La Vanguardia

Cleo­pa­tra, la na­riz que cam­bió el mun­do

12/VIII/30 A.C. Cleo­pa­tra se sui­ci­dó pa­ra evi­tar la hu­mi­lla­ción de ser pri­sio­ne­ra. La úl­ti­ma so­be­ra­na del an­ti­guo Egip­to se­du­jo a Ju­lio Cé­sar y Mar­co Antonio, unos amo­res no exen­tos de cálcu­lo geo­po­lí­ti­co

- EU­SE­BIO VAL Ro­ma. Correspons­al

El ma­te­má­ti­co y fi­ló­so­fo fran­cés Blai­se Pas­cal es­cri­bió, en el siglo XVII, que “si la na­riz de Cleo­pa­tra hu­bie­ra si­do más cor­ta, la en­te­ra faz de la tie­rra ha­bría cam­bia­do”. Qui­so de­cir, sin du­da exa­ge­ran­do, que la úl­ti­ma rei­na del an­ti­guo Egip­to y de la di­nas­tía to­le­mai­ca tu­vo una gran in­fluen­cia histórica de­bi­do a su fuer­te per­so­na­li­dad, en par­te por la pro­mi­nen­cia de su ór­gano ol­fa­ti­vo. Ju­lio Cé­sar y Mar­co Antonio no pu­die­ron re­sis­tir­se a su atrac­ti­vo.

Cleo­pa­tra se ha man­te­ni­do has­ta hoy co­mo una fi­gu­ra fas­ci­nan­te, un mi­to, no só­lo por las des­crip­cio­nes de Plu­tar­co sino por ser­vir de ins­pi­ra­ción pa­ra obras li­te­ra­rias de di­ver­sos au­to­res, des­de Wi­lliam Sha­kes­pea­re a Geor­ge Ber­nard Shaw, pa­ra pin­tu­ras, ópe­ras y pe­lí­cu­las inol­vi­da­bles, co­mo la que pro­ta­go­ni­za­ron Eli­sa­beth Tay­lor y Ri­chard Bur­ton en 1963.

Si bien es­tá con­si­de­ra­da un pa­ra­dig­ma de la mu­jer se­duc­to­ra, no pa­re­ce que Cleo­pa­tra ate­so­ra­ra una be­lle­za ex­tra­or­di­na­ria se­gún los cá­no­nes es­té­ti­cos con­ven­cio­na­les, aun­que sí la de­fi­nen co­mo muy sen­sual. Su me­jor ar­ma era su in­te­li­gen­cia. Po­seía una vas­ta cul­tu­ra, era re­fi­na­da y ha­bla­ba di­ver­sas len­guas. Fue la úni­ca so­be­ra­na to­le­mai­ca que po­día co­mu­ni­car­se con el pue­blo egip­cio en su len­gua. Sus pre­de­ce­so­res só­lo ha­bla­ban grie­go y ne­ce­si­ta­ban in­tér­pre­tes. A Ju­lio Cé­sar y a Mar­co Antonio les sor­pren­dió –y cau­ti­vó– su ca­rác­ter in­de­pen­dien­te, su es­pí­ri­tu li­bre. Eran ras­gos im­pen­sa­bles en las mu­je­res ro­ma­nas, siem­pre muy su­bor­di­na­das a los va­ro­nes.

Se­gún el es­cri­tor va­len­ciano San­tia­go Pos­te­gui­llo, au­tor de ex­ce­len­tes y en­ci­clo­pé­di­cas no­ve­las am­bien­ta­das en la An­ti­gua Ro­ma, “el sui­ci­dio de Cleo­pa­tra –el 12 de agos­to del año 30 an­tes de Cris­to– em­pe­zó de al­gu­na for­ma el día en que ase­si­na­ron a Ju­lio Cé­sar en lo que hoy son los res­tos ar­queo­ló­gi­cos de Lar­go Ar­gen­ti­na, en Ro­ma”. “Con la pér­di­da del apo­yo de Ju­lio Cé­sar, aun­que lue­go con­si­guie­ra a Mar­co Antonio, ya na­da se­ría igual

No era muy be­lla, pe­ro sí sen­sual, y fas­ci­na­ba por su per­so­na­li­dad y vas­ta cul­tu­ra

–agre­gó Pos­te­gui­llo–. Es el pun­to de in­fle­xión, pa­ra mí, de su caí­da”.

Tras la des­apa­ri­ción de Ju­lio Cé­sar, Cleo­pa­tra se unió a Mar­co Antonio, una re­la­ción apa­sio­na­da que du­ró ca­tor­ce años y fue sa­cu­di­da por las am­bi­cio­nes de am­bos y por las gue­rras ci­vi­les ro­ma­nas que se li­bra­ron. Lle­va­ron, en al­gu­nos pe­rio­dos, una vi­da fas­tuo­sa, he­do­nis­ta, en Ale­jan­dría.

En su di­ver­ti­da His­to­ria de Ro­ma (1957), el mor­daz In­dro Mon­ta­ne­lli no de­jó en muy buen lu­gar a Mar­co Antonio, de quien afir­mó que iba siem­pre acom­pa­ña­do por un ha­rén de am­bos se­xos. Lo des­cri­bió co­mo “un aris­tó­cra­ta ig­no­ran­te y amo­ral, ro­bus­to, san­guí­neo y pen­den­cie­ro”, só­lo in­tere­sa­do en Cleo­pa­tra y en la gue­rra.

Pao­la Bu­zi, pro­fe­so­ra de Egip­to­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de la Sa­pien­za, de Ro­ma, hi­zo pa­ra La Van­guar­dia es­te so­brio aná­li­sis del per­so­na­je de Cleo­pa­tra: “Fue una fi­gu­ra cru­cial, una so­be­ra­na cul­ta y só­li­da. Tu­vo un im­pac­to enor­me en la ex­pan­sión de Ro­ma. Pe­ro a ojos de los ro­ma­nos ella re­pre­sen­ta­ba el Orien­te en el mo­do peor po­si­ble, un Orien­te de de­ca­den­cia de las cos­tum­bres, de ab­so­lu­tis­mo, de un do­mi­nio que no res­pe­ta las tra­di­cio­nes de los an­te­pa­sa­dos. Unién­do­se a ella, Ju­lio Cé­sar y Mar­co Antonio trai­cio­na­ron los idea­les de Ro­ma al adop­tar los idea­les de Orien­te. Ci­ce­rón la lla­ma­ba la ex­tran­je­ra, la egip­cia, de mo­do pe­yo­ra­ti­vo, pa­ra sub­ra­yar su con­di­ción de mu­jer ten­ta­do­ra. Y así la ima­gi­na­ron tam­bién los au­to­res del Re­na­ci­mien­to, co­mo Mi­guel Ángel, que la re­pre­sen­tó co­mo una ma­ga, con una ser­pien­te en torno a la ca­be­za, co­mo tur­ban­te. Oc­ta­vio (que lue­go se­ría el pri­mer em­pe­ra­dor, Oc­ta­vio Augusto) se pro­po­nía, en cam­bio, co­mo de­fen­sor de la res

pu­bli­ca, de la re­pú­bli­ca ro­ma­na, no del im­pe­rio. Se hi­zo ga­ran­te del res­pe­to de la tra­di­ción fren­te a los pro­pó­si­tos ex­pan­sio­nis­tas de Mar­co Antonio y Cleo­pa­tra”.

La le­yen­da di­ce que se de­jó mor­der por una ví­bo­ra; de­bió de to­mar un cóc­tel de ve­ne­nos

Tras la de­rro­ta de sus fuer­zas na­va­les con­jun­tas en la ba­ta­lla de Ac­cio, en sep­tiem­bre del 31 a.C., la suer­te de Mar­co Antonio y Cleo­pa­tra es­ta­ba echa­da. Oc­ta­vio pro­si­guió su ofen­si­va fi­nal. Cleo­pa­tra no que­ría ser hu­mi­lla­da y arras­tra­da a Ro­ma, en­ca­de­na­da, co­mo pri­sio­ne­ra, co­mo bo­tín de gue­rra. Di­fun­dió la fal­sa no­ti­cia –qui­zás pa­ra fa­ci­li­tar su hui­da– de que se ha­bía sui­ci­da­do, an­te lo cual Mar­co Antonio se qui­tó la vi­da. Lue­go fue la pro­pia Cleo­pa­tra quien lo ha­ría. Se­gún la le­yen­da, se de­jó mor­der por un ás­pid (ví­bo­ra muy ve­ne­no­sa), pe­ro lo más pro­ba­ble es que op­ta­ra por una muer­te mu­cho más rá­pi­da e in­do­lo­ra, in­gi­rien­do un cóc­tel de tres ve­ne­nos: acó­ni­to, ci­cu­ta y opio.

En opi­nión de Bu­zi, apar­te de la re­la­ción sen­ti­men­tal con Mar­co Antonio, “el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de Cleo­pa­tra fue siem­pre man­te­ner el po­der y pre­ser­var la cen­tra­li­dad de Egip­to”. “No de­be­mos per­der de vis­ta que, ade­más de ser un per­so­na­je ro­mán­ti­co, por­que se pres­ta, Cleo­pa­tra fue, en pri­mer lu­gar, la so­be­ra­na de Egip­to, una fa­rao­na, y se com­por­tó co­mo tal”. La pro­fe­so­ra reac­cio­nó con hu­mor al re­cor­dar­le el co­men­ta­rio de Pas­cal sobre la na­riz de Cleo­pa­tra, aun­que ad­mi­tió: “Cier­ta­men­te, la con­quis­ta de Egip­to cam­bió los equi­li­brios en el Me­di­te­rrá­neo pa­ra siem­pre. Eso es­tá fue­ra de to­da du­da”.

 ?? IMAGNO / GETTY ?? La muer­te de Cleo­pa­tra (1874), de Jean An­dré Ri­xens, ex­pues­to en el mu­seo Des Au­gus­tins, de Tou­lou­se
IMAGNO / GETTY La muer­te de Cleo­pa­tra (1874), de Jean An­dré Ri­xens, ex­pues­to en el mu­seo Des Au­gus­tins, de Tou­lou­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain