Trump ame­na­za al se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia si no in­ves­ti­ga a Clin­ton

El pre­si­den­te ata­ca a su ri­val an­te el avan­ce de la in­ves­ti­ga­ción del Ru­sia­ga­te

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - FRAN­CESC PEIRÓN Nue­va York. Co­rres­pon­sal

Él so­lo se bas­ta y se so­bra. Por su­pues­to, ese es Do­nald Trump.

En una en­tre­vis­ta emi­ti­da la no­che del jue­ves en la Fox, Laura In­graham le pre­gun­tó so­bre la can­ti­dad de pues­tos que si­guen va­cíos en su ad­mi­nis­tra­ción. “Dé­ja­me de­cir­te una co­sa –res­pon­dió el pre­si­den­te–, el que im­por­ta soy yo, soy el úni­co que im­por­ta”.

Es­te es uno de los pro­nun­cia­mien­tos que de­jó co­mo re­cor­da­to­rio en las ho­ras pre­vias a que ayer em­pren­die­ra su via­je a Asia –con pa­ra­da en Ha­wái–, que le ocu­pa­rá los pró­xi­mos do­ce días. Vi­si­ta Ja­pón, Co­rea del Sur, Chi­na, Viet­nam y Fi­li­pi­nas, y no des­car­ta una en­tre­vis­ta con su ho­mó­lo­go ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin.

Ese co­men­ta­rio del “yo y só­lo yo” for­ma par­te de una es­te­la de afir­ma­cio­nes más pro­pias de un au­tó­cra­ta, des­de su in­ten­to de aca­bar

con la in­de­pen­den­cia del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia has­ta la ame­na­za de echar a su ti­tu­lar, Jeff Ses­sions, si no or­de­na in­ves­ti­gar la su­pues­ta co­rrup­ción de Hi­llary Clin­ton. “Mu­cha gen­te es­tá dis­gus­ta­da en el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, in­clui­do yo”, con­clu­yó en unas de­cla­ra­cio­nes de ca­mino al Air For­ce One.

Ce­rra­ba su círcu­lo de que­jas, an­te el avan­ce de las pes­qui­sas del Ru­sia­ga­te, en el que se ha he­cho pú­bli­co que uno de los ase­so­res de su cam­pa­ña, Geor­ge Pa­pa­do­pou­los, con­tac­tó con re­pre­sen­tan­tes ru­sos en bus­ca de “por­que­ría con­tra Hi­llary”. In­for­mó de sus ges­tio­nes en una reunión a la que asis­tió Trump. “No lo re­cuer­do”, di­jo ayer.

Hay un pun­to de par­ti­da. Un tra­ba­ja­dor de Twit­ter de­ci­dió fes­te­jar su úl­ti­mo día la­bo­ral des­ac­ti­van­do la cuen­ta del pre­si­den­te del país. La com­pa­ñía afron­tó cues­tio­nes so­bre su se­gu­ri­dad tras es­te in­ci­den­te, que ai­reó el pro­pio afec­ta­do. “Mi cuen­ta de Twit­ter se ha caí­do once mi­nu­tos por cul­pa de un em­plea­do des­ho­nes­to. Es­pe­ro que lo echen y pa­gue las con­se­cuen­cias”, se­ña­ló.

Es­te in­ci­den­te abrió un pe­rio­do de tres ho­ras en las que Trump lan­zó nue­ve mi­cro­men­sa­jes. Abrió con es­te, que mar­có la pau­ta: “To­do el mun­do se pre­gun­ta por qué el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia (y el FBI) no in­da­gan en to­do lo des­ho­nes­to que traen la co­rrup­ta Hi­llary y los de­mó­cra­tas”.

Se ba­só en el avan­ce edi­to­rial del li­bro de la de­mó­cra­ta Don­na Bra­zi­le. Ahí ex­pli­ca que Clin­ton con­tro­ló el par­ti­do con sus apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas pa­ra anu­lar a Ber­nie San­ders. “Es­ta es la ver­da­de­ra his­to­ria de con­fa­bu­la­ción”, in­sis­tió Trump. “La gen­te es­tá en­fa­da­da con el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia

Un em­plea­do de Twit­ter, en su úl­ti­mo día en esa fir­ma, des­ac­ti­vó la cuen­ta de Trump once mi­nu­tos

y el FBI por no ha­cer lo co­rrec­to, los ame­ri­ca­nos se lo me­re­cen”, tui­teó.

Tras un pa­rén­te­sis en que pro­me­tió ven­gar­se del Es­ta­do Is­lá­mi­co por el aten­ta­do de Nue­va York (“les gol­pea­re­mos mul­ti­pli­ca­do por diez”, se­ña­ló lue­go), vol­vió a reite­rar que de­be­ría ha­ber com­pe­ti­do con Ber­nie San­ders de no ser que Clin­ton hu­bie­se he­cho tram­pas.

Pe­ro, más allá de Hi­llary Clin­ton y de des­pre­ciar la in­ves­ti­ga­ción de la in­fluen­cia ru­sa en las pa­sa­das elec­cio­nes, su lí­nea de ata­que se cen­tró en su pro­pio Go­bierno, en un Jeff Ses­sions caí­do en des­gra­cia. Cuan­do a la sa­li­da de la Ca­sa Blan­ca rum­bo al ae­ro­puer­to le pre­gun­ta­ron si se plan­tea des­pe­dir­lo, Trump re­pli­có: “No lo sé”. Y pro­si­guió: “No es­toy im­pli­ca­do con el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, me gus­ta­ría, pe­ro, ho­nes­ta­men­te, de­be­ría mi­rar a los de­mó­cra­tas”.

Si bien es­te de­par­ta­men­to for­ma par­te del Eje­cu­ti­vo, sin em­bar­go go­za de una tra­di­cio­nal in­de­pen­den­cia por su in­te­gra­ción en la ra­ma ju­di­cial del po­der.

An­tes de su re­tahí­la de tuits y sus frases de des­pe­di­da, Trump se bas­tó y so­bró en una in­ter­ven­ción ra­dio­fó­ni­ca: “Lo más tris­te –con­fe­só– es que, co­mo soy el pre­si­den­te, se su­po­ne que no pue­do im­pli­car­me con el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia, con el FBI, no pue­do ha­cer co­sas que me gus­ta­ría y me sien­to frustrado”.

AN­DREW HARRER / BLOOM­BERG

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha­bla con la pren­sa mo­men­tos an­tes de em­bar­car­se en el Ma­ri­ne One,

en los jar­di­nes de la Ca­sa Blan­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.