Una juez re­so­lu­ti­va y sin hi­po­te­cas

Car­men La­me­la, la ma­gis­tra­da en­car­ga­da del pro­ce­so por se­di­ción contra Tra­pe­ro, Sàn­chez y Cui­xart

La Vanguardia - - POLÍTICA - JO­SÉ MA­RÍA BRUNET Madrid

Car­men La­me­la –la juez que ins­tru­ye el pro­ce­so por se­di­ción contra Sàn­chez, Cui­xart y Tra­pe­ro– es una ma­gis­tra­da de lo pe­nal ya muy cur­ti­da, con más de tres dé­ca­das en la ca­rre­ra. Tie­ne 56 años, lle­va ape­nas dos en la Au­dien­cia Na­cio­nal, y ya se ha he­cho una ima­gen de ma­gis­tra­da eje­cu­ti­va, muy re­so­lu­ti­va, que lle­va los pro­ce­sos con di­li­gen­cia.

Uno de sus com­pa­ñe­ros que ha com­par­ti­do con ella carreras pa­ra­le­las di­ce que La­me­la –ca­sa­da con un ma­gis­tra­do de lo ci­vil y con dos hi­jos– es “va­lien­te y res­pon­sa­ble”, y aña­de que no se arri­ma a ár­bol al­guno en bus­ca de bue­na som­bra y co­bi­jo. La­me­la no per­te­ne­ce a nin­gu­na de las aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les de jue­ces y ma­gis­tra­dos. El Mi­nis­te­rio del In­te­rior, a su vez, aca­ba de con­de­co­rar­la. “Bah, eso no tie­ne sig­ni­fi­ca­ción po­lí­ti­ca –di­ce el mis­mo ma­gis­tra­do–, In­te­rior ha da­do me­da­llas a mu­chos jue­ces de la Au­dien­cia Na­cio­nal”.

La­me­la in­gre­só en la ca­rre­ra ju­di­cial en 1986. Pa­só pri­me­ro por Orihue­la, Ba­da­lo­na y por la Au­dien­cia de Barcelona. Lue­go sal­tó a Madrid. Ha pa­sa­do, pues, por los juz­ga­dos de ins­truc­ción de la pla­za Cas­ti­lla –un her­vi­de­ro que ope­ra a mo­do y con apa­rien­cia de zo­co de la jus­ti­cia en la ca­pi­tal– y por la Au­dien­cia Pro­vin­cial ma­dri­le­ña.

En esa ca­rre­ra es­tric­ta­men­te ju­di­cial hu­bo un pa­rén­te­sis pa­ra acu­dir co­mo ase­so­ra en au­xi­lio del ex­mi­nis­tro de Jus­ti­cia Fran Caa­ma­ño (PSOE), en una eta­pa en la que se ne­ce­si­ta­ban bra­zos pa­ra tra­tar de im­pul­sar a fon­do la in­for­ma­ti­za­ción de los ór­ga­nos ju­di­cia­les. La ex­pe­rien­cia du­ró tres años. El di­rec­tor ge­ne­ral en­car­ga­do de las ta­reas de mo­der­ni­za­ción era Jo­sé de la Mata, ac­tual­men­te juez ti­tu­lar del juz­ga­do cen­tral de ins­truc­ción nú­me­ro 5 de la Au­dien­cia, el que lle­va la cau­sa contra la fa­mi­lia Pu­jol, en­tre otras mu­chas. Otro da­to: la her­ma­na de La­me­la, Ma­ría Lui­sa, es la in­ter­ven­to­ra ge­ne­ral del Es­ta­do. Es de­cir, tie­ne fir­ma en al­gu­nas de las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes del apa­ra­to es­ta­tal.

La eta­pa de La­me­la en el Mi­nis­te­lo. rio de Jus­ti­cia es un da­to que ha pe­sa­do es­pe­cial­men­te pa­ra que en los ám­bi­tos de la ma­gis­tra­tu­ra to­do el mun­do la iden­ti­fi­que co­mo ju­ris­ta pro­gre­sis­ta. La­me­la ejer­cía fun­cio­nes téc­ni­cas pa­ra la ex­ten­sión de los pro­gra­mas y há­bi­tos in­for­má­ti­cos. No es­ta­ba, en su­ma, en el nú­cleo de co­la­bo­ra­do­res más pró­xi­mos a Caa­ma­ño, pe­ro co­mo de­cía un an­ti­guo vo­cal del Po­der Ju­di­cial, “un mi­nis­tro no te lla­ma pa­ra que for­mes par­te de su equi­po si con­si­de­ra que es­tás en otra ór­bi­ta ideo­ló­gi­ca”.

Lo de re­so­lu­ti­va, a su vez, se per­ci­be fá­cil­men­te en los au­tos que dic­ta. Di­sec­cio­na los pro­ble­mas, y va al grano. Es­to hay. Es­to me pa­re­ce. Es­to de­ci­do. Ex­pues­to con cla­ri­dad y con po­cos ador­nos. Pe­ro no es só­lo cues­tión de es­ti­lo en la es­cri­tu­ra. Es cues­tión de ca­rác­ter. Bas­ta oír­la dar ór­de­nes. Es­to es así. Es­to se tie­ne que ha­cer asá. Es­to ha de que­dar re­suel­to ma­ña­na sin fal­ta.

Su pri­mer des­tino en la Au­dien­cia fue co­mo ma­gis­tra­da de refuerzo de la Sa­la Pe­nal. Lue­go desem­pe­ñó tran­si­to­ria­men­te el juz­ga­do que aho­ra ocu­pa co­mo ti­tu­lar, en sus­ti­tu­ción de Ja­vier Gó­mez Ber­mú­dez –el juez que di­ri­gió la vis­ta del 11-M– cuan­do mar­chó co­mo juez de en­la­ce a Pa­rís. Es­te mis­mo año, La­me­la se pro­pu­so dar el salto a la pre­si­den­cia de la Sa­la Pe­nal, y tu­vo po­si­bi­li­da­des cier­tas de con­se­guir- Su can­di­da­tu­ra era bien vis­ta por los vo­ca­les con­ser­va­do­res y por los pro­gre­sis­tas. Es­tu­vo a pun­to de fra­guar un pac­to en­tre to­dos ellos. Pe­ro al fi­nal se im­pu­so la di­ná­mi­ca de blo­ques y la ma­yo­ría con­ser­va­do­ra del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ) apo­yó a la ma­gis­tra­da Con­cep­ción Es­pe­jel, más pró­xi­ma a la co­rrien­te do­mi­nan­te.

A La­me­la le gus­ta que le ven­gan de fren­te, por de­re­cho, sin ro­deos ni ma­nio­bras. No le sen­tó bien, por ejem­plo, que la Guar­dia Ci­vil man­da­ra su se­gun­do ates­ta­do a la Fis­ca­lía.

La­me­la for­mó par­te del equi­po del ex­mi­nis­tro de Jus­ti­cia Fran Caa­ma­ño (PSOE), co­mo ase­so­ra

La her­ma­na de la ma­gis­tra­da es la in­ter­ven­to­ra ge­ne­ral del Es­ta­do, con fir­ma en de­ci­sio­nes cla­ve

Tal vez por ello se ne­gó a sus­pen­der el pri­mer in­te­rro­ga­to­rio de Tra­pe­ro, Sàn­chez y Cui­xart cuan­do los fis­ca­les se lo pi­die­ron. La Fis­ca­lía pre­fe­ría dar tiem­po a que se acla­ra­se si Puig­de­mont ha­bía de­cla­ra­do o no la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lun­ya. Y al re­tra­sar los in­te­rro­ga­to­rios que­ría que es­te pro­ce­so su­ma­ra ya des­de el prin­ci­pio no só­lo los he­chos de los días 20 y 21 fren­te a la Con­se­lle­ria d’Eco­no­mia, re­gis­tra­da por la Guar­dia Ci­vil, sino to­dos los ocu­rri­dos en­tre di­chas fe­chas y la del re­fe­rén­dum del 1-O. El pro­pó­si­to de es­ta es­tra­te­gia era su­mar nue­vos da­tos pa­ra la in­cul­pa­ción del ma­yor de los Mos­sos, acu­sa­dos de pa­si­vi­dad en el cum­pli­mien­to de la or­den de im­pe­dir la ce­le­bra­ción de la con­sul­ta.

La­me­la ha res­pon­di­do a es­ta es­tra­te­gia lle­van­do las co­sas por sus pa­sos. Ha de­ja­do la in­ves­ti­ga­ción de los he­chos del 1-O pa­ra un mo­men­to ul­te­rior. Tra­pe­ro ha que­da­do en li­ber­tad. Sàn­chez y Cui­xart, en cam­bio, han in­gre­sa­do en pri­sión. La­me­la ha uti­li­za­do el bis­tu­rí ju­rí­di­co. Es re­so­lu­ti­va, pe­ro no fun­cio­na a em­pe­llo­nes.

CON­SE­JO GE­NE­RAL DEL PO­DER JUDICI

La juez La­me­la en una com­pa­re­cen­cia an­te el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.