Si­ria arrin­co­na al Es­ta­do Is­lá­mi­co

El Asad re­con­quis­ta Deir Ez­zor, el úl­ti­mo re­duc­to ur­bano del ca­li­fa­to

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - JOR­DI JOAN BA­ÑOS Es­tam­bul. Co­rres­pon­sal

El au­to­de­no­mi­na­do Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), que ha­ce me­ses que per­dió cual­quier atri­bu­to es­ta­tal, aban­do­nó ayer del to­do la úl­ti­ma de sus ciu­da­des, Deir Ez­zor. No es una ur­be cual­quie­ra, sino de la ca­pi­tal si­ria de los hi­dro­car­bu­ros, nu­do de co­mu­ni­ca­cio­nes.

El ejér­ci­to si­rio ha­bla de “eta­pa fi­nal de la eli­mi­na­ción del Es­ta­do Is­lá­mi­co” y ase­gu­ra que es­te “ha per­di­do com­ple­ta­men­te la ca­pa­ci­dad de di­ri­gir ope­ra­cio­nes te­rro­ris­tas”. Las tro­pas de Bas­har el Asad han si­do co­man­da­das por el ge­ne­ral Suheil Ha­san, el Tigre ,el mis­mo que el año pa­sa­do en­tró a san­gre y fue­go en Ale­po. Los yiha­dis­tas su­per­vi­vien­tes han es­ca­pa­do ha­cia la lo­ca­li­dad de Al Bu­ka­mal –fron­te­ri­za con Irak–, el úl­ti­mo nú­cleo con al­gu­na en­ti­dad que les que­da. En su hui­da han si­do bom­bar­dea­dos has­ta tres ve­ces por seis bom­bar­de­ros ru­sos. Asi­mis­mo, un sub­ma­rino ru­so ha­bría lan­za­do mi­si­les de cru­ce­ro des­de el Me­di­te­rrá­neo con­tra ob­je­ti­vos del EI.

El con­trol to­tal de Deir Ez­zor es una in­yec­ción de mo­ral pa­ra las tro­pas del ré­gi­men, que du­ran­te más de tres años man­tu­vie­ron una de­fen­sa nu­man­ti­na de una par­te de la ciu­dad, com­ple­ta­men­te ro­dea­da por los yiha­dis­tas.

Ha­cia Al Bu­ka­mal huían ayer tam­bién los yiha­dis­tas ex­pul­sa­dos de Al Qaim, el úl­ti­mo pue­blo ba­jo con­trol del EI en Irak, don­de só­lo les que­dan al­deas.

En Si­ria no les que­da mu­cho más: bá­si­ca­men­te una ter­ce­ra par­te de la go­ber­na­ción de Deir Ez­zor, re­par­tién­do­se los otros dos ter­cios a par­tes igua­les en­tre el ejér­ci­to si­rio y las mi­li­cias kur­das apo­ya­das por EE.UU.

El es­pe­jis­mo del Es­ta­do Is­lá­mi­co

Do­nald Trump sa­ca pe­cho por el ata­que aé­reo de EE.UU. con­tra una mi­li­cia so­ma­lí afi­lia­da al EI

ya no tie­ne de­trás ni un si­mu­la­cro de Es­ta­do, ni si­quie­ra una rui­na de ciu­dad ba­jo las bom­bas. Den­tro de po­co só­lo le que­da­rá el de­sier­to y, sin em­bar­go, eso no im­pi­de que al­guien en la red pue­da reivin­di­car en su nom­bre cual­quier atro­ci­dad, co­mo el re­cien­te atro­pe­llo en Nue­va York, sin que pue­da de­mos­trar­se nin­gún víncu­lo or­gá­ni­co.

En una apa­ren­te re­pre­sa­lia por la tra­ge­dia neo­yor­qui­na, avio­nes es­ta­dou­ni­den­ses ata­ca­ron ayer por dos ve­ces ob­je­ti­vos de gue­rri­llas re­tó­ri­ca­men­te aso­cia­das al Es­ta­do Is­lá­mi­co en Puntlan­dia. Un puer­to de es­ta re­gión re­bel­de de So­ma­lia fue to­ma­do re­cien­te­men­te por mi­li­cia­nos que se iden­ti­fi­ca­ron con el EI, una no­ve­dad en la zo­na, don­de la ver­da­de­ra ame­na­za es el gru­po Al Sha­bab, aso­cia­do a Al Qae­da y ob­je­to en el pa­sa­do de ata­ques con dro­nes.

Des­pués de que el te­rro­ris­ta de Nue­va York de­cla­ra­se su ins­pi­ra­ción en el EI, y al hi­lo de So­ma­lia, el pre­si­den­te de EE.UU., Do­nald Trump, ex­plo­tó ayer en Twit­ter: “Nues­tro ejér­ci­to ha gol­pea­do al

STRINGER / AFP

Un sol­da­do si­rio mon­ta­do en un tan­que del ejér­ci­to ce­le­bra la to­ma de Deir Ez­zor a los com­ba­tien­tes del Es­ta­do Is­lá­mi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.