Ex­pla­na­da sin con­tro­les

La po­li­cía aler­ta so­bre el re­zo de hoy, con­vo­ca­do por el muf­tí de Je­ru­sa­lén

La Vanguardia - - SUMARIO - OFER LASZEWICKI RUBIN Je­ru­sa­lén. Ser­vi­cio es­pe­cial

Los mu­sul­ma­nes re­gre­sa­rán hoy a re­zar a la ex­pla­na­da de las mez­qui­tas des­pués de que Is­rael ha­ya re­ti­ra­do las me­di­das de con­trol que ins­ta­ló en su ac­ce­so dos se­ma­nas atrás, po­nien­do fin a un con­flic­to que ame­na­za­ba con cal­dear a to­da la co­mu­ni­dad ára­be.

Tras dos se­ma­nas de ex­tre­ma ten­sión por la cri­sis desata­da en la ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas de Je­ru­sa­lén, el pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal Pa­les­ti­na (ANP), Mah­mud Abas, pi­dió ayer a los fie­les mu­sul­ma­nes que re­gre­sen a la mez­qui­ta de Al Aq­sa. El muf­tí de Je­ru­sa­lén –má­xi­ma au­to­ri­dad is­lá­mi­ca– de­cla­ró que “la si­tua­ción ha vuel­to a la nor­ma­li­dad, por lo que vol­ve­re­mos a re­zar”.

La de­ci­sión del li­de­raz­go po­lí­ti­co y re­li­gio­so pa­les­tino se apro­bó des­pués de que la po­li­cía is­rae­lí re­ti­ra­ra en la ma­dru­ga­da del miér­co­les to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad co­lo­ca­das en los ac­ce­sos del lu­gar sa­gra­do, in­clui­das las cá­ma­ras de ví­deo vi­gi­lan­cia, que fue­ron ins­ta­la­das en sus­ti­tu­ción de los po­lé­mi­cos de­tec­to­res de me­ta­les que desata­ron la ira pa­les­ti­na. No obs­tan­te, el je­fe de la po­li­cía en Je­ru­sa­lén, Yo­ram Ha­le­vi, aler­tó de que si du­ran­te el re­zo de hoy vier­nes “se pre­ten­de al­te­rar la paz, na­die de­be­ría sor­pren­der­se si hay más muer­tos o he­ri­dos”. Ayer por la tar­de cien­tos de fie­les se con­gre­ga­ron en la ex­pla­na­da y, tras un cor­to pe­rio­do de eu­fo­ria, se vi­vie­ron cho­ques es­po­rá­di­cos con las fuer­zas is­rae­líes, que se sal­da­ron con más de 50 pa­les­ti­nos he­ri­dos.

La es­pi­ral de ten­sión ha su­pues­to un cons­tan­te ti­ra y aflo­ja en­tre Je­ru­sa­lén, Ra­ma­la y Am­mán. Tras el aten­ta­do cometido el pa­sa­do 14 de ju­lio por dos ára­bes is­rae­líes en la ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas (o Mon­te del Tem­plo) en que ma­ta­ron a dos po­li­cías de ori­gen dru­so, el Eje­cu­ti­vo is­rae­lí to­mó la de­ci­sión de ce­rrar to­dos los ac­ce­sos al sa­gra­do lu­gar. Dos días des­pués, las fuer­zas de se­gu­ri­dad re­abrie­ron las puer­tas y co­lo­ca­ron de­tec­to­res de me­ta­les en los ac­ce­sos, un ac­to que fue con­si­de­ra­do por los pa­les­ti­nos co­mo una me­di­da is­rae­lí que pre­ten­día vio­lar el de­li­ca­do sta­tu quo que pre­va­le­ce en la ex­pla­na­da. In­clu­so al­tos man­dos del ejér­ci­to is­rae­lí y de los ser­vi­cios se­cre­tos des­acon­se­ja­ron su ins­ta­la­ción.

Co­mo res­pues­ta, los pa­les­ti­nos de­cla­ra­ron el vier­nes pa­sa­do un “día de la ira”, en que mi­les de per­so­nas aba­rro­ta­ron las ca­lles con­ti­guas de la ciu­dad vie­ja de Je­ru­sa­lén y va­rios pun­tos de Cis­jor­da­nia, don­de pro­ta­go­ni­za­ron vio­len­tos en­fren­ta­mien­tos con las tro­pas is­rae­líes. Las ba­ta­llas cam­pa­les, que re­cor­da­ron por mo­men­tos las es­ce­nas vi­vi­das en la se­gun­da in­ti­fa­da del año 2000, cul­mi­na­ron con la muer­te de cin­co pa­les­ti­nos. La misma no­che del vier­nes, un jo­ven pa­les­tino se in­fil­tró en el asen­ta­mien­to ju­dío de Ha­la­mish y ma­tó a pu­ña­la­das a tres miem­bros de una fa­mi­lia du­ran­te la ce­na del sab­bat.

El es­ta­lli­do de otra cri­sis en Am­mán, la ca­pi­tal de Jor­da­nia, fue la cla­ve pa­ra re­con­du­cir la si­tua­ción. El pa­sa­do do­min­go, un jo­ven jor­dano de ori­gen pa­les­tino apu­ña­ló por la es­pal­da a un guar­daes­pal­das de la de­le­ga­ción di­plo­má­ti­ca de Is­rael en Jor­da­nia, que res­pon­dió abrien­do fue­go y ma­tó al ata­can­te y a un cóm­pli­ce que le acom­pa­ña­ba. In­me­dia­ta­men­te, el Eje­cu­ti­vo is­rae­lí or­de­nó la re­ti­ra­da de los 30 fun­cio­na­rios de la em­ba­ja­da, pe­ro las fuer­zas de se­gu­ri­dad jor­da­nas blo­quea­ron el edi­fi­cio pa­ra evi­tar su hui­da. Tras un pe­rio­do de in­cer­ti­dum­bre, el primer mi­nis­tro is­rae­lí, Be­nia­min Ne­tan­yahu, y el rey jor­dano, Ab­da­lah, acor­da­ron la li­be­ra­ción de la le­ga­ción is­rae­lí a cam­bio de re­ti­rar los de­tec­to­res de me­ta­les co­lo­ca­dos a las en­tra­das de Al Aq­sa. El Waqf, or­ga­nis­mo is­lá­mi­co a car­go de la gestión ad­mi­nis­tra­ti­va de la ex­pla­na­da, de­pen­de de Am­mán, por lo que el reino ha­che­mí desem­pe­ña un pa­pel de­ci­si­vo en el ter­cer lu­gar más sa­gra­do pa­ra el is­lam.

Las concesione­s de Is­rael al Waqf pa­ra in­ten­tar cal­mar los áni­mos (Ha­mas y Al Fa­tah ha­bían con­vo­ca­do pa­ra hoy un nue­vo vier­nes de pro­tes­tas) le han cos­ta­do du­ras crí­ti­cas des­de to­dos los fren­tes a Ne­tan­yahu. Su so­cio de go­bierno y lí­der del par­ti­do ul­tra­na­cio­na­lis­ta Ca­sa Ju­día, Naf­ta­li Ben­net, con­si­de­ró que su­po­nen una “ren­di­ción an­te el te­rro­ris­mo y en­vían un men­sa­je de que po­de­mos ser cues­tio­na­dos”. In­clu­so Oren Ha­zan, par­la­men­ta­rio del Li­kud al que per­te­ne­ce el pre­mier, di­jo que Ne­tan­yahu “no se­rá per­do­na­do por ca­pi­tu­lar so­bre la fu­tu­ra se­gu­ri­dad de Is­rael”. Por su par­te, la iz­quier­da cri­ti­có des­de el primer mo­men­to la ins­ta­la­ción de los de­tec­to­res.

En la calle pa­les­ti­na, di­vi­di­da po­lí­ti­ca y geo­grá­fi­ca­men­te, la apa­ren­te re­so­lu­ción de la cri­sis de Al Aq­sa se in­ter­pre­ta co­mo una vic­to­ria que ha lo­gra­do uni­fi­car sec­to­res e im­pul­sar mar­chas ma­si­vas, que ha­cía mu­cho tiem­po que no se vi­vían en la eter­na­men­te dispu­tada Je­ru­sa­lén.

El ana­lis­ta is­rae­lí Avi Is­sa­cha­rof es­cri­bió ayer que “la so­be­ra­nía is­rae­lí en el Mon­te del Tem­plo tie­ne unos lí­mi­tes cla­ros, y lo más sen­sa­to es no cru­zar­los”.

AHMAD GHARABLI / AFP

Po­li­cías an­ti­dis­tur­bios is­rae­líes, ayer en la ex­pla­na­da de las Mez­qui­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.