Si­je­na pi­de cár­cel

Joan Mar­ga­rit pu­bli­ca ‘Un hi­vern fas­ci­nant’, la bús­que­da de la ver­dad cuan­do el poe­ta acep­ta la se­nec­tud

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA - JO­SEP MAS­SOT Bar­ce­lo­na

A las pe­ti­cio­nes de ex­tra­di­ción de los ex­con­se­llers de la Ge­ne­ra­li­tat dic­ta­das por la Au­dien­cia Na­cio­nal se ha aña­di­do aho­ra la lo­ca­li­dad ara­go­ne­sa de Vi­lla­nue­va de Si­je­na, que re­cla­ma el en­car­ce­la­mien­to del con­se­ller Lluís Puig por con­si­de­rar que han des­obe­de­ci­do a la au­to­ri­dad ju­di­cial en la dispu­ta por las pin­tu­ras ro­má­ni­cas.

A pun­to de cum­plir los 80 años, Joan Mar­ga­rit (Sa­naü­ja, 1938) ha es­cri­to un poe­ma­rio de se­nec­tud, Un hi­vern fas­ci­nant (Proa), la men­te pues­ta en el cé­le­bre poe­ma de Keats en el que la per­du­ra­bi­li­dad de una ur­na grie­ga re­cuer­da a una ge­ne­ra­ción con­su­mi­da por la ve­jez que la ver­dad es be­lle­za y la be­lle­za es ver­dad, es de­cir, que el buen poe­ma no pue­de ser a la vez bello y men­ti­ro­so o mal­he­cho y ver­da­de­ro. “La be­lle­za –di­ce Mar­ga­rit– es muy su­til y, a ve­ces tie­ne apa­rien­cias ho­rri­bles. El tra­ba­jo del poe­ta es en­con­trar la be­lle­za don­de no es­té”.

Es el mo­men­to de de­cir ver­da­des y Mar­ga­rit, en la pre­sen­ta­ción del li­bro, co­rri­ge a su edi­tor, Jo­sep Lluch: “No, no son poe­mas de ma­du­rez, son poe­mas de se­nec­tud”. Son mo­men­tos de aban­do­nar los eu­fe­mis­mos y bus­car la ver­dad. Y la de­cre­pi­tud y la co­rrup­ción de la ver­dad co­mien­za con pe­que­ños cam­bios del len­gua­je que aca­ban desatan­do ca­tás­tro­fes, tó­pi­cos y cli­chés que son el ca­mino tra­za­do por los po­de­res pa­ra en­ca­si­llar a la gen­te. “Cuan­do un po­lí­ti­co uti­li­za la pa­la­bra de­mo­cra­cia va­rias ve­ces se­gui­das es co­mo esos enamo­ra­dos que si ne­ce­si­tan de­cir­se con­ti­nua­men­te que se quie­ren pue­des es­tar se­gu­ro de que aca­ba­rán co­mo el ro­sa­rio de la au­ro­ra.”

“Los po­lí­ti­cos –di­ce Mar­ga­rit– re­tuer­cen el len­gua­je, uti­li­zan la pa­la­bra de­mo­cra­cia pa­ra des­tro­zar­la y si des­tru­yes la pa­la­bra des­tru­yes la vi­da. To­do son pa­la­bras fal­sas. Los po­lí­ti­cos de los úl­ti­mos cin­co años, sa­bién­do­lo o no, que es peor, se han car­ga­do el len­gua­je, y lo ten­dre­mos que vol­ver a in­ven­tar”. Po­ne co­mo ejem­plo pa­la­bras co­mo “de­mo­cra­cia” o la mo­da de lla­mar cons­tan­te­men­te a to­do el mun­do “ciu­da­dano “o ape­lar a la “ciu­da­da­nía”. Se­gún Mar­ga­rit, “ciu­da­dano” pue­de ser uti­li­za­do pa­ra re­fe­rir­se a quien quie­re ejer­cer su de­re­cho al vo­to, al­go res­pe­ta­ble e irre­pro­cha­ble, pe­ro no pa­ra de­no­mi­nar a los 7.000 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del mun­do. “Mu­chos de ellos se­rán unos mi­se­ra­bles, por lo que es me­jor lla­mar­los con la pa­la­bra más ‘pre­ci­sa’ de ‘gen­te’ o ‘per­so­nas’”.

El poe­ta re­cuer­da la ci­ta de la sá­ti­ra de Es­priu, Teo­ria de Cri­sant (gui­ño malévolo a Car­les Ri­ba), en la que el psi­có­lo­go se ha­ce ri­co con­ven­cien­do a sus pa­cien­tes de que “som els mi­llors, som els mi­llors!”. “Ese so­mos los me­jo­res, pen­san­do en la pu­re­za, se ha de aca­bar. La au­to­crí­ti­ca es fun­da­men­tal. Se­gui­mos igual, se­gui­mos re­pi­tien­do que so­mos los me­jo­res; y la ma­sa lo va re­pi­tien­do y es­to tie­ne unos pe­li­gros tre­men­dos”, por­que Mar­ga­rit des­con­fía de los dog­mas. “Cuan­do un po­lí­ti­co te di­ce que se ha de te­ner un rum­bo, te es­tá ma­ni­pu­lan­do. Si un po­lí­ti­co te ha­bla de un rum­bo, vi­gi­la la car­te­ra. Me ha es­pan­ta­do siem­pre un po­co lo co­lec­ti­vo, cuan­do lo co­lec­ti­vo se po­ne en mar­cha al uní­sono una per­so­na se mo­vi­li­za de una ma­ne­ra que in­di­vi­dual­men­te no se mo­vi­li­za­ría, im­pul­sa­da por los sen­ti­mien­tos com­par­ti­dos y pro­fun­da­men­te arrai­ga­dos, tan­to si se tra­ta del in­de­pen­den­tis­mo o de es­ta Es­pa­ña que sen­ti­mos le­ja­na”. Por eso, el poe­ta se de­cla­ra “ca­da vez más par­ti­da­rio de la in­te­li­gen­cia y me­nos de los sen­ti­mien­tos. El amor sin in­te­li­gen­cia pue­de ser un ve­neno, e igual la in­te­li­gen­cia sin amor. Lo ideal es que coin­ci­dan”.

Joan Mar­ga­rit re­cuer­da que su ge­ne­ra­ción tu­vo que lu­char du­ro y que, por esa du­re­za, han que­ri­do que sus hi­jos tu­vie­ran una vi­da más fá­cil. El cos­te ha si­do, se­gún él, una ju­ven­tud ‘tin­ti­nes­ca’, me­jor pre­pa­ra­da, pe­ro más dé­bil y ca­pri­cho­sa. “Yo apren­dí mu­cho de mi hi­ja de­fi­cien­te que mu­rió. Ella fue mi sal­va­ción, pe­ro no le desea­ría a na­die a quien quie­ro que pa­sa­ra una ex­pe­rien­cia co­mo la mía pa­ra que se en­du­re­cie­ra. Es­toy he­cho de con­tra­dic­cio­nes”.

“En mi ima­gi­na­rio, la pa­la­bra in­de­pen­den­cia quie­re de­cir co­sas pe­li­gro­sí­si­mas. To­das las in­de­pen­den­cias del mun­do –di­ce Mar­ga­rit– se han he­cho con muer­tos. La pri­me­ra vez que oí ha­blar de in­de­pen­den­cia fue en la re­si­den­cia de es­tu­dian­tes don­de ha­bía dos ar­ge­li­nos. Con­ta­ban que los com­ba­tien­tes, pa­ra en­trar en Ar­ge­lia des­de Ma­rrue­cos, te­nían que atra­ve­sar las alam­bra­das elec­tri­fi­ca­das pues­tas por los fran­ce­ses. ¿Sa­béis có­mo se abrían pa­so? Arro­ja­ban un bu­rro pa­ra ha­cer­se un hue­co. Y si no te­nían bu­rros, arro­ja­ban al más an­ciano de ellos. Aquí los vie­jos so­mos unos inú­ti­les, les to­ca a los jó­ve­nes go­ber­nar, pe­ro so­mos no­so­tros quie­nes he­mos en­se­ña­do a nues­tros jó­ve­nes de­cir ‘aho­ra quie­ro es­to y lo co­jo aho­ra’. Oja­lá la in­de­pen­den­cia fue­ra así de fá­cil y un día la pue­das co­ger, pe­ro no lo es”. Pa­ra el poe­ta, que se ha de­cla­ra­do a fa­vor de la so­be­ra­nía de Ca­ta­lun­ya, “la de­ten­ción de me­dio Go­vern es una res­pues­ta des­me­su­ra­da y un abu­so ju­di­cial te­rri­ble”.

“Si un po­lí­ti­co te ha­bla de un rum­bo, vi­gi­la la car­te­ra; te es­tá ma­ni­pu­lan­do”, di­ce el poe­ta

EN­RIC FONT­CU­BER­TA / EFE

Joan Mar­ga­rit, ayer en la Ca­sa del Lli­bre de Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.