Mou­rin­ho, en el juz­ga­do

Ma­sao Ma­ru­ya­ma re­cuer­da en el Sa­lón del Man­ga al maes­tro Osa­mu Te­zu­ka y la ges­ta que fue crear la pri­me­ra se­rie de ani­ma­ción ja­po­ne­sa

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA - JUS­TO BA­RRAN­CO Bar­ce­lo­na

El téc­ni­co del Man­ches­ter Uni­ted ha re­gre­sa­do a un ban­qui­llo es­pa­ñol, pe­ro en es­ta oca­sión co­mo acu­sa­do por de­frau­dar a Ha­cien­da más de 3 mi­llo­nes de eu­ros, un asun­to que el por­tu­gués, des­pués de abo­nar la can­ti­dad ci­ta­da, con­si­de­ra zan­ja­do con­tra el cri­te­rio del fis­co, que le re­cla­ma más di­ne­ro.

Ma­sao Ma­ru­ya­ma tie­ne 76 años y es un buen pe­da­zo de his­to­ria de la ani­ma­ción ja­po­ne­sa y, por ex­ten­sión, mun­dial. Y es que co­men­zó a tra­ba­jar jun­to al gran maes­tro del man­ga, Osa­mu Te­zu­ka, en la pri­me­ra se­rie se­ma­nal de ani­me, de ani­ma­ción ja­po­ne­sa: la del ro­bot As­tro Boy, en 1963. Un per­so­na­je del pro­pio Te­zu­ka que lo­gra­ría un éxi­to enor­me e im­pul­sa­ría tan­to las series ja­po­ne­sas que aca­ba­rían in­va­dien­do las te­le­vi­sio­nes de me­dio mun­do, co­mo el gé­ne­ro de ro­bots, al que es­te año el Sa­lón del Man­ga de­di­ca una mues­tra. Ma­ru­ya­ma lue­go fun­da­ría con otros co­le­gas la pro­duc­to­ra Mad­hou­se y en los úl­ti­mos tiem­pos, pa­ra ha­cer los pro­yec­tos de los que te­nía más ga­nas, creó Map­pa, con la que ha pro­du­ci­do pe­lí­cu­las de ani­me co­mo En es­te rin­cón del mun­do (Se­lec­ta Vi­sión), un re­tra­to de la vi­da co­ti­dia­na en Ja­pón du­ran­te el ho­rror de la Gue­rra Mun­dial. Una pe­lí­cu­la que pre­sen­ta en el Sa­lón, en el que tam­bién ha­bla de Te­zu­ka y de la his­to­ria del ani­me. Un sa­lón al que lle­ga ves­ti­do con una es­pec­ta­cu­lar ca­mi­se­ta pre­si­di­da por un ho­lo­gra­ma de As­tro Boy que, se­gún la pers­pec­ti­va, mues­tra al ni­ño ro­bot o su pro­di­gio­so in­te­rior me­cá­ni­co.

“Aho­ra se celebran cien años del ani­me pe­ro si ana­li­za­mos bien, los 50 pri­me­ros son crea­cio­nes he­chas de for­ma per­so­nal sin áni­mo de lle­gar al gran pú­bli­co, ex­pe­ri­men­tos per­so­na­les. Con la pe­lí­cu­la La le­yen­da de la ser­pien­te blan­ca (1958), de Toei ani­ma­ción, co­mien­za la his­to­ria del ani­me co­mer­cial ja­po­nés. Y Osa­mu Te­zu­ka te­nía mu­cho in­te­rés en el ani­me y se le ocu­rrió la idea de crear una se­rie se­ma­nal pa­ra te­le­vi­sión, al­go que pa­re­cía im­po­si­ble por pre­su­pues­tos, per­so­nal y tiem­po. No te­nía nin­gu­na de las tres co­sas, pe­ro to­zu­da­men­te con­si­guió crear As­tro Boy, don­de em­pe­zó el ani­me ac­tual”, ex­pli­ca Ma­ru­ya­ma.

¿Có­mo lo hi­zo pe­se a la fal­ta de me­dios? “Tu­vo que pen­sar có­mo aho­rrar. La full ani­ma­tion te­nía 24 fo­to­gra­mas por se­gun­do, en ca­da uno se veía un po­co el mo­vi­mien­to. Te­zu­ka lo de­jó en ocho fo­to­gra­mas. El mo­vi­mien­to en la ani­ma­ción tra­di­cio­nal era muy sua­ve y aquí era bas­tan­te más brus­co, pe­ro la sen­sa­ción de mo­vi­mien­to es la mis­ma. Es­ta an­sia de aho­rro pro­pi­ció que el ani­me cre­cie­ra lo que ha cre­ci­do”, son­ríe, aun­que re­cuer­da que fue una épo­ca du­ra. “Te­zu­ka es­ta­ba muy ocu­pa­do di­bu­jan­do man­ga y aún así tu­vo la pa­sión de ha­cer ani­ma­ción, pe­ro ape­nas te­nía tiem­po pa­ra de­di­car­le. Ade­más sin di­bu­jar man­ga no ha­bría te­ni­do di­ne­ro pa­ra eso. Ape­nas dor­mía, y a no­so­tros nos obli­ga­ba a tra­ba­jar sin des­can­so y fue una épo­ca du­ra. Pe­ro Te­zu­ka fue el ma­yor man­ga­ka de la his­to­ria y le de­be­mos tam­bién el ani­me co­mo es aho­ra”, con­clu­ye.

FICOMIC

Ma­ru­ya­ma re­co­gió ayer el di­plo­ma de in­vi­ta­do de ho­nor del sa­lón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.