Si quie­res com­pa­ñía, me­jor via­ja so­lo

La Vanguardia - - QUIÉN -

Ellos (y ellas) ca­mi­nan so­los. Los via­je­ros sin com­pa­ñía, los que se atre­ven a em­pren­der una ru­ta sin lle­var a na­die al la­do, son una mi­no­ría, pe­ro al­go les apor­ta esa ex­pe­rien­cia que se con­vier­te pa­ra ellos en cos­tum­bre. ¿Por qué? “El via­je en so­li­ta­rio es más via­je”, nos ex­pli­ca por mail, mien­tras rea­li­za el ca­mino de San­tia­go, Fer­nan­do L. Mom­pó, un pe­rio­dis­ta free­lan­ce va­len­ciano que du­ran­te sus me­ses “de vi­da nó­ma­da” –aque­llos en los que pue­de sa­lir de via­je– sue­le op­tar por ha­cer­lo sin com­pa­ñía: ha vi­vi­do es­ta ex­pe­rien­cia en Aus­tra­lia (dos me­ses), Pe­rú (otros dos), Ja­pón (mes y me­dio), y mu­chos otros des­ti­nos en los cin­co con­ti­nen­tes, de Gua­te­ma­la a San Pe­ters­bur­go.

Fer­nan­do re­cuer­da que su afi­ción em­pe­zó cuan­do “hi­ce de

au-pair en In­gla­te­rra lo que de al­gu­na ma­ne­ra ya su­pu­so em­pe­zar a via­jar so­lo. Lue­go pa­sé una épo­ca en Lon­dres tra­ba­jan­do y me­jo­ran­do el in­glés y cuan­do te­nía al­gún tiem­po li­bre apro­ve­cha­ba pa­ra vi­si­tar otras par­tes de In­gla­te­rra o Ir­lan­da y lo em­pe­cé a ha­cer en so­li­ta­rio pues por fe­chas y dis­tan­cias no po­día con­tar con los ami­gos con los que ha­bía he­cho al­gún via­je an­te­rior­men­te, pues to­dos ellos es­ta­ban en Es­pa­ña”.

Aho­ra, mien­tras pe­re­gri­na es­tos días por los ca­mi­nos que le con­du­ci­rán has­ta San­tia­go de Com­pos­te­la, afir­ma que “lo mío no es una so­le­dad obli­ga­da, sino bus­ca­da, que ofre­ce una gran sa­tis­fac­ción per­so­nal y pue­de ser muy te­ra­péu­ti­ca, se­gún di­cen los psi­có­lo­gos”. Lo me­jor de via­jar so­lo, sos­tie­ne, es “po­der ha­cer en ca­da mo­men­to lo que a uno más le ape­te­ce, po­der im­pro­vi­sar cons­tan­te­men­te, de­jar­se lle­var por lo que se va vi­vien­do y por aque­llos que vas co­no­cien­do du­ran­te el via­je”. Aun­que re­co­no­ce que sí hay al­gu­nas co­sas que se echan de me­nos: “Cuan­do via­jas vi­ves mu­chas ex­pe­rien­cias ex­tra­or­di­na­rias y tie­nes la sen­sa­ción de que lo que las ha­ría to­da­vía más per­fec­tas se­ría po­der­las com­par­tir y re­cor­dar­las pos­te­rior­men­te con las per­so­nas más cer­ca­nas”.

Fran­ces­ca es una pro­fe­sio­nal au­tó­no­ma bar­ce­lo­ne­sa que ha via­ja­do por los de­sier­tos del Sáha­ra en Áfri­ca, del Ta­kla­ma­kán y Go­bi en Asia, y tam­bién por Sudamérica. Lo ha­ce en gru­pos or­ga­ni­za­dos, pe­ro siem­pre sin acom­pa­ñan­te. Aho­ra tie­ne pre­vis­to ir al Chad, en Áfri­ca Cen­tral, el pró­xi­mo mes de oc­tu­bre. “To­mar la de­ter­mi­na­ción de via­jar so­la no es du­ro”, sos­tie­ne. “Lo me­jor que tie­ne es que me per­mi­te po­der cen­trar­me en mí mis­ma y ser más permea­ble al en­torno, tan­to al pai­sa­je co­mo a la gen­te del lu­gar”. So­bre las sa­tis­fac­cio­nes que le re­por­ta des­ta­ca “los mo­men­tos de so­le­dad, que pa­ra mí son un lu­jo”. Y res­pec­to a los as­pec­tos ne­ga­ti­vos, es­ta via­je­ra que siem­pre sue­le ir a lu­ga­res ale­ja­dos del mun­do oc­ci­den­tal afir­ma que “lo peor es ver co­mo cul­tu­ras que es­ta­ban fue­ra de la ór­bi­ta de la glo­ba­li­za­ción se van di­lu­yen­do en el mun­do mo­derno”.

Un ca­so muy par­ti­cu­lar es el de Sa­ra Or­tín, bió­lo­ga y pri­ma­tó­lo­ga bar­ce­lo­ne­sa de 29 años que ha de­ci­di­do em­pren­der un via­je en so­li­ta­rio... sin fi­nal. “Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te dos años y me­dio –re­la­ta– de­ci­dí ir a ha­cer la te­sis de más­ter a un re­fu­gio de chim­pan­cés en el nor­te de Zam­bia, don­de es­tu­ve al­re­de­dor de nue­ve me­ses. Vol­ví a Bar­ce­lo­na, pa­sa­ba el tiem­po y al­go no aca­ba­ba de en­ca­jar. Era yo. Sin sa­ber­lo, la ex­pe­rien­cia ha­bía cam­bia­do mi vi­da”.

Sa­ra com­pró “sin pen­sar­lo de­ma­sia­do” un bi­lle­te de avión só­lo de ida a Zam­bia. “Mi úni­co pri­mer plan era en­con­trar un co­che y con­ver­tir­lo en mi ho­gar y trans­por­te de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da”. Se hi­zo con un vehícu­lo Land Crui­ser’98 y ha via­ja­do con él por Ma­laui, Zim­ba­bue, Bot­sua­na y Zam­bia, don­de se en­cuen­tra en la ac­tua­li­dad. Su peor mo­men­to fue cuan­do, en Ma­laui, con­tra­jo la ma­la­ria. Ade­más, se en­con­tra­ba en una zo­na ru­ral muy apar­ta­da. “Du­ran­te cua­tro días la fie­bre subió, y el tra­ta­mien­to no fun­cio­na­ba mien­tras yo me de­bi­li­ta­ba ca­da mi­nu­to que pa­sa­ba has­ta aca­bar sin po­der ha­blar o ca­mi­nar y con sie­te ki­los me­nos. El quin­to día me en­via­ban de no­che al hos­pi­tal en la ca­pi­tal, Li­long­we. Des­pués de tres tra­ta­mien­tos com­ple­tos con­tra la ma­la­ria, uno de ellos in­tra­ve­no­so, sa­lía del hos­pi­tal una se­ma­na más tar­de”.

En aquel mo­men­to, Sa­ra só­lo pen­sa­ba en aban­do­nar Áfri­ca, pe­ro al­go se lo im­pi­dió: ha­bía res­ca­ta­do a una pe­rri­ta en Zam­bia, a la que lla­mó Gin­ger. Tra­mi­tar los pa- pe­les pa­ra po­der lle­vár­se­la a Es­pa­ña su­po­nía cua­tro me­ses de es­pe­ra. “Aun­que a to­do el mun­do le pa­re­cía que vol­ver era la de­ci­sión más sen­sa­ta al­go den­tro de mi me lo im­pi­dió. Hoy le doy las gra­cias a ella por en­tor­pe­cer mi plan de aban­dono y a mis pa­dres por re­cor­dar­me lo fuer­te que po­día ser”. Sa­ra re­cuer­da co­mo uno de sus me­jo­res mo­men­tos “per­der­me con Gin­ger, du­ran­te una se­ma­na, en el mon­te Mu­lan­je, en Ma­laui, a 0ºC co­mien­do nood­les y dur­mien­do en el sue­lo de so­li­ta­rios re­fu­gios de mon­ta­ña a 3.000 m. de al­tu­ra. Só­lo es­tá­ba­mos ella, las flo­res sil­ves­tres y yo”.

En es­te via­je lleno de obs­tácu­los, Sa­ra apli­ca su pro­pio an­tí­do­to pa­ra no per­der nun­ca la mo­ral: “Ha­go la ta­rea de evo­car los mo­men­tos in­creí­bles, los bue­nos y los ma­los, por­que son tan­tos que, en Bar­ce­lo­na, qui­zás ha­bría ne­ce­si­ta­do tres vi­das pa­ra po­der vi­vir­los”.

Aho­ra, Sa­ra Or­tín se en­cuen­tra en Zam­bia, don­de ha pues­to en mar­cha el pro­yec­to Dzi­ko (en Ins­ta­gram, @thed­zi­ko­pro­ject) una ini­cia­ti­va pa­ra re­cu­pe­rar a los mu­chos pe­rros aban­do­na­dos que mal­vi­ven por to­da Áfri­ca. Dzi­ko, pa­la­bra que en el idio­ma chi­che­wa (ofi­cial en Ma­laui), sig­ni­fi­ca

tie­rra y na­tu­ra­le­za, es el nom­bre de un pe­rro al que res­ca­tó en ese país.

Un ras­go en co­mún de los via­je­ros en­tre­vis­ta­dos es su dis­po­si­ción a re­pe­tir, co­mo de­mues­tra el he­cho de que to­dos ellos han si­do con­tac­ta­dos en pleno pe­ri­plo en so­li­ta­rio, o pre­pa­rán­do­lo. Y es que, co­mo di­ce Fran­ces­ca, “to­dos de­be­ría­mos via­jar so­los al­gu­na vez”.

“Lo me­jor de via­jar so­la es que me per­mi­te po­der cen­trar­me en mí mis­ma y ser más permea­ble al en­torno, tan­to al pai­sa­je co­mo a la gen­te del lu­gar

Sa­ra Or­tín jun­to a Gin­ger em­bar­ca­das en un via­je por Áfri­ca. Fer­nan­do L. Mom­pó re­co­rrió en so­li­ta­rio Ja­pón du­ran­te un mes y me­dio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.