Puig­de­mont se ofre­ce pa­ra ser can­di­da­to des­de Bru­se­las

oeEl pre­si­dent ce­sa­do no ve ga­ran­tías en el 21-D con el Go­vern en pri­sión oeEl PDECat pre­sio­na a Es­que­rra pa­ra for­mar una lis­ta con­jun­ta oeERC quie­re in­cor­po­rar a “des­con­ten­tos” con la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia

La Vanguardia - - PORTADA - DA­NI ROVIROSA Bru­se­las

Vi­la sa­le de la cár­cel. El ex­con­se­ller San­ti Vi­la aban­do­nó ayer la pri­sión ma­dri­le­ña de Es­tre­me­ra des­pués de pa­gar la fian­za de 50.000 eu­ros. Ocho de sus com­pa­ñe­ros de go­bierno se­gui­rán pri­va­dos de li­ber­tad.

GA­RAN­TÍAS

“Que­re­mos que esas elec­cio­nes se pue­dan desa­rro­llar en las con­di­cio­nes más nor­ma­les po­si­bles. Con un Go­bierno en la cár­cel no van a ser in­de­pen­dien­tes”

EN BRU­SE­LAS

“No he pe­di­do asi­lo en Bél­gi­ca. Es­toy aquí pa­ra de­fen­der un go­bierno le­gí­ti­mo con­tra una si­tua­ción de au­sen­cia de ga­ran­tía ju­di­cial so­bre un asun­to po­lí­ti­co”

Ca­si a la mis­ma ho­ra que la Au­dien­cia Na­cio­nal dic­ta­ba ayer la or­den de de­ten­ción con­tra Car­les Puig­de­mont, el pre­si­den­te ce­sa­do de la Ge­ne­ra­li­tat ase­gu­ra­ba en una en­tre­vis­ta en la te­le­vi­sión pú­bli­ca bel­ga, emi­ti­da en ho­ra­rio de má­xi­ma au­dien­cia, que es­tá “dis­pues­to a ser can­di­da­to” a las pró­xi­mas elec­cio­nes del 21 de di­ciem­bre. In­clu­so a ha­cer la cam­pa­ña elec­to­ral des­de Bél­gi­ca, por­que “en un mun­do glo­ba­li­za­do se pue­de ha­cer”.

Su de­ci­sión, ex­pli­có el ex­pre­si­dent en es­ta en­tre­vis­ta, es evi­tar es­ce­na­rios de en­fren­ta­mien­to ci­vil en Ca­ta­lun­ya, y su apues­ta por abrir la puer­ta a en­ca­be­zar una lis­ta elec­to­ral, aun­que sea des­de Bru­se­las, se ba­sa en la ne­ce­si­dad de dar una res­pues­ta po­lí­ti­ca a los en­car­ce­la­mien­tos de los con­se­llers de su Go­vern y los lí­de­res de las en­ti­da­des in­de­pen­den­tis­tas.

“Nos con­si­de­ra­mos un Go­bierno le­gí­ti­mo”, di­jo Puig­de­mont, y por eso cree que “de­be ha­ber una con­ti­nui­dad”, que ve más fac­ti­ble ins­ta­lán­do­se en la ca­pi­tal co­mu­ni­ta­ria, des­de don­de cree que pue­de “ex­pre­sar al mun­do lo que pa­sa en Es­pa­ña”. Por­que si es­tá en Bru­se­las, di­jo, no es pa­ra pe­dir asi­lo, sino pa­ra “ha­cer fren­te a una si­tua­ción de fal­ta de ga­ran­tías ju­rí­di­cas y pa­ra te­ner la li­ber­tad de ex­pre­sar­me con se­gu­ri­dad”.

El pre­si­den­te ce­sa­do desea que los co­mi­cios del 21 de di­ciem­bre “se pue­dan desa­rro­llar en las con­di­cio­nes más nor­ma­les po­si­bles”, aun­que no con­fía en ello. “Es­tan­do un go­bierno en la pri­sión, esas elec­cio­nes no van a ser neu­tras, in­de­pen­dien­tes, nor­ma­les”, sen­ten­ció, ya que “se ha anu­la­do un go­bierno y un Par­la­men­to to­tal­men­te de­mo­crá­ti­co (…) ha­ber cum­pli­do con el man­da­to elec­to­ral que los ciu­da­da­nos vo­ta­ron”. En es­te sen­ti­do, Puig­de­mont reite­ró lo di­cho en la rue­da de pren­sa que ce­le­bró en Bru­se­las: es­pe­ra que el pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, acep­te los re­sul­ta­dos si ga­nan los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas.

Un Ra­joy al que Puig­de­mont vol­vió a ofre­cer­le la po­si­bi­li­dad de pac­tar una so­lu­ción dia­lo­ga­da al con­flic­to po­lí­ti­co. Y pre­gun­ta- do so­bre la po­si­bi­li­dad de que ese con­tac­to se pro­du­je­se en Bru­se­las, res­pon­dió que “sí”, por­que no tie­ne “mie­do” a re­unir­se con el pre­si­den­te del Go­bierno “don­de él desee”.

El de ayer es su pri­mer gran anun­cio des­de que se ins­ta­ló en Bru­se­las –don­de per­ma­ne­ce con cua­tro de sus an­ti­guos con­se­llers, To­ni Co­mín, Me­rit­xell Se­rret, Lluís Puig y Cla­ra Pon­sa­tí– y su­po­ne un cam­bio de pos­tu­ra res­por pec­to al dis­cur­so que ha man­te­ni­do has­ta aho­ra en cuan­to a su con­ti­nui­dad en la vi­da po­lí­ti­ca.

Des­de el mo­men­to en que acep­tó con­ver­tir­se en pre­si­dent, Puig­de­mont de­jó cla­ro que no se­ría can­di­da­to a la re­elec­ción. En su par­ti­do se ha­bían in­ten­ta­do to­do ti­po de es­tra­te­gias pa­ra con­ven­cer­lo pe­ro nun­ca con éxi­to. Ni si­quie­ra las con­ver­sa­cio­nes con el ex­pre­si­dent Ar­tur Mas tu­vie­ron efec­to. “La res­pues­ta es no”, con­tes­tó siem­pre.

De he­cho, con el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta en el tra­mo fi­nal, Puig­de­mont se­guía re­cha­zan­do en­ca­be­zar una can­di­da­tu­ra si se op­ta­ba por con­vo­car elec­cio­nes, fue­ran an­tes o des­pués de la DUI.

Tras la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral del 27 de oc­tu­bre por par­te del Go­bierno cen­tral, con la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155, Puig­de­mont sí era par­ti­da­rio es­tos días de im­pul­sar una lis­ta uni­ta­ria del in­de­pen­den­tis­mo aun­que no acla­ró na­da so­bre su fu­tu­ro po­lí­ti­co.

De to­dos mo­dos, aho­ra lo que más apre­mia pa­ra él es pre­pa­rar bien su de­fen­sa con su abo­ga­do en Bél­gi­ca, Paul Be­kaert, pa­ra in­ten­tar evi­tar la ex­tra­di­ción a Es­pa­ña pa­ra de­cla­rar por los de­li­tos de re­be­lión, se­di­ción y mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos que le impu­ta la Au­dien­cia Na­cio­nal. “No he hui­do de la jus­ti­cia”, di­jo so­bre es­te pun­to. De­fen­dió que lo que es­tá ha­cien­do es de­cla­rar “an­te la ver­da­de­ra jus­ti­cia”, en re­fe­ren­cia al juez de ins­truc­ción que de­be de­ci­dir so­bre su po­si­ble en­tre­ga.

La Fis­ca­lía bel­ga re­ci­bió ayer, a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, la or­den de de­ten­ción, ya tra­du­ci­da. Una vez com­pro­ba­do que los de­li­tos que se le impu­tan a Puig­de­mont y los cua­tro ex­con­se­llers tie­nen su equi­va­len­cia en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co bel­ga, en­tre­ga­rá la or­den al juez de ins­truc­ción, que en 24 ho­ras de­be­rá de­ci­dir si lo de­tie­ne o lo de­ja en li­ber­tad, an­tes de dic­tar sen­ten­cia so­bre la pe­ti­ción cur­sa­da des­de Es­pa­ña. Des­de Bru­se­las, ni su abo­ga­do ni su en­torno acla­ró si Puig­de­mont es­ta­rá dis­pues­to a en­tre­gar­se a la jus­ti­cia si se le co­mu­ni­ca la or­den de de­ten­ción.

AP PHO­TO / AP

TV RTBV

Car­les Puig­de­mont, en­tre­vis­ta­do en el in­for­ma­ti­vo de la tar­de de la te­le­vi­sión pú­bli­ca bel­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.