Pe­ra­la­da, tem­plo de las vo­ces

El pú­bli­co go­za en el Em­por­dà de la vir­tuo­sa co­lo­ra­tu­ra de la so­prano ru­sa Ju­lia Lezh­ne­va en el ecua­dor de la se­ma­na lí­ri­ca del fes­ti­val; hoy, Gre­gory Kun­de

La Vanguardia - - CULTURA - Ma­ri­cel Cha­va­rría

Eso de em­bar­car­se en una se­ma­na de re­ci­ta­les lí­ri­cos en pleno ve­rano am­pur­da­nés es co­sa al al­can­ce de unos po­cos. Y léa­se ese po­cos en di­ver­sos sen­ti­dos. Por­que po­cos son los que tie­nen ca­bi­da en las ex­clu­si­vas ci­tas de la igle­sia del Car­me de Pe­ra­la­da, y po­cos son los fes­ti­va­les de ve­rano que se atre­ven a so­bre­vi­vir ape­lan­do a se­me­jan­tes de­li­ca­tes­sen mu­si­ca­les, co­mo la que re­ga­ló ayer la so­prano ru­sa Ju­lia Lezh­ne­va. Al fin y al ca­bo, tam­po­co es tan nu­me­ro­so –¿o sí?– el pú­bli­co que se mues­tra fiel a es­te ti­po de pro­pues­tas.

En Pe­ra­la­da sa­ben bien a quién se di­ri­gen. Y con­si­guen in­clu­so que par­te del pú­bli­co sea a ve­ces el mis­mo en no­ches con­se­cu­ti­vas. Es lo que en cier­ta me­di­da ha pa­sa­do es­ta se­ma­na lí­ri­ca que se ha

mar­ca­do el fes­ti­val a ba­se de gran­des vo­ces, una de­trás de otra. La ci­ta ha­bía co­men­za­do con Pretty Yen­de, si­guió con Ain­hoa Arte­ta –que ade­más re­ci­bía la me­da­lla del cer­ta­men–, y lle­ga­ba ano­che a su ecua­dor con Lezh­ne­va..., pa­ra cam­biar de gé­ne­ro es­ta no­che con el te­nor Gre­gory Kun­de –ojo– y cul­mi­nar ma­ña­na con la Ma­da­ma

But­terfly que se es­tá pre­pa­ran­do en el Au­di­to­ri del Parc. Ayer hu­bo en­sa­yo ge­ne­ral. Otro gran do­ble­te pa­ra quie­nes lo dis­fru­ta­ron.

Pe­ro vol­vien­do a lo su­ce­di­do ano­che... Lezh­ne­va apa­re­ció en el es­ce­na­rio de la igle­sia con esa mi­ra­da de chi­qui­lla ilu­sio­na­da y el sem­blan­te lu­nar que evo­ca la re­don­dez de su ca­ra. No era una ex­tra­ña pa­ra la au­dien­cia ca­ta­la­na: se la ha­bía vis­to es­te año en el Li­ceu, en el Don Gio­van­ni que lle­ga­ba de la Ro­yal Ope­ra Hou­se, y en el fes­ti­val de To­rroe­lla cuan­do te­nía po­co más de vein­te años (aho­ra cuen­ta 27). Y ha­bía in­clu­so es­ta­do a pun­to de ac­tuar en L’Au­di­to­ri cuan­do ha­ce un lus­tro gra­bó jun­to a Il Giar­dino Ar­mo­ni­co de Gio­van­ni An­to­ni­ni un dis­co de mo­te­tes, aun­que lo de gra­bar a ra­zón de un mo­te­te al día la de­jó ex­haus­ta.

El pú­bli­co se en­fren­ta­ba ayer, en la igle­sia del Car­me, a un de­rro­che de co­lo­ra­tu­ra en la voz de es­ta jo­ven ru­sa que des­de su in­fan­cia ha te­ni­do a Ce­ci­lia Bar­to­li co­mo fuen­te de ins­pi­ra­ción. De he­cho, fue la di­va ita­lia­na quien le des­cu­brió el ba­rro­co ita­liano con el dis­co Vi­va Vi­val­di! que gra­bó con Il Giar­dino Ar­mo­ni­co. Por lo que no es de ex­tra­ñar que An­to­ni­ni se fi­ja­ra en Lezh­ne­va. “Ju­lia es un ca­so ma­ra­vi­llo­so: sen­ci­lla­men­te abre la bo­ca...y can­ta”.

Esa na­tu­ra­li­dad, esa cua­li­dad in­trín­se­ca de Lezh­ne­va se ob­ser­va cla­ra­men­te en su per­for­man­ce, aun­que aca­so va en de­tri­men­to de la ex­pre­si­vi­dad en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos, pues en­fo­ca­da co­mo es­tá en su im­pre­sio­nan­te téc­ni­ca pue­de lle­gar a can­tar re­per­to­rios dis­tin­tos sin dar­les a ca­da uno el co­lor que se me­re­cen.

El con­cier­to co­men­zó na­da me­nos que con el “Agia­ta da due ven­ti” de Gri­sel­da, esa ópe­ra de Vi­val­di que en la era mo­der­na fue res­ca­ta­da por John Eliot Gar­di­ner. Lezh­ne­va no po­día es­tar más exul­tan­te vo­cal­men­te. Arran­ca­ba con un alar­de de co­lo­ra­tu­ra y agi­li­dad que mu­chas otras so­pra­nos se re­ser­van pa­ra el bis. Le si­guió un Hän­del, “Car­me­li­ta­rum, ut con­fir­met or­di­nem...O nos cul­cis”, del

Sae­viat te­llus in­ter ri­go­res, uno de esos mo­te­tes que la han ve­ni­do ha­cien­do fa­mo­sa. Y tras un pe­que­ño Bach en ma­nos de su pia­nis­ta que la acom­pa­ña, Mik­hail An­to­nen­ko –que es ade­más su pa­re­ja y re­pre­sen­tan­te–, so­nó ese In cae­lo ste­lle de Por­po­ra que le des­pier­ta a la so­prano una es­pe­cial pa­sión. Ha­brá otros por­po­ras, pe­ro es es­te el que pa­ra ella es­tá lleno de éx­ta­sis por amor a Dios “pe­ro tam­bién a la na­tu­ra­le­za: al fi­nal es a lo que es­tá lla­ma­do el ser hu­mano, a es­tar en ar­mo­nía con lo que te ro­dea”, ha de­cla­ra­do en al­gu­na oca­sión.

Con Mo­zart pu­so fin a la pri­me­ra par­te del con­cier­to... so­nó Exul­ta­te, ju­bi­la­te (“Tu vir­gi­num, co­ro­na... Alle­luia”), y tras una pau­sa en­tró en fae­na con el con­tras­te que real­men­te pro­po­nía el pro­gra­ma: Ros­si­ni ver­sus Schu­bert. Can­tó La re­ga­ta ve­ne­zia­na pa­ra lue­go su­mer­gir­se en el lied del com­po­si­tor ale­mán, co­men­zan­do por la pro­fun­da Nacht und Träu­me, no sin an­tes to­car An­to­nen­ko un Im­prom­tu que so­nó más a Schu­mann. ¿Por qué?

Una se pre­gun­ta­ba có­mo ha­ría Lezh­ne­va pa­ra re­sur­gir de esa in­fi­ni­ta y me­lan­có­li­ca ter­nu­ra schu­ber­tia­na y aca­bar con La don­na del

la­go de Ros­si­ni que es­ta­ba pre­vis­ta y que le ha si­do siem­pre tan agra­de­ci­da. Pe­ro no hu­bo gran­des cam­bios. La vir­tuo­sa can­tan­te ru­sa, na­ci­da en la le­ja­na is­la de Sa­ja­lín –de don­de aca­so pro­ce­den los án­ge­les–, si­guió ade­lan­te con los bi­ses, uno de su úl­ti­mo dis­co de Graun, y otro, un Raj­má­ni­nov.

Pa­só Lezh­ne­va, co­mo un án­gel, de la me­lan­có­li­ca ter­nu­ra de Schu­bert a ‘La don­na del la­go’ de Ros­si­ni...

JOR­DI RIBOT PUNTI / ICONNA

La so­prano Ju­lia Lezh­ne­va du­ran­te su ac­tua­ción de ano­che en la igle­sia del Car­me de Pe­ra­la­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.