­sant”. Él ha­ce pre­sen­te la me­mo­ria y di­ce “me exi­gí me­dian­te un tra­ba­jo as­cé­ti­co es­cri­bir un poe­ma a cual­quier ho­ra del día o de la noche, ocu­rrie­ra lo que ocu­rrie­ra, con to­tal des­nu­da­mien­to”.

Más que poe­sía, Ar­gu­llol ase­gu­ra que bus­ca lo pa­ra­poé­ti­co, una bús­que­da de la ex­pre­sión esen­cial –“lo que, por Dios, no quie­re de­cir so­lem­ni­dad”– y de la re­la­ción en­tre el mi­to y el sím­bo­lo. lo in­te­rior y el ex­te­rior. “Si ha­blo de la ba­ta­lla de Ale­po, me re­mon­to a Roma”. O si lee en el diario noticias so­bre la reunión del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial en Da­vos, re­cuer­da el sa­na­to­rio de la mon­ta­ña má­gi­ca de Tho­mas Mann en los Al­pes sui­zos y có­mo en lu­gar de con­ver­sa­cio­nes mag­né­ti­cas y amo­res re­fi­na­dos, acu­den ”los co­di­cio­sos de la Tie­rra pa­ra dar lec­cio­nes de fi­lan­tro­pía”. Pues pa­ra Ar­gu­llol, que nie­ga el rit­mo de las es­ta­cio­nes, “hay un tras­fon­do de lu­cha con­tra el tiempo li­neal, pa­ra mí, el tiempo es ci­cli­co, el eterno re­torno de las co­sas”.

Hay pa­rá­bo­las, afo­ris­mos, re­fle­xio­nes, evo­ca­cio­nes de lu­ga­res vi­si­ta­dos, opi­nio­nes, epi­gra­mas, ele­gías, re­fe­ren­cias a li­bros leí­dos, sue­ños, ci­tas, un do­lor de mue­las, alu­sio­nes a per­so­nas que tra­tó... A ve­ces mez­cla­dos. “En los tex­tos so­bre via­jes –di­ce– no es­toy aten­to a los ki­lo­me­tra­jes” y por eso en Tu­rín no evo­ca sus ca­lles de­li­nea­das por los Sa­bo­ya, sino el mo­men­to en que Nietsz­che per­dió la ra­zón. O ha­blan­do con un pi­lo­to de fór­mu­la 1, Ar­tu­ro Be­ne­det­ti, que, en un ce­na en Roma ha­cía pa­ra­le­lis­mo con la música y las ca­rre­ras de au­to: “De­bussy pa­ra arran­car, Cho­pin, pa­sa­dos los dos­cien­tos”.

Hay es­cri­tos so­bre ar­te y uso de los co­lo­res y sím­bo­los. Pa­ra él, el azul es vi­da y muer­te; el rojo, pa­sión, bús­que­da y an­he­lo; el ocre, in­cen­dio; el blan­co, ex­plo­ra­ción; el ver­de, na­ci­mien­to y el ne­gro, cos­mos, la su­ma de to­dos los co­lo­res”.

En­tre los mu­chos pen­sa­mien­tos, ade­más de la som­bra de la muer­te y del tiempo cí­cli­co, la­te la ne­ce­si­dad de reivin­di­car la opi­nión pro­pia, con­tra­ria a la opi­nión ge­ne­ral o ma­yo­ri­ta­ria, el dis­pa­ro ver­bal del fran­co­ti­ra­dor, una sen­sa­ción de que só­lo la belleza per­ma­ne­ce y tam­bién la cons­ta­ta­ción del im­pe­rio de la me­dio­cri­tas que im­pi­de el vue­lo del águi­la o cor­ta las pier­nas del que so­bre­sa­le pa­ra igua­lar­lo en es­ta­tu­ra. Pe­ro so­bre to­do, en el cam­po de lo pro­po­si­ti­vo, Ar­gu­llol de­fien­de con pa­sión la pa­la­bra. “Mu­chos jó­ve­nes no en­tien­den la ex­pre­sión ‘dar la pa­la­bra’, no en­cuen­tran su sig­ni­fi­ca­do. La pa­la­bra se ha va­cia­do de con­te­ni­do”. El au­tor ha in­sis­ti­do en sus úl­ti­mos tiem­pos en de­nun­ciar la de­mo­li­ción de los víncu­los en­tre la ver­dad y la pa­la­bra y lo ha­ce recordando el tes­ta­men­to del mun­do de ayer que aban­do­nó Ste­fan Zweig en Pe­tró­po­lis, una ci­vi­li­za­ción que se des­plo­ma­ba co­mo un edi­fi­cio en rui­nas. “No he­mos que­ri­do re­cu­pe­rar la ver­dad in­ter­na de la pa­la­bra. En po­lí­ti­ca ha de­ja­do de exis­tir en nom­bre de otras prio­ri­da­des de ti­po eco­nó­mi­co”.

¿Poe­ma es poe­sía? La lec­tu­ra de mu­chos de los tex­tos pue­den leer­se igual dis­pues­tos en la pá­gi­na co­mo pá­rra­fos de pro­sa que des­ple­ga­dos en for­ma de ver­so. En otros cui­da más los acen­tos del rit­mo o los si­len­cios del es­pa­cio en blan­co. Lo in­tere­san­te, pa­ra Ra­fael Ar­gu­llol, era la ex­plo­ra­ción.

EX­PLO­RA­CIÓN “El li­bro es un ex­pe­ri­men­to, es­cri­bir si­guien­do los rit­mos de ca­da día” PÉR­DI­DA DE LA PA­LA­BRA “Mu­chos jó­ve­nes no en­tien­den la ex­pre­sión ‘dar la pa­la­bra’”

ANA JI­MÉ­NEZ

Ra­fel Ar­gu­llol, au­tor de Poe­ma (Acan­ti­la­do)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.