La in­terio­ris­ta enamo­ra­da de los li­bros

EM­PE­ZÓ DISEÑANDO LOS ES­CA­PA­RA­TES DEL PRO­GRA­MA ‘EL PRE­CIO JUS­TO’, SE EN­CAR­GÓ DE LA CA­SA Y LA BO­DA DE AN­DRÉS INIES­TA Y FUE LA ÚNI­CA DECORADORA CA­TA­LA­NA EN CA­SA DECOR, DON­DE SU PRO­YEC­TO FUE EL MÁS VO­TA­DO

La Vanguardia - - QUIÉN - ISA­BEL CLARÓS

Su pro­yec­to más sin­gu­lar fue la de­co­ra­ción com­ple­ta de una ca­sa en Ru­sia sin ha­ber­la vi­si­ta­do

No es Ju­lio Cé­sar, pe­ro la in­terio­ris­ta Asun An­tó bien pue­de apli­car­se la alo­cu­ción la­ti­na Ve­ni, vi­di,

vi­ci (vi­ne, vi, ven­cí). Pues en ma­yo de­bu­tó en Ca­sa Decor, en Ma­drid, y se lle­vó el pre­mio del pú­bli­co al es­pa­cio más vo­ta­do. Lo lla­mó El

sa­lón del lec­tor por­que “qui­se ho­me­na­jear al li­bro, al pla­cer de pa­sar las pá­gi­nas...”, ex­pli­ca la decoradora. Los 30 me­tros cua­dra­dos los di­vi­dió en tres am­bien­tes: de lec­tu­ra (pre­si­di­do por una li­bre­ría en gris y blan­co), de es­tar (con unos so­fás azu­les) y de tra­ba­jo (con un es­cri­to­rio). Lo com­ple­tó con una ban­ca­da ba­jo un am­plio ven­ta­nal. “Creo que el pú­bli­co es clá­si­co en el fon­do y des­pués de vi­si­tar es­pa­cios in­no­va­do­res con las úl­ti­mas ten­den­cias, al lle­gar al mío, que era más aco­ge­dor, pen­só ‘yo me que­do aquí’ y lo vo­tó”, ar­gu­men­ta.

Pa­re­cer una ca­sua­li­dad que Asun An­tó afin­ca­da en Sant Cu­gat don­de tie­ne su es­tu­dio Co­ton et Bois, ha­ya si­do pre­mia­da en Ma­drid, pre­ci­sa­men­te la ciu­dad don­de ini­ció su tra­yec­to­ria co­mo in­terio­ris­ta. Es­tu­dió en el IED (Is­ti­tu­to Eu­ro­peo di De­sign). Su pri­mer tra­ba­jo fue en La Fa­vo­ri­ta y lue­go se mar­chó a Ma­drid co­mo fo­tó­gra­fa has­ta que en­tró en la pro­duc­to­ra de te­le­vi­sión Vi­deo Me­dia, don­de es­tu­vo 14 años En ese tiem­po, An­tó se en­car­gó de mon­tar los es­ca­pa­ra­tes del fa­mo­so pro­gra­ma El pre­cio jus­to, que pre­sen­ta­ba Joa­quín Prat, y lue­go de pre­pa­rar am­bien­tes cá­li­dos en Lo

que ne­ce­si­tas es amor, de Isa­bel Ge­mio. Fue en­ton­ces cuan­do las ami­gas le pe­dían ayu­da en te­mas de de­co­ra­ción... y de re­gre­so a Bar­ce­lo­na aca­bó mon­tan­do su tien­da que lue­go con­vir­tió só­lo en es­tu­dio. “Es cier­to que las ami­gas se apro­ve­chan cuan­do voy a sus ca­sas y me di­cen ‘ya que es­tás aquí...’, pe­ro yo in­ten­to se­pa­rar lo pro­fe­sio­nal de lo per­so­nal y no opino si no me pre­gun­tan”.

Le gus­tan las ma­de­ras cla­ras, los co­lo­res neu­tros co­mo el blan­co y el gris y los ma­te­ria­les na­tu­ra­les y fres­cos co­mo el lino o el al­go­dón. Tam­bién los mue­bles de­ca­pa­dos y sin bar­ni­zar. “Mi ideal son las ca­sas de los Ham­ptons, que sa­len en pe­lí­cu­las ame­ri­ca­nas co­mo Cuan­do me­nos te lo es­pe­ras –ex­pli­ca–. Tam­bién me gus­tan los es­ti­los de Ho­lan­da, la Pro­ven­za, la Tos­ca­na y de los paí­ses nór­di­cos”. Por eso via­ja mu­cho a es­tos lu­ga­res pa­ra ins­pi­rar­se y com­prar pie­zas.

No re­nie­ga de Ikea, pe­ro sí de es­tas tien­das que pro­li­fe­ran con ob­je­tos pa­ra el ho­gar a pre­cios muy eco­nó­mi­cos y que ase­gu­ra que han he­cho da­ño a los pro­fe­sio­na­les. An­tó y Co­ton et Bois ya tie­nen un nom­bre, con­se­gui­do por el bo­ca a bo­ca y tam­bién por apa­re­cer en las re­vis­tas de de­co­ra­ción. Allí fue don­de An­na Or­tiz la co­no­ció. Le gus­ta­ba su es­ti­lo y cuan­do ella y An­drés Inies­ta mon- ta­ron su ca­sa, no du­dó en lla­mar­la. “Sin­to­ni­za­mos muy bien y eso que yo no sé de fútbol y no co­no­cía a Inies­ta –re­cuer­da–. An­na tie­ne mu­cho gus­to y na­ció una amis­tad. Por eso des­pués or­ga­ni­cé su bo­da en el cas­ti­llo de Ta­ma­rit”.

Aun­que de mo­men­to no ha de­co­ra­do nin­gu­na ca­sa en los Ham­ptons sí que lo ha he­cho en Ei­vis­sa, Bar­ce­lo­na, Sit­ges, Sant Cu­gat, Ma­drid, Pa­rís, Bil­bao, Vall­do­reix, Tarifa... in­clu­so en Ru­sia: “Sin du­da el pro­yec­to más com­pli­ca­do”, ex­pli­ca Asun. “De­co­ré una ca­sa en Plat­ja d’Aro de una clien­ta ru­sa. Co­mo le gus­tó me en­car­gó que le mon­ta­ra una que se com­pró cer­ca de Mos­cú. Se lo man­dé to­do: mue­bles, mar­cos, sue­lo... ¡sin ha­ber ido a ver la ca­sa!. Só­lo por las me­di­das que me en­via­ban los ope­ra­rios...Y to­do sa­lió a la per­fec­ción”. Y aña­de: “Aho­ra se es­tá ha­cien­do un cha­let en la mon­ta­ña, en la lla­ma­da Sui­za ru­sa, pe­ro es­ta vez si que via­ja­ré a co­no­cer la ca­sa, por­que aun­que en la otra to­do sa­lió bien, pa­sé mu­cho es­trés”.

Asun An­tó tam­bién ha rea­li­za­do pro­yec­tos de de­co­ra­ción pa­ra po­lí­ti­cos de Con­ver­gèn­cia, aun­que pre­fie­re no de­cir nom­bres. “Dis­fru­to mu­cho con las ca­sas de po­lí­ti­cos –di­ce– por­que sue­len te­ner mu­chos li­bros y en­car­gan bi­blio­te­cas”. Una pie­za que ado­ra y, co­mo se ha vis­to en Ca­sa Decor, se le da muy bien.

SER­GI ALCAZAR BADIA

Asun An­tó, la se­ma­na pa­sa­da en su es­tu­dio Co­ton et Bois, si­tua­do en Sant Cu­gat del Va­llès, don­de tra­ba­ja con su equi­po Cla­ra, Ele­na, Àn­ge­la y su hi­jo Ja­vier

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.