Pac­to por el cu­po

La Vanguardia - - SUMARIO LA SEGUNDA - J. VIN­TRÓ, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal. Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na

El mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Montoro, anun­ció la re­no­va­ción por cua­tro años, has­ta el 2021, del cu­po vas­co.

Pues sí. Los miem­bros del Go­vern de Ca­ta­lun­ya, en­via­dos a pri­sión es­ta se­ma­na, y los di­ri­gen­tes de la ANC y de Òm­nium, en­car­ce­la­dos ha­ce días, se pue­den pre­sen­tar a las elec­cio­nes del 21-D. El marco ju­rí­di­co es to­tal­men­te cla­ro e inequí­vo­co con res­pec­to a es­ta cues­tión. El ele­men­to cla­ve es que en­tre las cau­sas de inele­gi­bi­li­dad es­ta­ble­ci­das por el ar­tícu­lo 6.2 de la Lo­reg no fi­gu­ra la pri­sión pre­ven­ti­va. Y es­ta es la si­tua­ción en la que se en­cuen­tran ac­tual­men­te, y sin du­da en el mo­men­to de for­ma­li­zar­se las can­di­da­tu­ras elec­to­ra­les, los ac­to­res po­lí­ti­cos men­cio­na­dos an­te­rior­men­te co­mo con­se­cuen­cia de la pre­sun­ta co­mi­sión de de­ter­mi­na­dos de­li­tos.

El ar­tícu­lo ci­ta­do de la Lo­reg cier­ta­men­te es­ta­ble­ce dos su­pues­tos de inele­gi­bi­li­dad co­nec­ta­dos a la co­mi­sión de de­li­tos pe­ro exi­ge una pre­via con­de­na ju­di­cial. Con ca­rác­ter ge­ne­ral ha­ce fal­ta que se tra­te de con­de­na­dos por sen­ten­cia fir­me a una pe­na pri­va­ti­va de li­ber­tad en el tiem­po que du­re la pe­na. Con ca­rác­ter es­pe­cial se re­fie­re a con­de­na­dos, in­clu­so sin sen­ten­cia fir­me, por de­li­tos de re­be­lión o con­tra las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do cuan­do se ha­ya im­pues­to la in­ha­bi­li­ta­ción por el ejer­ci­cio del de­re­cho de su­fra­gio pa­si­vo. Di­cho en otras pa­la­bras, si an­tes del 21-D no se dictan sen­ten­cias ju­di­cia­les de las ca­rac­te­rís­ti­cas des­cri­tas, los con­se­llers y los ac­ti­vis­tas so­cia­les en­car­ce­la­dos pue­den ser can­di­da­tos a las pró­xi­mas elec­cio­nes ca­ta­la­nas.

Si se pre­sen­tan a las elec­cio­nes y son ele­gi­dos hay que plan­tear­se su ac­ce­so a la con­di­ción de dipu­tado y las po­si­bi­li­da­des efec­ti­vas del ejer­ci­cio del car­go en la hi­pó­te­sis de que con­ti­núen en la si­tua­ción de pri­sión pre­ven­ti­va. La pri­me­ra cues­tión tie­ne una so­lu­ción fac­ti­ble, mien­tras que la se­gun­da se con­vier­te en pro­ble­má­ti­ca.

El ac­ce­so al pleno ejer­ci­cio de la con­di­ción de par­la­men­ta­rio no re­vis­te en el Par­la­ment de Ca­ta­lun­ya nin­gún es­pe­cial for­ma­lis­mo pú­bli­co y pre­sen­cial, a di­fe­ren­cia de lo que pa­sa, por ejem­plo, en el Con­gre­so de los Dipu­tados. En es­te sen­ti­do el ar­tícu­lo 23 del Re­gla­men­to re­gu­la un pro­ce­di­mien­to de ca­rác­ter pu­ra­men­te do­cu­men­tal: el dipu­tado elec­to, por una par­te, tie­ne que en­tre­gar a la Cá­ma­ra la cre­den­cial emi­ti­da por la Jun­ta Elec­to­ral y una de­cla­ra­ción a los efec­tos de las in­com­pa­ti­bi­li­da­des y, por otra, tie­ne que fir­mar un pa­pel de pro­me­sa o ju­ra­men­to con res­pec­to a la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tut. En de­fi­ni­ti­va, no pa­re­ce que ha­ya nin­gún im­pe­di­men­to a fin de que un dipu­tado elec­to en­car­ce­la­do ha­ga lle­gar al Par­la­ment la do­cu­men­ta­ción re­que­ri­da re­gla­men­ta­ria­men­te y pue­da, por lo tan­to, dis­fru­tar de la con­di­ción lle­na de par­la­men­ta­rio.

En cam­bio, pre­sen­ta di­fi­cul­ta­des ca­si in­sal­va­bles el man­te­ni­mien­to efec­ti­vo de la con­di­ción de dipu­tado si es­te se en­cuen­tra en si­tua­ción de pri­sión pre­ven­ti­va. La ra­zón no es que el en­car­ce­la­mien­to pre­ven­ti­vo com­por­te la pér­di­da o la sus­pen­sión de la con­di­ción de par­la­men­ta­rio ya que eso no lo es­ta­ble­ce el Re­gla­men­to. El mo­ti­vo es de or­den fun­cio­nal y dis­ci­pli­na­rio. En es­te sen­ti­do el dipu­tado en­car­ce­la­do ob­via­men­te no pue­de asis­tir a las se­sio­nes par­la­men­ta­rias y en prin­ci­pio tam­po­co pue­de ha­cer uso de la de­le­ga­ción de vo­to re­gu­la­da por el ar­tícu­lo 93 del Re­gla­men­to. Es­te pre­cep­to ad­mi­te la de­le­ga­ción de vo­to úni­ca­men­te en ca­sos de ba­ja por maternidad o pa­ter­ni­dad, hos­pi­ta­li­za­ción, en­fer­me­dad gra­ve o in­ca­pa­ci­dad pro­lon­ga­da de­bi­da­men­te acre­di­ta­das. Só­lo una in­ter­pre­ta­ción ex­tre­ma­da­men­te ex­ten­si­va de la in­ca­pa­ci­dad, y no co­mún con el sen­ti­do ju­rí­di­co clá­si­co de la fi­gu­ra, po­dría si­tuar la pri­sión pre­ven­ti­va co­mo su­pues­to de apli­ca­ción de la de­le­ga­ción de vo­to.

En­ton­ces, si no hay po­si­bi­li­dad de la de­le­ga­ción de vo­to, la au­sen­cia de los dipu­tados en­car­ce­la­dos en las se­sio­nes del Par­la­ment ten­dría dos con­se­cuen­cias. Po­lí­ti­ca­men­te de­ja­ría en el gru­po o gru­pos par­la­men­ta­rios afec­ta­dos con me­nos efec­ti­vos pa­ra to­das las vo­ta­cio­nes y ju­rí­di­ca­men­te abri­ría la puer­ta a la apli­ca­ción de las dis­po­si­cio­nes dis­ci­pli­na­rias del Re­gla­men­to (art. 231 y 235) que po­drían com­por­tar san­cio­nes y la ex­clu­sión tem­po­ral del ejer­ci­cio de la con­di­ción de par­la­men­ta­rio.

PABLO BLAZQUEZ DO­MIN­GUEZ / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.