Los ve­ra­nos del 7

La Vanguardia - - ECONOMÍA - Juan Tu­go­res Ques Ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía de la UB

En ju­lio de 1997 es­ta­lló la cri­sis fi­nan­cie­ra del Sud­es­te Asiá­ti­co, ini­cial­men­te en Tai­lan­dia pe­ro rá­pi­da­men­te ex­ten­di­da a In­do­ne­sia, Fi­li­pi­nas, Ma­la­sia o Co­rea del Sur, dan­do lugar a la me­diá­ti­cas com­pa­ra­cio­nes con un tsu­na­mi por la ve­lo­ci­dad y gra­ve­dad de sus efec­tos. En los pri­me­ros días de agos­to del 2007 tras­cen­die­ron los pro­ble­mas aso­cia­dos a las has­ta en­ton­ces des­co­no­ci­das hi­po­te­cas sub­pri­me, es­pe­cial­men­te a raíz de la sus­pen­sión de va­rios fon­dos que ha­bían in­ver­ti­do en ti­tu­li­za­cio­nes de esos pro­duc­tos. Aun­que en aquel mo­men­to qui­so trans­mi­tir­se el men­sa­je de que se tra­ta­ba de un pro­ble­ma pun­tual rá­pi­da­men­te afron­ta­do, el ge­nio de la cri­sis ha­bía sa­li­do de la bo­te­lla y el ven­da­val que es­ta­lló el año si­guien­te es­ta­ba ya en mar­cha.

Con es­tos pre­ce­den­tes, ¿po­de­mos es­tar tran­qui­los? No del to­do, co­mo han su­ge­ri­do en las últimas se­ma­nas la OCDE y el Ban­co de Pa­gos de Ba­si­lea, es­pe­cial­men­te si nos pre­gun­ta­mos en qué me­di­da he­mos apro­ve­cha­do –o no– las tre­men­das lec­cio­nes de las últimas dos dé­ca­das. Una de ellas es el pa­pel ne­fas­to de la com­pla­cen­cia. En 1997 los ana­lis­tas oc­ci­den­ta­les se lle­na­ron la bo­ca de cri­ti­car el co­rrup­to crony ca­pi­ta­lism de al­gu­nos paí­ses asiá­ti­cos, cul­pan­do a sus in­efi­cien­cias de las fra­gi­li­da­des que con­du­je­ron a su cri­sis, e in­si­nuan­do la im­po­si­bi­li­dad de que al­go si­mi­lar su­ce­die­se en las ma­du­ras ins­ti­tu­cio­nes de las eco­no­mías avan­za­das. Una dé­ca­da des­pués Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal se en­con­tra­ban en una si­tua­ción ver­gon­zo­sa­men­te si­mi­lar. Es­cu­char re­cien­te­men­te al­gu­nas en­greí­das for­mu­la­cio­nes acer­ca de có­mo se ha re­cu­pe­ra­do la nor­ma­li­dad fi­nan­cie­ra y que po­de­mos es­tar ya tran­qui­los es más un mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción que de so­sie­go.

Una se­gun­da lec­ción es el pa­pel de los ex­ce­sos fi­nan­cie­ros: fue­ron un fac­tor cau­sal, pro­pi­cia­do por las con­di­cio­nes e in­tere­ses del en­torno, tan­to en la cri­sis de 1997 co­mo en la de 2007-2008. Al jun­tar­se la co­di­cia con la in­fra­va­lo­ra­ción de los ries­gos se dis­pa­ran los cré­di­tos que unos con­ce­den y las deu­das en las que otros in­cu­rren, más allá de pa­rá­me­tros ra­zo­na­bles aso­cia­dos a la eco­no­mía real pro­duc­ti­va. Es muy cierto que cuan­do los ex­ce­sos es­ta­llan, co­mo ha­ce 20 y 10 años, la res­pues­ta con­sis­te en lle­var el pén­du­lo al ex­tre­mo opues­to, ce­rran­do el gri­fo del cré­di­to pa­ra jus­tos y pe­ca­do­res y obli­gan­do/in­du­cien­do a do­lo­ro­sos des­en­deu­da­mien­tos. Pe­ro, co­mo tras las re­sa­cas, tar­de o tem­prano (¿son diez años de­ma­sia­do tem­prano?) vuel­ven las ten­ta­cio­nes: ape­ti­to por el ries­go le lla­man al­gu­nos, aun­que los más sen­sa­tos pre­ci­san que, co­mo en otras épo­cas, la fi­nan­cia­ción de pro­yec­tos en la eco­no­mía pro­duc­ti­va vuel­ve a te­ner peor tra­to que otras ac­ti­vi­da­des –y ries­gos– más pa­re­ci­dos a los que con­du­je­ron a los even­tos de ha­ce 20 y 10 ve­ra­nos.

Tro­pe­zar tres ve­ces en la mis­ma pie­dra se­ría ex­ce­si­vo pa­ra la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, pe­ro hay in­di­ca­do­res que su­gie­ren que es­ta­mos dis­pues­tos a ba­tir ese ré­cord…

Tras las cri­sis fi­nan­cie­ras de 1997 y 2007, ¿po­de­mos es­tar tran­qui­los de que en es­te 2017 no se re­pi­tan?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.