Los cien años de 1917

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA - Car­les Ca­sa­jua­na

Car­les Ca­sa­jua­na cues­tio­na los cam­bios a lar­go pla­zo que ha su­fri­do Ru­sia co­mo con­se­cuen­cia de la re­vo­lu­ción co­mu­nis­ta de 1917, que es­te mes ce­le­bra su cen­te­na­rio con más dis­cre­ción de la es­pe­ra­da por par­te del Go­bierno de Vla­dí­mir Pu­tin: “Las re­vo­lu­cio­nes pue­den mo­di­fi­car­la tem­po­ral­men­te, pe­ro por re­gla ge­ne­ral tar­de o tem­prano el sis­te­ma re­cu­pe­ra la for­ma que te­nía an­tes, al me­nos en par­te, en­tre otras ra­zo­nes por­que –co­mo es­cri­bió Han­nah Arendt– los re­vo­lu­cio­na­rios más ra­di­ca­les, así que lle­gan al po­der, se con­vier­ten en con­ser­va­do­res”.

Den­tro de tres días, el pró­xi­mo mar­tes, se­rá el cen­te­na­rio de la re­vo­lu­ción ru­sa, a menudo lla­ma­da re­vo­lu­ción de oc­tu­bre a pe­sar de que la lle­ga­da al po­der de Vla­dí­mir Ilich Uliá­nov fue en reali­dad el 7 de no­viem­bre, día que en el ca­len­da­rio ju­liano (que los ru­sos de en­ton­ces aún se­guían) equi­va­lía al 25 de oc­tu­bre. El zar Ni­co­lás II ha­bía caí­do en fe­bre­ro del mis­mo año y Le­nin lle­ga­ba al po­der des­pués del go­bierno pro­vi­sio­nal de Ale­xán­der Ké­rens­ki.

Fue­ron, co­mo to­do el mun­do sa­be, unos me­ses y unos años dra­má­ti­cos, que mar­ca­ron el si­glo XX. Sin la re­vo­lu­ción ru­sa, tal vez no se ha­bría pro­du­ci­do la de Chi­na, ni la de Cu­ba, ni la de Viet­nam, ni la de Cam­bo­ya, ni la gue­rra fría. La re­vo­lu­ción pre­ten­día sus­ti­tuir el sis­te­ma po­lí­ti­co cua­si feu­dal de la Ru­sia del zar por un sis­te­ma más jus­to y efi­cien­te que lle­va­ra la li­ber­tad y la pros­pe­ri­dad a los ru­sos. Hoy es ob­vio que no lo con­si­guió. La opre­sión y la in­jus­ti­cia del za­ris­mo fue­ron sus­ti­tui­das por la opre­sión y la in­jus­ti­cia aún ma­yo­res del ré­gi­men de los só­viets.

El mar­xis­mo, ba­se teó­ri­ca de la re­vo­lu­ción, pos­tu­la­ba una po­lí­ti­ca que de­bía con­du­cir al pro­gre­so en con­di­cio­nes hu­ma­nas e igua­li­ta­rias. Pe­ro la prác­ti­ca se ale­jó muy pron­to de la teo­ría. La re­vo­lu­ción fue trau­má­ti­ca y san­gui­na­ria, co­mo sue­len ser ca­si to­das las re­vo­lu­cio­nes. La éli­te za­ris­ta fue sus­ti­tui­da por la cú­pu­la del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que eli­mi­nó sin es­crú­pu­los no só­lo a los com­pa­ñe­ros de via­je no co­mu­nis­tas que con­tri­bu­ye­ron al triun­fo de la re­vo­lu­ción, sino tam­bién a mu­chos otros di­ri­gen­tes co­mu­nis­tas que po­drían ha­ber com­pe­ti­do por el po­der. Las tra­ge­dias se fue­ron su­ce­dien­do una tras otra: la re­vo­lu­ción, la gue­rra ci­vil, y lue­go la co­lec­ti­vi­za­ción y las pur­gas es­ta­li­nis­tas, que cos­ta­ron la vi­da a mu­chos mi­llo­nes de ru­sos. En con­jun­to, más de se­ten­ta años de dic­ta­du­ra, de te­rror y de pri­va­cio­nes de to­do ti­po.

¿Qué ha que­da­do de to­do aque­llo? El Krem­lin de Pu­tin, ¿a cuál se pa­re­ce más, al del zar o al de Le­nin? Pro­ba­ble­men­te, a una mez­cla de am­bos. Las ins­ti­tu­cio­nes de go­bierno no sue­len cam­biar con la mis­ma fa­ci­li­dad que los se­res hu­ma­nos que las ocu­pan. Cuan­do una so­cie­dad se or­ga­ni­za de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, es­ta ma­ne­ra tien­de a per­sis­tir. Las re­vo­lu­cio­nes pue­den mo­di­fi­car­la tem­po­ral­men­te, pe­ro por re­gla ge­ne­ral tar­de o tem­prano el sis­te­ma re­cu­pe­ra la for­ma que te­nía an­tes, al me­nos en par­te, en­tre otras ra­zo­nes por­que –co­mo es­cri­bió Han­nah Arendt– los re­vo­lu­cio­na­rios más ra­di­ca­les, así que lle­gan al po­der, se con­vier­ten en con­ser­va­do­res.

Se pue­de ob­ser­var en to­das par­tes. El Elí­seo ac­tual re­cuer­da mu­cho a la cor­te del monarca fran­cés: Em­ma­nuel Ma­cron es un jo­ven rey sin co­ro­na. El Ma­drid de hoy ha­ce pen­sar a menudo en el de los úl­ti­mos años de la Res­tau­ra­ción. En Ca­ta­lun­ya, es­tos días, re­sue­na el oc­tu­bre de 1934. Del mis­mo mo­do, el Krem­lin de hoy no pue­de de­jar de re­cor­dar la cor­te del zar. En to­das par­tes, el pe­so de la his­to­ria es abru­ma­dor.

Mi­ro La Van­guar­dia de aque­llos tur­bu­len­tos días de 1917, gra­cias a es­te ins­tru­men­to ex­tra­or­di­na­rio que es la he­me­ro­te­ca di­gi­tal del dia­rio, y veo que la re­vo­lu­ción, se­pul­ta­do su eco ba­jo el fra­gor de la gue­rra eu­ro­pea, no

No me ex­tra­ña que en Ru­sia no es­tén de hu­mor pa­ra ce­le­brar el cen­te­na­rio de la re­vo­lu­ción; to­da­vía no la han digerido

des­per­tó mu­cho in­te­rés. El día 8 de no­viem­bre, la no­ti­cia aún no ha­bía lle­ga­do a Bar­ce­lo­na. El 9 el dia­rio in­for­ma­ba de la des­ti­tu­ción de Ké­rens­ki, en la sec­ción In­ter­na­cio­nal, tras las no­ti­cias so­bre la mar­cha de la gue­rra en Fran­cia, en In­gla­te­rra, en Ita­lia y Aus­triaHun­gría, ad­vir­tien­do sa­bia­men­te que “es im­po­si­ble fi­jar la im­por­tan­cia y du­ra­ción de los acon­te­ci­mien­tos ac­tua­les”. El día 10, ya se ha­bla de re­vo­lu­ción, pe­ro sin ape­nas des­ta­car­lo.

Aho­ra el cen­te­na­rio de aque­llos he­chos que tan­ta san­gre y tan­ta tin­ta hi­cie­ron co­rrer y que tan­tas es­pe­ran­zas des­per­ta­ron tam­po­co sé si me­re­ce­rá mu­cha aten­ción. Lo ve­re­mos el mar­tes. En Ru­sia, se­gún leo en un re­por­ta­je del Fi­nan­cial Ti­mes, las opi­nio­nes es­tán tan di­vi­di­das que el Go­bierno ha de­ci­di­do no ha­cer nin­gu­na con­me­mo­ra­ción. Ha­brá se­mi­na­rios de his­to­ria­do­res y do­cu­men­ta­les de te­le­vi­sión, pe­ro nin­gún ac­to ofi­cial. No es ex­tra­ño: en­tre los que co­no­cie­ron la Unión So­vié­ti­ca, hay mu­chos que año­ran la su­pues­ta for­ta­le­za y el vas­to im­pe­rio que es­ta­ble­ció, pe­ro tam­bién hay mu­chos que re­cuer­dan la re­pre­sión y la per­se­cu­ción re­li­gio­sa. Y en­tre los más jó­ve­nes, que no la co­no­cie­ron, hay quie­nes la tie­nen idea­li­za­da y quie­nes la ven co­mo par­te de un pa­sa­do irreal, di­fí­cil de creer.

El es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Eric Hof­fer es­cri­bió que to­da gran cau­sa co­mien­za co­mo un mo­vi­mien­to, se con­vier­te en un ne­go­cio y se de­te­rio­ra has­ta aca­bar en ma­nos de una ma­fia. No sé si siem­pre es así, ni si la de­gra­da­ción que la frase des­cri­be se adap­ta a la re­vo­lu­ción ru­sa, que al­guien des­cri­bió co­mo hi­ja bas­tar­da de Marx y de Ca­ta­li­na la Gran­de y que, más que en un ne­go­cio, se con­vir­tió en un ma­ta­de­ro, aun­que, cier­ta­men­te, ter­mi­nó en ma­nos de una ma­fia. Pe­ro no me ex­tra­ña que en Ru­sia no es­tén de hu­mor pa­ra ce­le­brar su cen­te­na­rio. To­da­vía no la han digerido.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.