“La voz de ni­ña es par­te de mí, no la quie­ro per­der”

Ju­lia Lezh­ne­va, so­prano, ac­túa en re­ci­tal el sá­ba­do en el Fes­ti­val de Per­la­da

La Vanguardia - - CULTURA - MARICEL CHAVARRÍA

FUEN­TE DE INS­PI­RA­CIÓN “De ni­ña no se en­se­ña­ba ba­rro­co en mi es­cue­la, lo apren­dí to­do del CD ‘Vi­val­di’ de Bar­to­li” EL RE­PER­TO­RIO LAICO “Pa­ra mí to­do se re­du­cía a ora­to­rios y can­ta­tas de Bach; me vol­ví lo­ca con Vi­val­di, no era re­li­gio­so” EL PRO­GRA­MA DEL RE­CI­TAL “En Pe­ra­la­da com­bi­na­ré al Ros­si­ni de sa­bo­res ita­lia­nos con el Schu­bert frá­gil”

Es pe­que­ña, de ojos cá­li­dos y en­tu­sias­tas, y de ges­tos hu­mil­des. Sin du­da es la an­ti­di­va de la es­ce­na lí­ri­ca y uno de los acon­te­ci­mien­tos del pa­no­ra­ma de la clá­si­ca de la úl­ti­ma dé­ca­da. Des­de que Ki­ri Te Ka­na­wa la in­vi­ta­ra a can­tar en la ga­la de los Clas­si­cal Brit Awards de 2010, los gran­des de la in­ter­pre­ta­ción del ba­rro­co la han que­ri­do cer­ca. Gio­van­ni An­to­ni­ni la eli­gió pa­ra gra­bar en 2013 en Bar­ce­lo­na aquel Alle­lu­lia de mo­te­tes en el que se es­for­zó tan­to que al fi­nal tu­vo que can­ce­lar su ac­tua­ción en el con­cier­to pos­te­rior en L’Au­di­to­ri. Es­ta tem­po­ra­da ha es­ta­do en el Li­ceu con Don Gio­van­ni y es­te sá­ba­do se la es­cu­cha­rá en re­ci­tal en Pe­ra­la­da. Con­ver­sa­mos por te­lé­fono con la vir­tuo­sa so­prano Ju­lia Lezh­ne­va (Is­la de Sa­ja­lín, Ru­sia, 1989).

El pú­bli­co bar­ce­lo­nés to­da­vía echa en fal­ta aquel con­cier­to con An­to­ni­ni e Il Giar­dino Ar­mo­ni­co. ‘Oooooh! Fí­je­se que las úni­cas dos ve­ces que he can­ce­la­do en mi vi­da ha si­do en Es­pa­ña. Pe­ro es que es­ta­ba de­ma­sia­do can­sa­da.

Si­gue us­ted fiel al re­per­to­rio ba­rro­co. ¿No le pi­ca­rá el gu­sa­ni­llo del ro­mán­ti­co? De mo­men­to mi voz es­tá có­mo­da en el ba­rro­co. Aún hay tiem­po. No me gus­ta de­cir que nun­ca po­dré ha­cer Puc­ci­ni o Ver­di, pe­ro es­tá de­ma­sia­do ale­ja­do de mi voz. Aun­que to­do es po­si­ble, he apren­di­do tan­to... Des­de ha­ce cin­co años he te­ni­do ex­pe­rien­cias en gran­des ca­sas de ópe­ra –fui Zer­li­na en el Co­vent Gar­den y aho­ra en el Li­ceu– y cuan­do tra­ba­jas con gran­des pro­duc­cio­nes ope­rís­ti­cas al­go cam­bia. La ver­dad es que lo ne­ce­si­ta­ba, es un mundo tan di­fe­ren­te al mío de re­ci­ta­les y con­cier­tos con pe­que­ños gru­pos de ba­rro­co, co­mo Il Giar­dino Ar­mo­ni­co o Ar­mo­nia Ate­nea. Y ade­más tie­nes una pers­pec­ti­va muy dis­tin­ta cuan­do can­tas de­trás de la or­ques­ta y jun­to a co­le­gas que tie­nen unas vo­ces enor­mes, ¡y que son gran­des...! Es­toy se­gu­ra de que mi voz cam­bia­rá, ser ha­rá más ri­ca y pe­sa­da; so­lo es­pe­ro que no de­ma­sia­do pa­ra que no me im­pi­da can­tar lo que aho­ra can­to. Que­rría po­der se­guir ha­cien­do es­te Hän­del que re­quie­re una voz de ni­ña, es par­te de mi vi­da.

Ha sa­ca­do su ter­cer dis­co en so­li­ta­rio, con arias de ópe­ra del com­po­si­tor ale­mán Carl He in­ri ch Graun. Pa­re­ce que si­gue los pa­sos de su ad­mi­ra­da Ce­ci­lia Bar­to­li también al apos­tar por re­per­to­rio es­ca­sa­men­te mains­tream. Bar­to­li si­gue sien­do pa­ra mí esa cantante, ar­tis­ta y mú­si­ca úni­ca. Me lle­na el co­ra­zón. Cuan­do era jo­ven, con só­lo 11 años, mis maes­tros me ha­bían cen­tra­do en Bach. Y des­cu­brí el CD Vi­val­di de Ce­ci­lia Bar­to­li. ¡Ahhh! Allí vi que con la voz se pue­de ha­cer un ba­rro­co in­creí­ble. Has­ta en­ton­ces to­do se re­du­cía pa­ra mí a ora­to­rios, pa­sio­nes y can­ta­tas. Vi­val­di era una experiencia nueva, ape­nas era re­li­gio­so, ¡me vol­ví lo­ca! Y de­ci­dí ir en es­ta di­rec­ción. Na­da ha cam­bia­do des­de en­ton­ces.

¿Pe­ro si­gue queriendo imi­tar­la? ¿In­clu­so en una ca­rre­ra a ba­se de pro­yec­tos muy per­so­na­les? Cuan­do con 18 años fui a Car­diff a pro­se­guir con mis es­tu­dios hi­ce de al­gún mo­do un cam­bio. Es­ta­ba so­la, fue­ra de mi país, y mi profesor, Den­nis O’Neill, que es un gran maestro al que ten­go pen­sa­do vol­ver, me ani­mó a en­con­trar mi pro­pia voz. Sa­bía que yo era una gran fan de Bar­to­li, pe­ro vio que te­nía una voz dis­tin­ta y me hi­zo dar­me cuen­ta de mi pro­pio ca­mino. Yo ha­bía apren­di­do tan­to del CD Vi­val­di, es­ti­lís­ti­ca­men­te, mu­si­cal­men­te... no es ra­ro que la imi­ta­ra tan­to, pa­ra mí era la úni­ca en aquel re­per­to­rio. Ni si­quie­ra po­día en­con­trar las par­ti­tu­ras, lo apren­día de oí­do. Ima­gí­ne­se: con 11 o 12 años no ha­bía en­se­ñan­za de ba­rro­co en mi es­cue­la, lo des­cu­brí por mí mis­ma y gra­cias a una maes­tra que via­ja­ba a Eu­ro­pa y traía es­ta mú­si­ca y que qui­so crear un en­sem­ble con ni­ños. Yo era so­lis­ta.

Es­to ya era en Mos­cú, por­que us­ted de­jó la is­la a los 7 años con sus pa­dres, que eran geo­fí­si­cos. Sí. Con lo in­tere­sa­da que jun­to a mi pro­fe­so­ra es­ta­ba yo por la co­lo­ra­tu­ra me de­can­té más por el ba­rro­co ita­liano que por la mú­si­ca ru­sa.

Y jus­to Bar­to­li sa­có ha­ce un par de años su CD St Pe­ters­burg con el ba­rro­co de la épo­ca de las za­ri­nas. Sí, fí­je­se en que aque­lla mú­si­ca es­ta­ba muy bien pre­ser­va­da y pro­te­gi­da en la bi­blio­te­ca, na­die la po­día to­car. Yo lo pe­dí y me di­je­ron que es­ta­ba prohi­bi­do. To­da una ge­ne­ra­ción de au­to­res ru­sos apren­dió de los ita­lia­nos que vi­nie­ron a tra­ba­jar pa­ra la za­ri­na Ca­ta­li­na, no era un ba­rro­co tan dis­tin­to, por eso me in­tere­sa­ba. Pe­ro fue Ce­ci­lia la que tu­vo ac­ce­so.

¿Y eso có­mo le sen­tó a us­ted?

Es­ta­ba alu­ci­na­da, fe­liz. Leí que ha­bía ido a ver a Ger­giev, que can­tó pa­ra él en un con­cier­to pri­va­do y ha­bla­ron. Co­mo él tie­ne tan­to po­der...

¿Cuán­do co­no­ció us­ted per­so­nal­men­te a su ído­la? En Zu­rich, don­de re­si­de. En mi épo­ca de es­tu­dios fui a pe­dir una mas­ter­class de su ma­dre. Es­cri­bí pre­gun­tan­do si era po­si­ble, y me con­tes­ta­ron que se­ría la mis­ma Ce­ci­lia la que me la die­ra, pues su ma­dre se de­di­ca­ba más a prin­ci­pian­tes.

¿Y qué apren­dió?

Era muy jo­ven y po­co ex­pre­si­va, así que me pi­dió que lo fue­ra más, que die­ra co­lor a las pre­cio­sas pa­la­bras, que ju­ga­ra con la si­tua­ción de los per­so­na­jes. Des­de lue­go se dis­fru­ta más. Me sen­tía tan fe­liz y es­tu­ve tan tí­mi­da al prin­ci­pio...

Ex­pli­que el pro­gra­ma que ha­rá en la igle­sia del Car­me de Pe­ra­la­da, con arias de Vi­val­di, Hän­del o Por­po­ra, y lie­der de Schu­bert y el es­pe­ra­do fi­nal de Ele­na en La

Don­na del La­go de Ros­si­ni. In­ten­to que sean emo­cio­nes y at­mós­fe­ras re­la­cio­na­das. Tal vez no sea lo me­jor com­pa­rar a Schu­bert con Ros­si­ni pe­ro pa­ra mí Ros­si­ni siem­pre ha si­do re­la­ja­do y lleno de sa­bo­res y so­ni­dos de Ita­lia, de hier­ba, de ár­bo­les, de dol­ce vi­ta. Y Schu­bert es to­tal­men­te frá­gil, abier­to, co­mo un ni­ño, sin­ce­ro en los poemas. Y al mis­mo tiem­po, sien­do tan pu­ro es fá­cil­men­te es­tro­pea­ble. Pue­des sen­tir su alma, ama­ble, frá­gil, y su mú­si­ca pro­fun­da y ex­tre­ma­da­men­te in­te­li­gen­te. Só­lo exis­te uno en­tre un mi­llón co­mo él.

AR­XIU DE TORRUELLA

La jo­ven so­prano ru­sa Ju­lia Lezh­ne­va cuen­ta có­mo fue en­con­tran­do su pro­pia voz des­pués de una in­fan­cia in­ten­ta­do imi­tar a Ce­ci­lia Bar­to­li

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.