La da­ma de l’Es­ca­la

MAG­DA­LE­NA SUREDA (1924-2017) Pro­pie­ta­ria de An­xo­ves de l’Es­ca­la

La Vanguardia - - OBITUARIOS - BÀR­BA­RA JUL­BE

Mag­da­le­na Sureda, fa­lle­ci­da a los 93 años, di­ri­gió du­ran­te más de cua­ren­ta An­xo­ves de l’Es­ca­la, la tra­di­cio­nal em­pre­sa con­ser­ve­ra del Em­por­dà. Mu­jer te­naz, afa­ble, com­pro­me­ti­da con el tra­ba­jo y una cla­ra de­ter­mi­na­ción pa­ra con­se­guir la ex­ce­len­cia del pro­duc­to, con­vir­tió la fir­ma en un re­fe­ren­te del sec­tor en Ca­ta­lun­ya.

Mag­da­le­na la ca­pi­ta­neó con éxi­to apos­tan­do por la ca­li­dad. De só­li­das con­vic­cio­nes, el res­pe­to y la pro­xi­mi­dad con sus em­plea­dos es­ta­ban siem­pre pre­sen­tes, va­lo­res que aún hoy re­cuer­dan las di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes que pa­sa­ron por la fá­bri­ca, que ac­tual­men­te ocu­pa a 40 tra­ba­ja­do­res, tal co­mo ex­pli­ca el ge­ren­te, En­ric Fan­lo: “Trans­mi­tía una for­ma de vi­vir la em­pre­sa. Va­lo­ra­ba a los em­plea­dos, los res­pe­ta­ba”.

El ori­gen de la fir­ma se re­mon­ta a 1939. Fun­da­da por su pa­dre, Car­les Sureda, el ne­go­cio dio un gi­ro cuan­do su es­po­sa, Ma­ria Pascual, de­ci­dió sa­car a la ca­lle, don­de pa­sa­ba las tar­des co­sien­do, una mues­tra del ex­ce­den­te de pes­ca­do con­ser­va­do en sa­la­zón. El éxi­to de ven­tas y la vi­sión de su hi­ja, Mag­da­le­na, lle­va­ron a la fa­mi­lia Sureda a aban­do­nar pau­la­ti­na­men­te la ven­ta de pes­ca­do fres­co y cen­trar­se en la sa­la­zón.

En los se­ten­ta, tras in­ter­pre­tar los nue­vos mo­de­los de con­su­mo, Mag­da, co­mo era co­no­ci­da por to­dos, jun­to a su ma­ri­do, Lluís Ma­llart, re­vo­lu­cio­nó la in­dus­tria con la in­tro­duc­ción de los fi­le­tes de an­choa en acei­te de oli­va. Has­ta en­ton­ces es­te pro­duc­to, que ac­tual­men­te re­pre­sen­ta el 80% de las ven­tas de la em­pre­sa, era des­co­no­ci­do en Ca­ta­lun­ya.

Em­pe­za­ron con un pe­que­ño obra­dor cer­ca de la pla­ya de l’Es­ca­la y ellos vi­vían en el pi­so de arri­ba. En po­co tiem­po con­si­guie­ron un liderazgo sec­to­rial que aún hoy se con­ser­va. “El mar, el pes­ca­do, las an­choas, el puer­to, las bar­cas de pes­ca­do... To­do es­ta­ba allí y era com­ple­men­ta­rio”, re­me­mo­ra el hi­jo de Mag­da, Jo­nas Ma­llart.

La em­pre­sa cre­ció, pe­ro siem­pre con­ser­vó el ca­rác­ter fa­mi­liar. Por el ne­go­cio han pa­sa­do tres ge­ne­ra­cio­nes de em­plea­dos. Sus­si Ba­lles­ta, una de las tra­ba­ja­do­ras, vi­vía ade­más en la mis­ma ca­lle que Mag­da­le­na, de quien re­cuer­da su gran per­so­na­li­dad. “Era muy lu­cha­do­ra, tra­ba­ja­do­ra, y cuan­do se tenía que ce­le­brar un cum­plea­ños, por ejem­plo, pa­rá­ba­mos y lo ce­le­brá­ba­mos”, ex­po­ne Sus­si. La her­ma­na de Sus­si y su so­bri­na tra­ba­jan tam­bién en An­xo­ves de l’Es­ca­la y su ma­dre es­tu­vo em­plea­da allí trein­ta años.

Pa­ra Mag­da­le­na, su vi­da era su em­pre­sa. Lo co­rro­bo­ra Fan­lo, que fue el res­pon­sa­ble de co­ger las rien­das cuan­do la fa­mi­lia de­ci­dió dar un sal­to ade­lan­te pa­ra pro­fe­sio­na­li­zar la ges­tión.

Du­ran­te quin­ce años es­tu­vo pre­sen­te ca­da día en la fá­bri­ca pa­ra ver que las co­sas se­guían “ha­cién­do­se bien”, aña­de Fan­lo. Unas vi­si­tas que fue­ron muy bien re­ci­bi­das por par­te de to­dos por­que su pre­sen­cia sig­ni­fi­có una for­ma de “per­sis­tir en el es­fuer­zo” y so­bre to­do de “no ba­jar la guar­dia” en la ca­li­dad, pre­ci­sa el ge­ren­te.

Na­da le ate­mo­ri­za­ba y se­guía con fir­me­za sus pro­pó­si­tos. Era avan­za­da a su épo­ca. De he­cho, fue la pri­me­ra mu­jer en ob­te­ner el car­né de con­du­cir en l’Es­ca­la. Por to­do ello, la fir­ma, que es­tá pre­sen­te en más de vein­te paí­ses, ha per­di­do la que es su alma máter por­que Mag­da­le­na y An­xo­ves de l’Es­ca­la se ha con­ver­ti­do en un bi­no­mio in­di­so­cia­ble. Su nom­bre fi­gu­ra en la eti­que­ta de sus pro­duc­tos, pe­ro no se que­da­rá só­lo en las le­tras. Los va­lo­res que les ha en­se­ña­do Mag­da­le­na y su esen­cia se­gui­rán bien vi­vos en la fir­ma. “Man­ten­dre­mos sus va­lo­res pa­ra no ol­vi­dar”, ase­gu­ra el ge­ren­te.

BASILI GIRONÈS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.