Seis días li­bres por no fu­mar en el tra­ba­jo

La Vanguardia - - PORTADA - ISI­DRE AM­BRÓS Hong Kong. Co­rres­pon­sal

Ta­kao Asu­ka, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la com­pa­ñía de mar­ke­ting ja­po­ne­sa Pia­la, se en­con­tró el pa­sa­do ve­rano con una ines­pe­ra­da re­be­lión la­bo­ral. El per­so­nal no fu­ma­dor de la em­pre­sa enar­bo­ló la ban­de­ra de la in­jus­ti­cia y se que­jó de que tra­ba­ja­ban más tiem­po que los fu­ma­do­res. La re­cla­ma­ción pa­re­ce ba­nal, pe­ro no lo es si se tie­ne en cuen­ta que las au­sen­cias por ci­ga­rri­llo con­su­mi­do eran de en­tre 10 y 15 mi­nu­tos y las jor­na­das la­bo­ra­les en Ja­pón se pro­lon­gan has­ta bien en­tra­da la tar­de. La reivin­di­ca­ción res­pon­de al de­ba­te que hay en el país asiá­ti­co so­bre la prohi­bi­ción de fu­mar en em­pre­sas y lu­ga­res pú­bli­cos.

En sep­tiem­bre, Asu­ka adop­tó una de­ci­sión que ha lla­ma­do la aten­ción en un país don­de el con­su­mo de ta­ba­co si­gue sien­do muy po­pu­lar y uno de ca­da cin­co ja­po­ne­ses fu­ma. Ha de­ci­di­do pre­miar a los no fu­ma­do­res con una se­ma­na ex­tra de va­ca­cio­nes pa­ga­das pa­ra con­tra­rres­tar el tiem­po que sus com­pa­ñe­ros in­vier­ten en el con­su­mo de ci­ga­rri­llos. Una ini­cia­ti­va bau­ti­za­da co­mo

su­mok­yu, que se pue­de tra­du­cir co­mo “des­can­so pa­ra los no fu­ma­do­res”. “De es­ta for­ma es­pe­ro alen­tar a los em­plea­dos a de­jar de fu­mar, en lu­gar de ha­cer­lo con san­cio­nes o me­di­das de coac­ción”, di­jo Asu­ka al The

Ja­pan Ti­mes de To­kio.

Las que­jas te­nían su ra­zón de ser. Las ofi­ci­nas de Pia­la es­tán en la plan­ta 29 de un edi­fi­cio si­tua­do en el ba­rrio de Shi­bu­ya y los em­plea­dos que quie­ran fu­mar tie­nen que ba­jar has­ta la zo­na de fu­ma­do­res del in­mue­ble, en el só­tano. Un re­ce­so que se es­ti­ma de en­tre 10 y 15 mi­nu­tos por pi­ti­llo. Unas au­sen­cias que al ca­bo de una jor­na­da fá­cil­men­te pue­den su­mar una ho­ra de tiem­po o más, lo que los no fu­ma­do­res de la com­pa­ñía con­si­de­ra­ron un agra­vio.

La me­di­da, im­plan­ta­da des­de el pri­me­ro de sep­tiem­bre, ha te­ni­do cier­to éxi­to. Ha lo­gra­do que cua­tro de los 42 fu­ma­do­res de una plan­ti­lla de 120 per­so­nas ha­yan aban­do­na­do el ta­ba­co. No obs­tan­te, ello aún no les ha he­cho me­re­ce­do­res de las va­ca­cio­nes ex­tras pa­ga­das. Pa­ra ello de­be­rán pro­bar que no han fu­ma­do en to­do un año, se­gún in­di­có un por­ta­voz de Pia­la.

La idea, sin em­bar­go, ha si­do bien aco­gi­da, tan­to den­tro co­mo fue­ra de la em­pre­sa. “Creo que el su­mok­yu es un buen sis­te­ma pa­ra dis­mi­nuir la de­sigual­dad que sien­ten los no fu­ma­do­res”, co­men­tó al dia­rio Mai­ni­chi Ko­ki Ichi­mu­ra, de 25 años, que fu­ma en­tre tres y cua­tro ci­ga­rri­llos al día. “Es un sis­te­ma no­ve­do­so”, di­jo Yos­hio Isa­ya­ma, un abo­ga­do que ba­ta­lla por los de­re­chos de los no fu­ma­do­res y que aplau­de la ini­cia­ti­va, por­que cree que, aun­que hay mu­chas em­pre­sas que con­si­de­ran que fu­mar es un pro­ble­ma pa­ra la sa­lud, son muy po­cas las que ofre­cen in­cen­ti­vos pa­ra que sus tra­ba­ja­do­res de­jen el ta­ba­co. “Me gus­ta­ría que más per­so­nas en­tien­dan el efec­to que fu­mar po­dría te­ner en la pro­duc­ti­vi­dad”, di­ce.

Pe­ro la lu­cha an­ti­ta­ba­co es com­ple­ja en Ja­pón, un país don­de fu­mar es muy po­pu­lar. Es uno de los paí­ses desa­rro­lla­dos más per­mi­si­vos con el ta­ba­co y su la­xa nor­ma­ti­va per­mi­te fu­mar en res­tau­ran­tes y ba­res, sin nin­gún ti­po de se­pa­ra­ción pa­ra los no fu­ma­do­res, si bien prohí­be ha­cer­lo en la ca­lle. Una reali­dad que cho­ca con los pla­nes de la go­ber­na­do­ra de To­kio, Yu­ri­ko Koi­ke, que quie­re im­pe­dir que se fu­me en los lu­ga­res pú­bli­cos de la ca­pi­tal an­tes del 2020 y lo­grar así su ob­je­ti­vo de que los Jue­gos Olím­pi­cos de ese año sean li­bres de hu­mos.

El ob­je­ti­vo de Koi­ke, sin em­bar­go, no es fá­cil de al­can­zar, aun­que ca­da vez son más las em­pre­sas que adop­tan re­glas muy es­tric­tas so­bre el con­su­mo de ta­ba­co. Mu­chos ba­res y res­tau­ran­tes se es­tán mo­vi­li­zan­do pa­ra pre­sio­nar al Go­bierno pa­ra que no prohí­ba fu­mar en los lu­ga­res pú­bli­cos, ya que sos­tie­nen que se­ría su rui­na. Un pre­sión que se su­ma al he­cho de que el pro­pio Eje­cu­ti­vo ni­pón va­ci­la en su po­lí­ti­ca an­ti­ta­ba­co. Es el prin­ci­pal ac­cio­nis­ta de la Ja­pan To­bac­co, lo que pa­ra los crí­ti­cos es un freno pa­ra que el Go­bierno ani­me a la gen­te a de­jar de fu­mar. Qui­zás lo con­si­ga Asu­ka con su idea de dar va­ca­cio­nes ex­tras pa­ga­das.

Una em­pre­sa

de Ja­pón pre­mia con seis días ex­tras de va­ca­cio­nes a sus em­plea­dos no fu­ma­do­res

El per­so­nal se que­jó de que quien no fu­ma tra­ba­ja más por­que no tie­ne pau­sas pa­ra el pi­ti­llo

BEHROUZ MEHRI / AFP

Ni­co­ti­na. Tres hom­bres fu­man en una zo­na de­sig­na­da

pa­ra fu­ma­do­res en To­kio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.