Y al des­per­tar, el dra­ma se­guía ahí

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA - Mà­rius Ca­rol DI­REC­TOR

EL país se fue a dor­mir el jue­ves con la ima­gen de las fur­go­ne­tas de la Guar­dia Ci­vil, re­co­no­ci­bles por sus lu­ces azu­les, di­ri­gién­do­se en mi­tad de la no­che a la pri­sión de Es­tre­me­ra, al sud­es­te de Ma­drid, con nue­ve ex­con­se­llers de la Ge­ne­ra­li­tat a bor­do. El mis­mo país se des­per­tó la ma­ña­na del vier­nes y el dra­ma se­guía allí, co­mo el di­no­sau­rio en el cuen­to de Mon­te­rro­so. Pe­ro, so­bre to­do, se le­van­tó con una sen­sa­ción de im­po­ten­cia de­mo­crá­ti­ca e igual­men­te de fra­ca­so co­lec­ti­vo.

El ex­con­se­ller San­ti Vi­la, el úni­co de los de­te­ni­dos pa­ra el que la juez La­me­la no ha­bía de­cre­ta­do pri­sión in­con­di­cio­nal, pu­do aban­do­nar el pe­nal tras pa­gar, a me­dio­día de ayer, los 50.000 eu­ros de fian­za. A la sa­li­da, di­jo dos co­sas. Una, que era des­co­ra­zo­na­dor ver que quie­nes eran miem­bros del go­bierno ca­ta­lán ha­bían in­gre­sa­do en la cár­cel con el car­net de re­clu­so. Y dos, que pe­día a los pre­si­den­tes del Go­bierno, del Con­gre­so y del Se­na­do que aca­ba­ran con es­ta si­tua­ción te­rri­ble, que en na­da be­ne­fi­cia a la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la.

Des­de ha­ce un tiem­po, los días en Ca­ta­lun­ya son flá­ci­dos co­mo el ca­mem­bert que ins­pi­ró a Da­lí pa­ra sus re­lo­jes blan­dos e in­fla­ma­dos co­mo las ji­ra­fas en lla­mas igual­men­te da­li­nia­nas. A me­di­da que avan­za­ba la jor­na­da hu­bo cor­tes de ca­rre­te­ras, ma­ni­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias y una con­vo­ca­to­ria de huel­ga ge­ne­ral pa­ra el día 8. Na­da que no fue­ra pre­vi­si­ble, to­do lo que nos con­du­ce a un fu­tu­ro im­pre­de­ci­ble. Y la juez dic­tó una or­den in­ter­na­cio­nal de bus­ca y cap­tu­ra de Car­les Puig­de­mont (y cua­tro ex­con­se­llers), que a la mis­ma ho­ra de­cla­ra­ba en la te­le­vi­sión pú­bli­ca bel­ga que es­ta­ba dis­pues­to a pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to en las elec­cio­nes del 21-D, in­clu­so des­de el ex­tran­je­ro.

En ese cli­ma se su­po que Ca­ta­lun­ya es la au­to­no­mía don­de más subió el pa­ro en oc­tu­bre. El país es­tá tan frá­gil co­mo la po­lí­ti­ca. Las elec­cio­nes di­fí­cil­men­te re­sol­ve­rán al­go. E in­clu­so pue­den aca­bar de en­re­dar­lo to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.