Dos mu­je­res an­te el es­pe­jo

Ma­ri­na Sau­ra y Lu­cía Lijt­maer re­fle­xio­nan so­bre la trans­for­ma­ción del uni­ver­so fe­me­nino

La Vanguardia - - CULTURA - NÚRIA ESCUR

La con­di­ción de mu­jer es in­trans­fe­ri­ble. Na­die la vi­ve, ar­gu­men­ta, de­nos­ta o dis­fru­ta del mis­mo mo­do. Y en ese te­rreno res­ba­la­di­zo es en el que se mue­ven dos li­bros de re­cien­te pu­bli­ca­ción que re­fle­xio­nan so­bre la exis­ten­cia en fe­me­nino: Sin per­mi­so, de Ma­ri­na Sau­ra (El­ba) y Yo tam­bién soy una chi­ca lis­ta de Lu­cía Lijt­maer (Des­tino). La primera, ac­triz y es­cri­to­ra ma­dri­le­ña, aca­ba de cru­zar la fron­te­ra de los se­sen­ta; la se­gun­da, ar­gen­ti­na de na­ci­mien­to y bar­ce­lo­ne­sa de adop­ción, la de los cua­ren­ta.

Y a pe­sar de los vein­te años que las se­pa­ran y de prac­ti­car dos re­gis­tros li­te­ra­rios muy dis­tin­tos (la in­tros­pec­ción y la iro­nía), un po­so co­mún une sus idea­rios: el tra­yec­to –y su inevi­ta­ble mo­chi­la de obs­tácu­los– re­co­rri­do en­tre que to­ma­ron cons­cien­cia de su con­di­ción de mu­je­res has­ta lle­gar a ser –o ca­si– la mu­jer que que­rían..

Ma­ri­na Sau­ra (Ma­drid, 1957) es la hi­ja ma­yor del pin­tor An­to­nio Sau­ra (1930-1998) y Gun­hild Ma­de­lei­ne Au­got (1929), tra­duc­to­ra de sue­co y fran­cés y so­bri­na del ci­neas­ta Car­los Sau­ra. Es­tu­dió en Es­pa­ña, Fran­cia y Sui­za y en The Dra­ma Cen­tre of Lon­don (en­tre 1976 y 1979). En Es­pa­ña tra­ba­jó en obras de tea­tro, ci­ne y te­le­vi­sión has­ta la muer­te de su pa­dre en 1998, cuan­do se es­ta­ble­ció en Sui­za y creó la fun­da­ción Ar­chi­vos An­to­nio Sau­ra en Gi­ne­bra.

Su li­bro es un mo­sai­co de pre­gun­tas en­ca­de­na­das con maes­tría. Pre­gun­tas con el úni­co ob­je­ti­vo de sa­ber quien es. Des­con­cer­tan­te e in­te­li­gen­te, no ofre­ce ni una so­la res­pues­ta.

“¿Qué mu­jer soy?” se in­te­rro­ga al­guien que adi­vi­na­mos cul­ta, me­tó­di­ca, aca­dé­mi­ca­men­te pre­pa­ra­da, eli­tis­ta y snob, pe­ro tam­bién con­tra­dic­to­ria, du­bi­ta­ti­va, an­cla­da en la ima­gen de una ni­ña que se sin­tió aban­do­na­da.

“¿Soy la mu­jer que sue­ña que se des­en­ros­ca la ca­be­za y la co­lo­ca con de­li­ca­de­za so­bre la me­si­lla de noche, so­bre un ta­pe­ti­to de en­ca­je de bo­li­llos, pa­ra po­der, al fin, des­can­sar?”

No es­con­de Ma­ri­na Sau­ra las som­bras y el do­lor que le re­por­tó du­ran­te años ser hi­ja de quien es. “¿Soy la que es­cu­cha por la ra­dio el nom­bre del pa­dre, el re­su­men de su bio­gra­fía y unos cuan­tos tes­ti­mo­nios de ho­me­na­je reuni­dos con ur­gen­cia y se pre­gun­ta dón­de, en qué agu­je­ro, en qué grie­ta de la ne­cro­ló­gi­ca en­ca­ja ella, la hi­ja pri­mo­gé­ni­ta, la so­bre­vi­vien­te, la que tam­bién es hi­ja de una ma­dre ol­vi­da­da, bo­rra­da, re­pu­dia­da?”. Y la úl­ti­ma pre­gun­ta, la más in­quie­tan- te: “¿Soy al­guien que co­noz­co?”.

La pro­pues­ta de Lijt­maer es más li­ge­ra pe­ro no me­nos re­cu­rren­te. Só­lo que uti­li­za tes­ti­mo­nios en lu­gar de pre­gun­tas. El su­yo es un ma­nual en cla­ve de hu­mor pa­ra des­mon­tar pre­jui­cios so­bre el fe­mi­nis­mo. Cier­ta­men­te, por el tex­to des­fi­lan es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro y no que­da nin­guno en pie. “La si­tua­ción es tan pa­ró­di­ca que exi­ge ser ex­pli­ca­da: co­mo na­die quiere ver a una mu­jer ma­yor de cua­ren­ta años en pan­ta­lla, se con­tra­ta a una trein­ta­ñe­ra pa­ra si­mu­lar un cir­co irreal y a to­das lu­ces ri­si­ble”.

Lijt­maer Pask­van, siem­pre hi­la­ran­te y a ries­go de caer en lu­ga­res co­mu­nes, bus­ca una al­ter­na­ti­va ho­nes­ta a un sis­te­ma di­se­ña­do pa­ra que las mu­je­res sean aque­llo que los de­más es­pe­ran de ellas. Se ríe in­clu­so de las pri­me­ras de­ci­sio­nes de in­de­pen­den­cia: “Cuan­do te tras­la­das a vi­vir so­la por primera vez, te com­pras un so­fá e in­ten­tas di­si­mu­lar que no es un so­fá por­que no quiere ser bur­gue­sa. Pe­ro es un so­fá. Quie­res un so­fá. Acep­té­mos­lo cuan­to an­tes”.

Cuen­ta la au­to­ra que, sea el me­dio que sea, siem­pre se formula la mis­ma pre­gun­ta a un ti­po de mu­je­res de con­tras­ta­da sol­ven­cia: “¿Tu te de­cla­ras fe­mi­nis­ta?”. Y en­ton­ces X en­tor­na los ojos, agi­ta el fle­qui­llo y con­tes­ta con ra­pi­dez: “¡No, no! Yo es­toy a favor de la igual­dad, no soy fe­mi­nis­ta”. Y así trans­cu­rren los días has­ta que lle­ga lo que ella de­no­mi­na el GC o “gol­pe en la ca­be­za”, es de­cir, el mo­men­to epi­fá­ni­co en que una de­ci­de que por ahí no pa­sa. La ba­ja­da a la reali­dad que, en el ca­so de Lijt­maer sur­gió el día en que un su­je­to la hi­zo ca­llar en una reunión de trabajo “pa­ra dar­le pa­so a uno que de­cía lo mis­mo que yo”. “Aún así, cuan­do em­pe­cé a que­jar­me, no con­si­de­ra­ba que fue­ra fe­mi­nis­ta aún”, con­fie­sa.

Un ma­ni­fies­to pa­ra chicas lis­tas. Sau­ra y Lijt­maer se mi­ran al es­pe­jo y con ellas otras ge­ne­ra­cio­nes de mu­je­res.

El li­bro de Sau­ra es un mo­sai­co de pre­gun­tas en­ca­de­na­das con maes­tría, con el úni­co ob­je­ti­vo de sa­ber quien es. No ofre­ce ni una so­la res­pues­ta. Lijt­maer uti­li­za tes­ti­mo­nios en lu­gar de pre­gun­tas. El su­yo es un ma­nual en cla­ve de hu­mor pa­ra des­mon­tar pre­jui­cios so­bre el fe­mi­nis­mo

TOUSSAINT

La ac­triz y es­cri­to­ra ma­dri­le­ña Ma­ri­na Sau­ra

KIM MAN­RE­SA

La es­cri­to­ra de ori­gen ar­gen­tino Lu­cía Lijt­maer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.