MI HER­MO­SA LI­BRE­RÍA

La Vanguardia - - SUMARIO - 1 XA­VI AYÉN 2 4

Nue­vos li­bre­ros reivin­di­can la vo­ca­ción y el ofi­cio en Bar­ce­lo­na.

Una bue­na no­ti­cia: en un pe­río­do apro­xi­ma­do de dos me­ses, Bar­ce­lo­na ten­drá cin­co nue­vas li­bre­rías. Son pe­que­ñas, vin­cu­la­das a sus ba­rrios y cons­trui­das con to­ne­la­das de ilu­sión. Tres de ellas ya han abier­to –una lo hi­zo ayer, con una fies­ta– y otras dos es­tán ul­ti­man­do las obras. Ade­más, cum­ple un año un por­tal de ven­ta di­gi­tal de li­bros que –al con­tra­rio que el mo­de­lo Ama­zon– ba­sa su fuer­za en una am­plia red de li­bre­ros in­de­pen­dien­tes. Son co­sas que su­ce­den a dos se­ma­nas de es­tre­nar­se la pe­lí­cu­la La li­bre­ría, de Isa­bel Coi­xet, ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de la in­gle­sa Pe­ne­lo­pe Fitz­ge­rald, que aca­ba de re­edi­tar Im­pe­di­men­ta. En fin, que, si uno lo desea, y no mi­ra­mos mu­cho los ín­di­ces de ven­tas, es­tos días es po­si­ble vi­vir en la ilu­sión de que se ha pues­to de mo­da ven­der li­bros, y que pa­sear­se por li­bre­rías es una ac­ti­vi­dad cool y al al­za. Y al­go hay de ver­dad en ello.

Sants, el Po­ble Sec, Sant An­to­ni, Les Corts i la No­va Es­que­rra de l’Ei­xam­ple son los ba­rrios que ven in­cre­men­ta­da su ofer­ta li­bres­ca. Los ve­ci­nos del Po­ble Sec vi­vie­ron ayer, des­de las cin­co de la tar­de has­ta las diez de la no­che, la fies­ta de inau­gu­ra­ción de La Car­bo­ne­ra, en la con­cu­rri­da ca­lle Blai, con con­cier­to de jazz, ac­tua­cio­nes de ma­gia, ma­rio­ne­tas, ta­lle­res... En el in­te­rior, de 80 me­tros cua­dra­dos, un mu­ral del ve­ne­zo­lano El Ka­la­ke da­ba la bien­ve­ni­da a los cu­rio­sos. Al­gu­nos osa­ban po­ner un euro en la Má­qui­na Ex­pen­de­do­ra de Poe­mas, de la que sa­lían, en vez de chi­cles o go­lo­si­nas, es­tro­fas y ver­sos pa­ra to­dos los es­ta­dos de áni­mo.

Los so­cios de La Car­bo­ne­ra son Car­lo­ta Frei­xe­net, Mar Re­don­do y Ai­tor Mo­reno. De los tres, el úni­co que ha cum­pli­do los 30 años es Mo­reno, ha­ce muy po­co. Se co­no­cie­ron en la fe­ria Li­te­ral, de­di­ca­da a la no-fic­ción “ra­di­cal” o al­ter­na­ti­va y allí fue­ron ma­du­ran­do la idea de es­ta­ble­cer­se co­mo li­bre­ros. Ayer re­ci­bie­ron mues­tras de apo­yo de mu­chos ve­ci­nos, al­gu­nos de los cua­les les fe­li­ci­ta­ban por­que “es una gran ale­gría que abra una tien­da en es­ta ca­lle que no sea un lo­cal de pin­chos o ta­pas”. “No te­nía­mos una li­bre­ría des­de prin­ci­pios de los años 90”, re­cor­da­ba una se­ño­ra.

Mien­tras, en la ca­lle Ca­ba­lle­ro, en el ba­rrio de Les Corts, Marta Gil atien­de a los clien­tes de El Gat Pe­lut, abier­ta el pa­sa­do 29 de sep­tiem­bre. “Me que­dé sin tra­ba­jo –ex­pli­ca la librera– y, an­tes que vol­ver al cam­po la­bo­ral que co­no­cía, de­ci­dí cum­plir mi sue­ño. Co­noz­co el ba­rrio, en él vi­ven mis pa­dres, y no hay li­bre­rías de pro­xi­mi­dad, so­lo mons­truos co­mo El Cor­te In­glés, Aba­cus y Fnac”. Gil se for­mó en el pos­gra­do del Gre­mi de Lli­bre­ters, don­de coin­ci­dió con las li­bre­ras de La Inex­pli­ca­ble, que cuen­tan que “es muy ra­ro que nos ha­ya­mos de­ci­di­do va­rios de la cla­se por­que, en reali­dad, nos des­ani­ma­ban a mon­tar un ne­go­cio”. Gil ad­mi­te que, cuan­do cuen­ta su aven­tu­ra em­pre­sa­rial, “la gen­te abre los ojos co­mo pla­tos y ex­cla­ma: ‘¿Sa­bes dón­de te has me­ti­do?’ Y lo sé, no me ha­ré ri­ca, pe­ro es mi op­ción per­so­nal”. Su atrac­ti­vo mé­to­do de cla­si­fi­ca­ción de los li­bros, “idea­do en una no­che de co­pas”, jue­ga con el lo­go­ti­po de la tien­da –un ga­to, cla­ro– y los si­guien­tes apar­ta­dos: Li­te­ga­tu­ra (na­rra­ti­va), La Ga­ta Ch­ris­tie (no­ve­la negra), Gat Vell (en­sa­yo y clá­si­cos), Gat­field (có­mic), MeuMèu (in­fan­til), Gat Wars (cien­cia-fic­ción y fan­tás­ti­co), Gat Wo­man (fe­mi­nis­mo), Gat Es­cal­dat (li­bro prác­ti­co), No­veGats (no­ve­da­des) y Gat Pe­lat (se­gun­da mano).

El fon­do me­dio de es­tas nue­vas li­bre­rías es de unos 3.000 títulos, con la ex­cep­ción de Ba­ra­ta­ria, que pre­vé te­ner 8.000, aun­que to­das cuen­tan con un ser­vi­cio de pedidos. Son li­bre­rías generalistas, cen­tra­das en la na­rra­ti­va con pre­sen­cia de to­dos los gé­ne­ros, in­clu­yen­do el có­mic. So­lo So­mNe­gra pre­sen­ta un ca­tá­lo­go ex­clu­si­va­men­te de no­ve­la po­li­cia­ca y th­ri­llers, in­clu­yen­do obras de no-fic­ción de te­má­ti­ca cri­mi­nal. El Gat Pe­lut pri­ma los títulos de­di­ca­dos a ni­ños y jó­ve­nes. La Inex­pli­ca­ble se cen­tra en na­rra­ti­va pe­ro mi­ma la no­ve­la grá­fi­ca, el li­bro ilus­tra­do y la poe­sía. Ba­ra­ta­ria pres­ta­rá es­pe­cial a la na­tu­ra­le­za del ba­rrio de Sant An­to­ni, con li­bros de co­ci­na, na­tu­ra­le­za y eco­lo­gía. To­das cuen­tan con un apar­ta­do de se­gun­da mano y al­gu­nas ofre­cen ser­vi­cio de in­ter­cam­bio de obras. La Car­bo­ne­ra tie­ne ade­más unos es­tan­tes con li­bros en ver­sión ori­gi­nal: en por­tu­gués, ita­liano, fran­cés, ale­mán... Y, da­do el gran nú­me­ro de in­mi­gran­tes del ba­rrio, “ya es­ta­mos ha­blan­do pa­ra te­ner li­bros en ára­be, del Pun­jab y de otras zo­nas de ori­gen de los ve­ci­nos”. Nin­gu­na de las cin­co quie­re te­ner li­bros de tex­to.

Mi­guel Án­gel Díaz es el due­ño y li­bre­ro de So­mNe­gra, que abrió el pa­sa­do 23 de sep­tiem­bre en la ca­lle Ara­gó, con pa­dri­nos de lu­jo co­mo el es­cri­tor Car­los Za­nón o el fun­da­dor de la mítica Negra y Cri­mi­nal, Pa­co Ca­ma­ra­sa. Tras cua­tro años con una li­bre­ría po­li­cia­ca di­gi­tal ho­mó­ni­ma, ha da­do el pa­so al es­pa­cio fí­si­co. Su pa­sión de afi­cio­na­do cri­mi­nal es con­ta­gio­sa: “Ten­go clien­tes que no leían no­ve­la negra, han en­tra­do aquí y ya no leen otra co­sa, el gé­ne­ro es muy am­plio y hay que sa­ber qué pue­de gus­tar a ca­da cuál”. Re­co­no­ce que la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca de Ca­ta­lun­ya “se no­ta mu­cho, es­to es en­tre­te­ni­mien­to y la gen­te con preo­cu­pa­cio­nes no bus­ca tan­to la lec­tu­ra”.

En Sants, en la ca­lle Ga­li­leu,

Cin­co nue­vas li­bre­rías abren o es­tán a pun­to

de ha­cer­lo en Bar­ce­lo­na. To­das reivin­di­can un ofi­cio ro­mán­ti­co que quie­re vol­ver a la pro­xi­mi­dad

con el ve­cino

Anun Ji­mé­nez y Glò­ria Ar­qui­llo ul­ti­man los pre­pa­ra­ti­vos de La Inex­pli­ca­ble, que se su­ma a otras ofer­tas del ba­rrio co­mo La Ciu­tat In­vi­si­ble o Ba­rra Lli­bre, de un per­fil más aso­cia­ti­vo que co­mer­cial. Ade­más del es­pa­cio de­di­ca­do a los li­bros, nos mues­tran “el bún­ker”, un só­tano que fue re­fu­gio du­ran­te los bom­bar­deos de la Gue­rra Ci­vil y que aco­ge­rá sus ac­ti­vi­da­des.

La fi­nan­cia­ción es di­fe­ren­te en ca­da ca­so. La Car­bo­ne­ra y La Inex­pli­ca­ble son coope­ra­ti­vas y han te­ni­do ac­ce­so a en­ti­da­des de prés­ta­mo es­pe­cí­fi­cas. Ca­ro­la Mo­reno, de Ba­ra­ta­ria, ad­mi­te que su ban­co ha si­do su ma­dre. En al­gún ca­so, hay edi­to­res que han em­pa­ti­za­do con su aven­tu­ra y les han de­ja­do al­gu­nas ca­jas en de­pó­si­to, sin que ten­gan que pa­gar­las por ade­lan­ta­do.

Ca­ro­la Mo­reno, co­no­ci­da por su la­bor co­mo edi­to­ra en Ba­ra­ta­ria, es­tá a pun­to de abrir li­bre­ría con el mis­mo nom­bre en la ca­lle Ta­ma­rit, jun­to a sus hi­jos Adrià y Joan Edo. “Siem­pre ha­bía so­ña­do con es­to –ex­pli­ca–, y creo que hoy más que nun­ca ha­cen fal­ta es­pa­cios de re­fle­xión, tran­qui­li­dad y se­re­ni­dad, se es­tá per­dien­do el fil­tro, tan ne­ce­sa­rio, entre lo que se pien­sa y lo que se di­ce. que­re­mos ser un es­pa­cio pa­ra que la gen­te se sien­ta có­mo­da”. El lo­cal cuen­ta in­clu­so con una te­rra­za que da a un in­te­rior de is­la del Ei­xam­ple. So­bre la cer­ca­nía con La Car­bo­ne­ra, La Cal­ders o la Lli­bre­ria de la Imat­ge, afir­ma que “pue­de ser bueno que ha­ya co­mer­cios del mis­mo ti­po, en Pa­rís o Lon­dres to­dos co­no­ce­mos ba­rrios de li­bre­rías, y nos gus­ta que don­de vi­vi­mos ha­ya una ca­lle de za­pa­te­rías, o un ba­rrio de tien­das de ro­pa. Ca­da uno ten­drá siem­pre la su­ya pre­fe­ri­da”.

To­dos es­tos nue­vos cen­tros tie­nen bi­blio­te­cas cer­ca­nas, de cu­ya di­ná­mi­ca y gru­pos de lec­tu­ra es­pe­ran nu­trir­se. Los pro­mo­to­res de La Car­bo­ne­ra quie­ren tra­ba­jar co­do a co­do con la Fran­cesc Boix, jus­to al la­do, co­mo La Inex­pli­ca­ble es­tá ca­si to­can­do la bi­blio­te­ca del Va­por Vell. Ba­ra­ta­ria es­tá cerca tam­bién de la Joan Oli­ver. So­mNe­gra es­tá a 400 me­tros de la Agus­tí Cen­te­lles. Y al Gat Pe­lut, pa­ra que no se que­je, le es­tán cons­tru­yen­do una nue­va muy cerca, que abri­rá en di­ciem­bre.

¿Qué ha­bía an­tes en los es­pa­cios que aho­ra ocu­pan? La Car­bo­ne­ra ha­bía si­do lo que su nom­bre in­di­ca (aún hay pa­re­des ne­gras del car­bón que se apo­ya­ba en ellas) pe­ro tam­bién fue lue­go un ta­ller de co­ches, un bar y al me­nos dos lo­cu­to­rios; de he­cho, los li­bre­ros se iden­ti­fi­can tan­to con las an­ti­guas fotos de los mi­ne­ros ex­tra­yen­do car­bón que planean col­gar­las en las pa­re­des. La Inex­pli­ca­ble era una fru­te­ría y, an­tes, una tien­da de le­gum­bres mien­tras que El Gat Pe­lut era una car­pin­te­ría de alu­mi­nio; Ba­ra­ta­ria, una ex­ten­sión del res­tau­ran­te Tic­kets; y So­mNe­gra, un es­tu­dio de di­se­ño.

Entre sus re­fe­ren­tes, va­rios ci­tan a NoL­le­giu y La Cal­ders, abier­tas res­pec­ti­va­men­te en el 2013 y 2014. Com­par­ten con ellos la idea de “con­ver­tir­nos en lu­ga­res de pro­ce­sos cul­tu­ra­les”, di­ce Car­lo­ta Frei­xe­net, y to­dos preparan clu­bes de lec­tu­ra, pre­sen­ta­cio­nes y ac­ti­vi­da­des. “Or­ga­ni­za­re­mos de­ba­tes so­bre los te­mas del ba­rrio”, apun­ta Mar Re­don­do. Co­mo su­ce­de en esos dos re­fe­ren­tes, ca­si to­dos abren los fi­nes de se­ma­na y tie­nen un pe­río­do de va­ca­cio­nes muy cor­to. Ins­pi­rán­do­se en Prò­leg, La Car­bo­ne­ra crea­rá un car­net de so­cio con cuo­tas de 10 y 20 eu­ros men­sua­les que se acu­mu­len pa­ra com­pras de li­bros con des­cuen­to. La Inex­pli­ca­ble pla­nea el club Amis­tats Inex­pli­ca­bles.

“Nos ten­dría­mos que po­ner un nom­bre: ge­ne­ra­ción librera, no es nor­mal que sea­mos tan­tos jus­to en el mo­men­to en que to­dos te re­co­mien­dan no ha­cer­lo”, di­ce An­na Mo­ra, que jun­to a Es­te­fa­nía Aba­so­lo abri­rá la li­bre­ría Ma­con­do en la ca­lle de la Ro­sa de Sa­ba­dell a me­dia­dos de no­viem­bre. El nom­bre es por “ese lu­gar a don­de nos gus­ta­ría ir, un es­pa­cio má­gi­co”. Hay otros pro­yec­tos en di­fe­ren­tes es­ta­dios en el ba­rrio bar­ce­lo­nés de Grà­cia –don­de tam­bién han ce­rra­do al­gu­nas li­bre­rías– y en Sa­gra­da Fa­mí­lia.

¿Có­mo lu­char con­tra la co­mo­di­dad de pe­dir un li­bro des­de el mó­vil o el or­de­na­dor y que te lle­gue a ca­sa? Pa­ra ello na­ció ha­ce un año Li­be­lis­ta, una em­pre­sa di­ri­gi­da por Àu­rea Juan y Ge­rard Al­tés que, ba­sán­do­se en una red de 140 li­bre­rías in­de­pen­dien­tes (des­de La Cen­tral has­ta di­mi­nu­tas pa­pe­le­rías de pue­blo), 45 de las cua­les ca­ta­la­nas, per­mi­te es­co­ger li­bros con un clic sin par­ti­ci­par “de ese mo­de­lo Ama­zon que des­di­bu­ja el pa­pel de las li­bre­rías –di­ce Juan–. No­so­tros no so­mos com­pe­ten­cia del li­bre­ro, sino un ser­vi­cio pa­ra él”. De he­cho, el Gre­mi de Lli­bre­ters es uno de los so­cios. El fun­cio­na­mien­to es sen­ci­llo: se en­tra en la web li­be­lis­ta.com, se es­co­ge un li­bro y lue­go la tien­da en la que se quie­re com­prar (el sis­te­ma tam­bién ofre­ce, por geo­lo­ca­li­za­ción, las ocho más cer­ca­nas al usua­rio). A par­tir de ahí, se va a re­co­ger a la li­bre­ría o, si se pre­fie­re, se re­ci­be en ca­sa (a 3,40 eu­ros por pe­di­do, gra­tui­ta­men­te si la compra su­pera los 60 eu­ros). Ya cuen­tan con 5.000 usua­rios re­gis­tra­dos. Pre­su­men de que sus re­co­men­da­cio­nes “las ha­cen li­bre­ros de ver­dad, no al­go­rit­mos au­to­má­ti­cos”.

“Aun­que nun­ca se­rá lo mis­mo ve­nir a la li­bre­ría que com­prar en lí­nea –opi­na Frei­xe­net–, el li­bre­ro es

RASGOS CO­MU­NES Tie­nen entre 3.000 y 8.000 li­bros, unos 80 m2 y es­tán cerca de al­gu­na bi­blio­te­ca

IN­TER­NET PA­RA IN­DE­PEN­DIEN­TES Li­be­lis­ta.com ofre­ce el ca­tá­lo­go de 140 pun­tos de ven­ta con en­tre­ga a do­mi­ci­lio

CO­MER­CIO DE PRO­XI­MI­DAD “Ad­qui­rir los li­bros en nues­tras li­bre­rías ayu­da a te­ner los ba­rrios que a la gen­te le gus­ta te­ner”

pre­cep­tor, agen­te cul­tu­ral, te pue­de des­cu­brir co­sas que te gus­tan y que des­co­no­ces. A mí me gus­ta, cuan­do voy al mer­ca­do, que se­pan lo que quie­ro so­lo con ver­me y es­to es lo mis­mo. Si la gen­te compra pe­que­ño y compra lo­cal, el mun­do pue­de cam­biar”.

“Una co­sa es­tá cla­ra –di­ce Gil–: mi Ori­gen de Dan Brown es el mis­mo que el del Cor­te In­glés, mis pro­duc­tos tie­nen exac­ta­men­te la mis­ma ca­li­dad que los de las gran­des ca­de­nas”. “Del mis­mo mo­do que, si pue­do, voy a com­prar en co­mer­cios de pro­xi­mi­dad –de­fien­de Mar Re­don­do–, ad­qui­rir los li­bros en nues­tras li­bre­rías ayu­da a te­ner en los ba­rrios el ti­po de tien­das que a la gen­te le gus­ta te­ner”. Lo di­jo otro li­bre­ro ve­te­rano, Pa­co Ca­ma­ra­sa al ce­rrar, ha­ce dos años, su Negra y cri­mi­nal en la Bar­ce­lo­ne­ta: “Se vo­ta ca­da día, con­su­mien­do”.

MANÉ ES­PI­NO­SA

MANÉ ES­PI­NO­SA

CRIS­TI­NA GALLEGO

DA­VID AIROB

As­pec­to que ofre­ce La Inex­pli­ca­ble, en Sants, que ya ha aca­ba­do sus obras y se pre­pa­ra pa­ra abrir Car­lo­ta, Mar y Ai­tor ul­ti­man los pre­pa­ra­ti­vos de La Car­bo­ne­ra, que abrió ayer en la ca­lle Blai, del Po­ble Sec, con una fies­ta abier­ta a to­dos los...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.