El FMI y To­le­do

La Vanguardia - - ECONOMÍA - Jo­sep Oli­ver Alon­so

Cuan­do el agua sue­na… Y lo que sue­na es que la hu­cha de la Se­gu­ri­dad So­cial es­tá a pun­to de ago­tar­se. En­ton­ces sur­ge la cues­tión: ¿son de­ma­sia­do ge­ne­ro­sas nues­tras pen­sio­nes? El Go­bierno res­pon­de con los he­chos: sí. Y, por ello, pro­me­te un au­men­to anual de 0,25%, que es lo mis­mo que re­du­cir­las. El FMI aca­ba de res­pal­dar es­ta po­lí­ti­ca, y lo mis­mo ha he­cho la Au­to­ri­dad In­de­pen­dien­te de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal. Pe­ro, da­da la ten­den­cia cai­ni­ta del país a ti­rar­se los tras­tos a la ca­be­za, no de­be sor­pren­der que la opo­si­ción pro­me­ta lo con­tra­rio. Da­da la fal­ta de con­sen­so, el pac­to de To­le­do se ha da­do unas va­ca­cio­nes.

Pe­ro en es­te crí­ti­co asun­to, ha­ría­mos bien en po­ner las car­tas en­ci­ma de la me­sa, no ju­gar con la po­bla­ción y ex­pli­car sin am­ba­ges dón­de es­ta­mos y qué nos es­pe­ra. ¿Y dón­de nos en­con­tra­mos? Pues en una de­li­ca­da si­tua­ción en la que, pe­se a la prác­ti­ca con­ge­la­ción de pen­sio­nes y el au­men­to del em­pleo, con­ti­núa un dé­fi­cit en­tre in­gre­sos por co­ti­za­cio­nes y gas­tos cer­cano a los 20.000 mi­llo­nes/año. Aña­dan a ello que las de viu­de­dad, no vin­cu­la­das a co­ti­za­ción pre­via, su­man una ci­fra pa­re­ci­da y ten­drán, en el cor­to pla­zo, una apa­ren­te so­lu­ción: apar­tar­las de la ca­ja de pen­sio­nes y fi­nan­ciar­las di­rec­ta­men­te con im­pues­tos, aun­que ello im­pli­que des­ves­tir un san­to pa­ra ves­tir otro. Pe­ro, al me­nos, se­ría el con­jun­to de la ciu­da­da­nía, y no sólo los co­ti­zan­tes, la que tu­vie­ra la obli­ga­ción de man­te­ner el ni­vel de vi­da de nues­tras viu­das.

Pe­ro in­clu­so ese cam­bio no se­ría más que una so­lu­ción tran­si­to­ria. En los pró­xi­mos años co­mien­zan los ver­da­de­ros pro­ble­mas: el ini­cio de la ju­bi­la­ción de la más nu­me­ro­sa ge­ne­ra­ción de la his­to­ria del país (a ra­zón de más de 700.000 na­ci­mien­tos/año en­tre 1955 y 1975/80). Por­que, ¡ay!, los que ten­gan que fi­nan­ciar sus pen­sio­nes se­rán los hi­jos de la caí­da de la na­ta­li­dad: una cohor­te de sólo 450.000/año. Ade­más, des­de un pun­to de vis­ta agre­ga­do, tam­po­co re­suel­ve nues­tros pro­ble­mas la sus­ti­tu­ción de pen­sio­nes pú­bli­cas por pri­va­das, aun­que in­di­vi­dual­men­te ten­ga sen­ti­do el fo­men­to de es­tas: sea cual sea su ori­gen, no son más que trans­fe­ren­cias de ren­ta de hoy al fu­tu­ro.

¿Exis­te salida? La hay, pe­ro no es má­gi­ca. En el me­dio y lar­go pla­zo, los po­de­res pú­bli­cos de­be­rían fo­men­tar au­men­tos de pro­duc­ti­vi­dad, ayu­das a la na­ta­li­dad, alar­ga­mien­to de la vi­da la­bo­ral, es­tí­mu­lo de la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na, re­cua­li­fi­ca­ción de pa­ra­dos y re­cur­so a la in­mi­gra­ción. ¿Se­rán ca­pa­ces nues­tros go­ber­nan­tes de ges­tio­nar ta­ma­ña com­ple­ji­dad? Lo du­do. Han te­ni­do dé­ca­das pa­ra ha­cer­lo, y no veo por qué de­be­rían cam­biar aho­ra.

Si no au­men­ta­mos sen­si­ble­men­te la pro­duc­ti­vi­dad de los ocu­pa­dos y/o su nú­me­ro (sean re­si­den­tes o in­mi­gran­tes), no hay más ce­ra que la que ar­de: re­du­cir las pen­sio­nes de hoy y en­du­re­cer su ob­ten­ción pa­ra las de mañana. ¿In­jus­to pa­no­ra­ma? Se­gu­ro. Pe­ro un país que de­ci­dió no te­ner hi­jos y des­preo­cu­par­se de la pro­duc­ti­vi­dad de­ci­dió, qui­zás sin sa­ber­lo, que se en­fren­ta­ría al di­le­ma que hoy nos afli­ge.

Una op­ción es apar­tar las pen­sio­nes de viu­de­dad y fi­nan­ciar­las di­rec­ta­men­te con im­pues­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.