Los te­mas del día

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA -

El au­men­to del pa­ro en Ca­ta­lun­ya en el mes de oc­tu­bre, y la de­ten­ción del ex­co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo.

EDITORIALES

CA­TA­LUN­YA de­jó en el mes de oc­tu­bre de li­de­rar la crea­ción de em­pleo en Es­pa­ña. En el mis­mo mes se des­ta­có co­mo la co­mu­ni­dad con ma­yor au­men­to del pa­ro, en lo que su­po­ne un cam­bio de es­ce­na­rio sig­ni­fi­ca­ti­vo res­pec­to a la ten­den­cia de los me­ses an­te­rio­res. El mer­ca­do la­bo­ral, por lo tan­to, em­pie­za ya a acu­sar de una ma­ne­ra cla­ra los efec­tos que tie­ne en la eco­no­mía la in­cer­ti­dum­bre pro­vo­ca­da a raíz de los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos en Ca­ta­lun­ya.

En Ca­ta­lun­ya se han crea­do ape­nas 1.700 nue­vos em­pleos en oc­tu­bre –la quin­ta par­te de la ci­fra re­gis­tra­da el año pa­sa­do en las mis­mas fe­chas– fren­te a los 94.368 pues­tos de tra­ba­jo ge­ne­ra­dos en el con­jun­to del Es­ta­do, con Ma­drid al fren­te. Asi­mis­mo, el pa­ro ha subido en 14.698 per­so­nas en las co­mar­cas ca­ta­la­nas, una cuar­ta par­te del to­tal re­gis­tra­do en Es­pa­ña. To­do ello cons­ti­tu­ye una se­ñal de alar­ma so­bre la evo­lu­ción del mer­ca­do la­bo­ral.

El cli­ma de des­con­fian­za eco­nó­mi­ca sur­gi­do en Ca­ta­lun­ya se ha­bía tra­du­ci­do has­ta la fe­cha en el tras­la­do de la se­de so­cial al res­to de Es­pa­ña de cer­ca de 2.000 em­pre­sas (en­tre ellas, las de ma­yor ta­ma­ño), en la caí­da de las re­ser­vas tu­rís­ti­cas, en el freno del con­su­mo y en la caí­da de las ven­tas, así co­mo en la pa­ra­li­za­ción de in­ver­sio­nes em­pre­sa­ria­les y ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias, tan­to au­tóc­to­nas co­mo ex­tran­je­ras. Co­mo con­se­cuen­cia ló­gi­ca de to­do ello aho­ra em­pie­zan a su­frir los pues­tos de tra­ba­jo. A na­die se le ocul­ta que, de per­sis­tir es­ta si­tua­ción, el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía se re­sen­ti­rá sen­si­ble­men­te y los da­ños so­bre el em­pleo que ya han em­pe­za­do a ma­ni­fes­tar­se pue­den mul­ti­pli­car­se en los pró­xi­mos me­ses.

En es­te con­tex­to, es tam­bién muy preo­cu­pan­te la per­sis­ten­cia de ac­ti­tu­des de boi­cot con­tra pro­duc­tos ca­ta­la­nes en el res­to de Es­pa­ña. Ayer mis­mo, en un co­mu­ni­ca­do muy inusual, los em­plea­dos de Nestlé ex­pre­sa­ron su te­mor a per­der sus pues­tos de tra­ba­jo por cul­pa de las lla­ma­das a no con­su­mir ali­men­tos ela­bo­ra­dos en em­pre­sas ca­ta­la­nas que se ha­cen en al­gu­nos lu­ga­res del res­to de Es­pa­ña.

En de­fi­ni­ti­va, la si­tua­ción de las em­pre­sas, y por tan­to del mer­ca­do la­bo­ral, es preo­cu­pan­te y pue­de com­pli­car­se aún más con la con­vo­ca­to­ria de huel­gas ge­ne­ra­les, que po­drían com­por­tar im­por­tan­tes pér­di­das eco­nó­mi­cas adi­cio­na­les. En un cli­ma de ten­sión po­lí­ti­ca tan gra­ve co­mo la que vi­ve Ca­ta­lun­ya, el ob­je­ti­vo de to­dos de­be­ría ser re­for­zar el país y evi­tar un ma­yor de­te­rio­ro eco­nó­mi­co y so­cial. En es­te sen­ti­do, ca­na­li­zar las pro­tes­tas con­tra el Go­bierno de Ma­drid y los or­ga­nis­mos ju­di­cia­les so­bre la ba­se de pa­rar em­pre­sas y ser­vi­cios pú­bli­cos, así co­mo blo­quear la mo­vi­li­dad, só­lo per­ju­di­ca a los pro­pios ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes.

Es ur­gen­te re­con­du­cir la si­tua­ción ac­tual pa­ra lo­grar un ni­vel de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y so­cial su­fi­cien­te que per­mi­ta re­cu­pe­rar la con­fian­za eco­nó­mi­ca en el pre­sen­te y en el fu­tu­ro del país. Si eso no se con­si­gue, los efec­tos so­bre la eco­no­mía y el em­pleo pue­den ser desas­tro­sos. En es­ta pre­dic­ción han coin­ci­di­do, en un in­ter­va­lo de po­cas ho­ras, los ser­vi­cios de es­tu­dios de en­ti­da­des tan sol­ven­tes co­mo el pro­pio Ban­co de Es­pa­ña, la Fun­da­ción Es­pa­ño­la de Ca­jas de Aho­rros (Fun­cas) y la Au­to­ri­dad In­de­pen­dien­te de Res­pon­sa­bi­li­dad Fis­cal (Ai­ref). Aten­tos, pues, a la evo­lu­ción del mer­ca­do la­bo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.