“Me ofre­cie­ron 200 millones de pe­se­tas por de­nun­ciar al juez Gar­zón”

MANUEL FER­NÁN­DEZ PA­DÍN TES­TI­GO CLA­VE DE LA OPE­RA­CIÓN NÉCORA

La Vanguardia - - QUIÉN - AN­DRÉS GUE­RRA

Ma­no­lo ha­bla con una cal­ma pas­mo­sa pa­ra al­guien que es­tá ame­na­za­do de muerte. Su tes­ti­mo­nio fue cla­ve pa­ra des­man­te­lar la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que Si­to Mi­ñan­co, Lau­reano Ou­bi­ña y el clan de los Char­li­nes ha­bían te­ji­do so­bre va­rias lo­ca­li­da­des de las Rías pa­ra in­tro­du­cir co­caí­na y ha­chís en España. Hoy de­nun­cia que el Estado lo ha aban­do­na­do a su suer­te. Le pro­me­tie­ron una vi­da se­gu­ra y ase­gu­ra­da a cam­bio de po­ner­la en ries­go du­ran­te unos me­ses. In­clu­so, afir­ma que qui­sie­ron uti­li­zar­lo pa­ra des­truir a Bal­ta­sar Gar­zón a cam­bio de di­ne­ro. Ma­no­lo, que vi­ve en la som­bra des­de ha­ce ca­si trein­ta años, con­tó su historia en el li­bro De­jad­nos vi­vir. Tras el éxi­to de Nar­cos y con el ro­da­je en Ga­li­cia de Fa­ri­ña y Oes­te, una pro­duc­to­ra se ha in­tere­sa­do por su re­la­to.

¿Des­de cuán­do se sien­te aban­do­na­do por un Estado que pro­me­tió pro­te­ger­le? Me de­ja­ron to­tal­men­te en la ca­lle ha­ce sie­te años. Tan­to el fis­cal Javier Zaragoza co­mo el juez Bal­ta­sar Gar­zón hi­cie­ron múl­ti­ples pro­me­sas de que es­to ten­dría un buen final, tan­to pa­ra mí co­mo pa­ra Ri­car­do Por­ta­ba­les, el otro tes­ti­go. Du­ran­te es­tos vein­te años he­mos ha­bla­do mu­chas ve­ces de qué iba a pa­sar con nues­tro fu­tu­ro y siem­pre nos di­je­ron que no nos preo­cu­pá­se­mos, pues nos con­se­gui­rían un tra­ba­jo, qui­zá en el ex­tran­je­ro, o al­gún ti­po de so­lu­ción eco­nó­mi­ca ha­bría. En 2010 nos de­ja­ron en la ca­lle. En mi ca­so, con un tras­plan­te de hí­ga­do y psi­co­sis ma­nia­co-de­pre­si­va.

¿No les die­ron el em­pleo pro­me­ti­do o les re­ti­ra­ron un sa­la­rio?

Nos re­ti­ra­ron un suel­do que te­nía­mos, el mío era de 997 euros. Ni si­quie­ra re­don­dea­ron, me lla­mó mu­cho la aten­ción. Me pa­ga­ban en un so­bre en mano en la Co­mi­sa­ría Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, en la Dehe­sa de la Vi­lla de Ma­drid. De esa can­ti­dad res­ta­ban agua, gas y luz, así que pa­ra co­mer y ves­tir­me me que­da­ban al­re­de­dor de 700 euros. Nun­ca pu­di­mos tra­ba­jar, pues no nos es­ta­ba per­mi­ti­do dar nom­bre y ape­lli­dos en nin­gu­na par­te. Me han lle­ga­do a pa­rar en la ca­rre­te­ra en un control, pe­dir­me los da­tos y el es­col­ta de­cir­le al agen­te: “Es­te se­ñor no se iden­ti­fi­ca”.

¿Por qué de­ci­dió tes­ti­fi­car y po­ner en ries­go su vi­da?

Se es­ta­ban in­tro­du­cien­do gran­des can­ti­da­des de co­caí­na pro­ce­den­te de Su­da­mé­ri­ca y así lo di­je en un pro­gra­ma de Te­le­vi­sión de Ga­li­cia, con si­lue­ta os­cu­ra y voz dis­tor­sio­na­da. Me au­to­in­cul­pé y lue­go eso me fa­vo­re­ció an­te el tri­bu­nal, ló­gi­ca­men­te. Lo hice por­que no es­ta­ba de acuer­do con que se in­tro­du­je­se una sus­tan­cia que tan­to da­ño ha­bía cau­sa­do a mi al­re­de­dor y a mí mis­mo. Tu­ve re­mor­di­mien­tos de con­cien­cia. Los Char­li­nes su­pie­ron que aquel tes­ti­go era yo y me ten­die­ron una tram­pa du­ran­te una en­tre­ga. Me de­tu­vo la Guardia Civil, fui al ca­la­bo­zo y na­die de ellos me ayu­dó.

Us­ted de­cla­ra en oto­ño 1989 y en ju­nio de 1990 es­ta­lla la ope­ra­ción Nécora aun­que el jui­cio no co­men­za­ría has­ta 1993. ¿Dón­de se ocul­tó to­do ese tiem­po? La Guardia Civil cre­yó que no se­ría pru­den­te que me in­gre­sa­ran en la cár­cel de Pontevedra por­que se­gu­ra­men­te aca­ba­rían con­mi­go. Así se lo di­je­ron al juez. Es­tu­ve en la de Vi­lla­nu­bla (Va­lla­do­lid) unos tres me­ses, lue­go en Ca­ra­ban­chel otros tres y dos me­ses más en Toledo. Fi­nal­men­te, Bal­ta­sar Gar­zón de­ci­de ex­car­ce­lar­me pa­ra pro­te­ger­me por com­ple­to. Tras la cár­cel, he vi­vi­do do­ce años en cuar­te­les de la Po­li­cía Na­cio­nal: seis en Mo­ra­ta­laz –don­de tie­nen la se­de los an­ti­dis­tur­bios– y otros seis en la Dehe­sa de la Vi­lla. Des­de el ini­cio me pu­sie­ron es­col­ta y unas nor­mas de con­duc­ta, qué po­día ha­cer y có­mo de­bía ha­cer­lo: no po­día co­ger el me­tro ni el bus, cual­quier des­pla­za­mien­to de­bía ser en un vehícu­lo ofi­cial; aun­que fue­se a pa­sear al Re­ti­ro, no iba so­lo a nin­gu­na par­te. Con el suel­do que me da­ban tam­po­co po­día ir a mu­chos si­tios.

¿Có­mo fue su re­la­ción con Bal­ta­sar Gar­zón?

Du­ran­te la ins­truc­ción de la ope­ra­ción Nécora co­me­tió pre­va­ri­ca­ción. Es­tan­do en Ca­ra­ban­chel, me lla­mó a de­cla­rar dos ve­ces, am­bas sin abo­ga­do. En una de ellas hi­zo

“Tan­to el fis­cal Zaragoza co­mo el juez Gar­zón me de­ja­ron to­tal­men­te en la ca­lle ha­ce sie­te años”

Vi­vió 12 años en cuar­te­les de la po­li­cía y en su pue­blo tie­ne una pin­ta­da de­di­ca­da: “Pa­dín ca­brón”

en­trar al des­pa­cho a Por­ta­ba­les, lo sien­ta al la­do y em­pie­za a de­cir­me que ten­go que ha­blar de Lau­reano Ou­bi­ña, Si­to Mi­ñan­co y Ma­no­lo ‘el ca­ta­lán’ pa­ra re­for­zar la de­cla­ra­ción del pro­pio Por­ta­ba­les. Tam­bién me pre­sio­nó pa­ra im­pli­car a Ma­no­li­to Char­lín, pe­ro fue ami­go mío mu­chos años y no qui­se. Yo tes­ti­fi­qué con­tra su her­mano ma­yor, Melchor Char­lín, y su cu­ña­do, Jor­ge Ou­tón. Les ca­ye­ron a ca­da uno vein­te años. Ad­mi­ré a Gar­zón en su

tiem­po, pe­ro lue­go su­pe quién era: to­do lo que hi­zo fue por su in­te­rés. Lo de “juez es­tre­lla” le cae al pe­lo por más que él di­ga “es­tre­lla­do”. Si se es­tre­lló fue por ha­cer las co­sas mal. En el año 93 o 94, cuan­do co­men­zó a ins­truir el pro­ce­so de los GAL, el PSOE qui­so com­prar­me pa­ra que lo de­nun­cia­ra.

¿Có­mo di­ce?

Él iba a por Fe­li­pe Gon­zá­lez, así que del Mi­nis­te­rio del In­te­rior vi­nie­ron a bus­car­me unas per­so­nas pa­ra de­nun­ciar­lo y apar­tar­lo de la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra que no ins­tru­ye­se el ca­so GAL. Tras mi tes­ti­mo­nio en la ope­ra­ción Nécora, yo te­nía cre­di­bi­li­dad. Esos se­ño­res me ofre­cían 200 millones de pe­se­tas por de­nun­ciar a Gar­zón en un juz­ga­do. Ellos se en­car­ga­rían de que pros­pe­ra­se, se­gún me di­je­ron. Pe­ro en­ton­ces les ex­plo­ta­ron en la ca­ra las de­cla­ra­cio­nes au­to­in­cul­pa­to­rias de José Ame­do y Mi­chel Do­mín­guez por el GAL, a quie­nes te­nían apar­ta­dos y pro­te­gi­dos, ima­gino que a cam­bio de di­ne­ro. Los te­nían en si­len­cio y co­gie­ron mie­do de que con­mi­go les pa­sa­se igual, así que se echa­ron atrás. Las de­cla­ra­cio­nes de Ame­do y Do­mín­guez te­nían mu­cha fuer­za e ima­gino que pen­sa­ron que ya no po­drían apar­tar­lo de la Au­dien­cia Na­cio­nal.

¿No se atre­vió a de­nun­ciar el asun­to?

Tu­ve mie­do por­que sa­bía de­ma­sia­do, así que con mi abo­ga­do re­dac­ta­mos un ac­ta no­ta­rial di­cien­do que si nos pa­sa­ba al­go, ese ac­ta fue­se en­tre­ga­da al di­rec­tor de cier­to pe­rió­di­co pa­ra que lo pu­bli­ca­se. Afor­tu­na­da­men­te nun­ca ha ha­bi­do ne­ce­si­dad.

¿Cuán­do de­jó la vi­da en los cuar­te­les?

Me eché no­via, es­ta­bi­li­cé la re­la­ción y en­ton­ces me die­ron un pi­so, en 2002, en el ba­rrio de la Eli­pa. Des­pués me ca­sé y así has­ta 2010. Hoy vi­vo en otro lu­gar.

¿De qué vi­ve ac­tual­men­te tras ser­le re­ti­ra­do aquel pe­que­ño suel­do? Al prin­ci­pio te­nía al­go aho­rra­do de al­gu­na en­tre­vis­ta que di en te­le­vi­sión, muy po­co. Lue­go, en 2011, me apro­ba­ron una pen­sión no con­tri­bu­ti­va de 360 euros y una ren­ta mí­ni­ma fa­mi­liar de 400 por te­ner un hi­jo. Pa­gan­do 500 euros de pi­so y con mi es­po­sa tam­bién en pa­ro, no lle­ga pa­ra pa­gar los gas­tos, así que mi her­mano me en­vía 150 euros ca­da mes. Lle­vo sin sa­lir a to­mar una cer­ve­za no sé cuán­tos años. Y en fin, si se pre­sen­ta un gas­to ex­tra, a llo­rar­le a la fa­mi­lia.

Ima­gino que en Ma­drid na­die le co­no­ce, pe­ro ¿tie­ne mie­do cuan­do via­ja a Ga­li­cia? A ve­ces voy a ver a mi ma­dre, que es muy ma­yor, mi pa­dre ya fa­lle­ció. Aun­que voy de vi­si­ta y re­gre­so, allí sí ten­go mie­do. Ha­go unas ru­tas fi­jas, ca­lles con­cre­tas y lu­ga­res don­de me sien­to pro­te­gi­do, co­mo el bar de mi her­mano. Pe­ro no sal­go mu­cho, ca­si no me re­la­ciono por­que co­noz­co a po­ca gen­te ya. Tam­po­co voy a ba­res don­de sé que hay nar­cos.

¿Aún hay ba­res con­cre­tos fre­cuen­ta­dos por nar­cos en la zo­na?

Cla­ro, hay an­ti­guos y nue­vos, mu­chos de ellos aún no pa­sa­ron por pri­sión. Y sé que no soy bien re­ci­bi­do. Al­gu­nas se bo­rra­ron pe­ro to­da­vía que­dan pin­ta­das; en la en­tra­da del pue­blo hay una que di­ce “Pa­dín ca­brón” des­de ha­ce 30 años. Es­toy mar­ca­do.

Au­toin­cul­par­se con­tra el nar­co­trá­fi­co en Ga­li­cia no es fá­cil. Fer­nán­dez Padín cuen­ta su pro­ce­so ju­di­cial, su re­lac­ción con Gar­zón y con su an­ti­gua vi­da

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.