In­de­pen­den­cia ca­na­ca

Fran­cia re­tra­sa al má­xi­mo la con­sul­ta de au­to­de­ter­mi­na­ción

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA - RA­FAEL POCH Pa­rís. Co­rres­pon­sal

Las is­las que con­for­man Nue­va Ca­le­do­nia vo­ta­rán el pró­xi­mo año pa­ra de­ci­dir si se in­de­pen­di­zan de Fran­cia, rea­cia a es­ta cla­se de de­ci­sio­nes pe­ro de­seo­sa a la vez de evi­tar los con­flic­tos oca­sio­na­dos en otros paí­ses por el in­de­pen­den­tis­mo.

Fran­cia ha re­tra­sa­do to­do lo que ha po­di­do la pa­ta­ta ca­lien­te de Nue­va Ca­le­do­nia, un re­mo­to te­rri­to­rio in­su­lar del Pa­cí­fi­co co­lo­ni­za­do a me­dia­dos del XIX por Na­po­león III, uti­li­za­do has­ta 1924 co­mo pe­nal pa­ra de­lin­cuen­tes y re­vo­lu­cio­na­rios (Loui­se Mi­chel y mu­chos com­mu­nards de 1871 es­tu­vie­ron allá) y hoy va­lo­ra­do por sus re­ser­vas de ní­quel, re­cur­so vi­tal pa­ra la ae­ro­náu­ti­ca, la elec­tró­ni­ca y la te­le­fo­nía mó­vil.

Tras sus gran­des re­vuel­tas del XIX (1878) y XX (1917), el nue­vo na­cio­na­lis­mo ca­na­co sur­gió en los años se­sen­ta y cre­ció en sus ex­pec­ta­ti­vas con la vic­to­ria so­cia­lis­ta de Fra­nçois Mit­te­rrand en 1981. En 1988, des­pués de que an­ti­guas po­se­sio­nes co­lo­nia­les fran­ce­sas co­mo Yibuti (1977) y Va­nua­tu (1980) ac­ce­die­ran a la in­de­pen­den­cia y de que la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU ex­pre­sa­ra (1986) “el de­re­cho inalie­na­ble del pue­blo de Nue­va Ca­le­do­nia a la au­to­de­ter­mi­na­ción y la in­de­pen­den­cia”, la re­vuel­ta de los in­de­pen­den­tis­tas ca­na­cos cul­mi­nó con la to­ma de gen­dar­mes co­mo rehe­nes de la pri­ma­ve­ra de 1988 en Ou­véa, que se sal­dó con una vein­te­na de muer­tos en una ope­ra­ción mi­li­tar.

Aquel dra­ma abrió la puer­ta a los acuer­dos de Ma­tig­non, di­se­ña­dos por el pri­mer mi­nis­tro Mi­chel Ro­card. Su eje fue un re­fe­rén­dum en el que, en no­viem­bre de aquel mis­mo año, se pre­gun­tó a to­dos los fran­ce­ses si apro­ba­ban o no las “dis­po­si­cio­nes pre­pa­ra­to­rias pa­ra la au­to­de­ter­mi­na­ción de Nue­va Ca­le­do­nia”.

Con una par­ti­ci­pa­ción del 63%, el 80% de los fran­ce­ses par­ti­ci­pan­tes vo­ta­ron sí, pe­ro en Nue­va Ca­le­do­nia el vo­to fue más ajus­ta­do: un 57% de síes con­tra 43%. Aquel re­fe­rén­dum na­cio­nal y los acuer­dos de Nou­méa de 1998 abrie­ron la vía a un com­pro­mi­so de rea­li­zar, en­tre el 2014 y el 2018, un re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción úni­ca­men­te en el ar­chi­pié­la­go de 269.000 ha­bi­tan­tes (un 39% au­tóc­to­nos ca­na­cos y un 27% que se de­cla­ran “eu­ro­peos”). Des­de en­ton­ces el te­rri­to­rio go­za de un am­plio es­ta­tu­to de au­to­no­mía.

Pa­rís ha apu­ra­do al má­xi­mo los pla­zos pa­ra el re­fe­rén­dum del año que vie­ne, cu­ya pre­gun­ta es­tá aún por de­ter­mi­nar. Mien­tras tan­to, los áni­mos in­de­pen­den­tis­tas han re­mi­ti­do y con un po­co de ha­bi­li­dad se es­pe­ra su­pe­rar la con­sul­ta, pe­ro el asun­to se ma­ne­ja con ex­tre­mo tien­to pa­ra con­ju­rar la po­la­ri­za­ción de la mix­ta po­bla­ción del te­rri­to­rio.

“En el con­tex­to ca­ta­lán, en el que las as­pi­ra­cio­nes a la in­de­pen­den­cia pro­vo­can una cri­sis ma­yor, Fran­cia tie­ne bien a la vis­ta un ejem­plo per­fec­to de lo que no hay que ha­cer”, se­ña­la Ale­xan­dre Bou­det, co­lum­nis­ta de la edi­ción fran­ce­sa del Huf­fPost.

“Tras la cri­sis ca­ta­la­na, el Go­bierno ca­mi­na so­bre hue­vos en la or­ga­ni­za­ción del re­fe­rén­dum”, ob­ser­va Le Fi­ga­ro, que ayer pu­bli­ca­ba un edi­to­rial de­mo­le­dor con­tra Car­les Puig­de­mont.

Sea co­mo fue­re, un co­mi­té de­be­rá tra­ba­jar en la cues­tión de la pre­gun­ta y pre­sen­tar el re­sul­ta­do de su tra­ba­jo la pri­ma­ve­ra pró­xi­ma. Mien­tras tan­to, ayer el pri­mer mi­nis­tro, Édouard Phi­lip­pe, y los re­pre­sen­tan­tes de Nue­va Ca­le­do­nia (par­ti­da­rios y con­tra­rios de la au­to­de­ter­mi­na­ción) se pu­sie­ron de acuer­do en un pun­to fun­da­men­tal: ¿Quién po­drá vo­tar en la con­sul­ta? En Nue­va Ca­le­do­nia hay tres cen­sos elec­to­ra­les; el ge­ne­ral pa­ra las con­sul­tas na­cio­na­les, el pro­vin­cial pa­ra elec­cio­nes lo­ca­les y el es­pe­cial, que es el que re­gi­rá en el re­fe­rén­dum. Es­te ter­cer cen­so exi­ge que los no na­ti­vos ten­gan acre­di­ta­da una re­si­den­cia con­ti­nua de vein­te años en Nue­va Ca­le­do­nia, lo que ge­ne­ra un sin­fín de plei­tos y di­fe­ren­cias. Ese es el as­pec­to que ayer se de­cla­ró so­lu­cio­na­do.

Acor­da­do el cen­so elec­to­ral: los no na­ti­vos po­drán vo­tar só­lo si acre­di­tan una re­si­den­cia de 20 años

JAC­QUES DEMARTHON / AFP

El pri­mer mi­nis­tro, Edouard Phi­lip­pe (cen­tro), con los re­pre­sen­tan­tes de Nue­va Ca­le­do­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.