Sa­lir me­jo­ra­dos

La Vanguardia - - CULTURA - J. DE PERSIA

Fes­ti­val Al­bé­niz In­tér­pre­tes: Ós­car Mar­tín, piano Lu­gar y fe­cha: Mo­nes­tir Sant Pe­re de Cam­pro­don (15/VIII/2017)

Es­cu­cha­ba hoy en la ra­dio unas ver­sio­nes de Fau­ré del gran pia­nis­ta de Ba­da­joz Esteban Sánchez (1934-1997), y pen­sa­ba en qué po­co co­no­ce­mos a nues­tros gran­des ar­tis­tas. En vi­da po­cos le hi­cie­ron ca­so; fe­liz­men­te de­jó va­rias gra­ba­cio­nes hoy ma­gis­tra­les.

En otro sen­ti­do, pen­sé ha­ce un par de días en Cam­pro­don, lo im­por­tan­te que es el con­tac­to en di­rec­to con nues­tros jó­ve­nes que –da­da la es­ca­sa di­fu­sión de su tra­ba­jo fue­ra de su co­mu­ni­dad– co­rren el ries­go de trans­for­mar su mú­si­ca en si­len­cio. En Cam­pro­don, cu­na de Al­bé­niz, ca­da año –de ma­ne­ra ri­tual y, oh milagro, a pe­sar de los cam­bios po­lí­ti­cos– se le rin­de ho­me­na­je, y no só­lo con unas flo­res, sino con una in­ter­pre­ta­ción de la sui­te Ibe­ria, una de las obras más di­fí­ci­les e im­por­tan­tes del piano del si­glo XX. Co­men­zó ha­ce años Jor­di Ber­da­la es­ta tra­di­ción de que ca­da año se in­ter­pre­ta­se aquí –el úni­co lu­gar de Es­pa­ña y más allá–, re­no­van­do al in­tér­pre­te. Una idea no fá­cil, da­do que es co­me­ti­do pa­ra muy bue­nos pia­nis­tas y no to­dos es­tán en disposición de ha­cer­lo. Muy dis­tin­gui­dos acu­die­ron a es­te es­ce­na­rio, que ate­so­ra nom­bres que ex­ce­den es­te es­pa­cio. Y más aún por­que no lo ha­cen por su­cu­len­to pa­go, sino a cam­bio de la me­da­lla Al­bé­niz que, en es­ta oca­sión, co­mo pa­tro­ci­nio pri­va­do, ce­dió la em­pre­sa Cli­ni­cum. Eso y un par de días de es­tan­cia en el en­torno na­tal del gran com­po­si­tor y pia­nis­ta.

En es­ta oca­sión el fes­ti­val lo­ca­li­zó a un jo­ven pia­nis­ta an­da­luz en su ciu­dad de Se­vi­lla, que ha­ce unos po­cos años ha­bía gra­ba­do la sui­te. Se tra­ta de Ós­car Mar­tín, no ca­sual­men­te dis­cí­pu­lo de Ana Gui­ja­rro en­tre otros. Des­ta­ca­do en su tie­rra, es po­co co­no­ci­do más allá. Y que Ibe­ria es un mo­nu­men­to a la mo­der­ni­dad lo de­jó cla­ro Mar­tin, con una ver­sión in­ten­sa –qui­zá de­ma­sia­do elo­cuen­te en al­gu­nos pa­sa­jes con po­co ma­tiz, aun­que en ge­ne­ral de gran téc­ni­ca. Tra­ba­jó con en­te­re­za y muy bue­nos lo­gros. Sen­si­bi­li­dad y ex­pre­sión en la Evo­ca­ción, cla­ri­dad en la ar­ti­cu­la­ción, con­ci­sión en la po­li­fo­nía tan com­ple­ja, dis­cur­so sin ama­ne­ra­mien­to y con una ten­sión in­ter­na muy di­fí­cil de sos­te­ner en tan­ta com­ple­ji­dad. Hi­zo so­nar las gui­ta­rras den­tro del piano en Má­la­ga (no ha­ga­mos mu­cho ca­so de los tí­tu­los), y dio vi­da a un fra­seo muy per­so­nal y atrac­ti­vo. El pú­bli­co re­ci­bió con en­tu­sias­mo es­ta Ibe­ria y al­gu­nos sa­li­mos al­go me­jor de lo que éra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.