Un ata­que con co­che bom­ba de­ja nue­ve muer­tos en los al­tos del Go­lán

La Vanguardia - - INTERNACIONAL -

Es­ta­do Is­lá­mi­co aún más fuer­te”.

Vol­vien­do a Si­ria, la ale­gría del ré­gi­men se vio ayer em­pa­ña­da por la ex­plo­sión de un co­che bom­ba que de­jó nue­ve muer­tos en una lo­ca­li­dad dru­sa de los al­tos del Go­lán. El aten­ta­do ha­bría si­do reivin­di­ca­do por el Fren­te Al Nus­ra, afi­lia­do a Al Qae­da, y ha­bría des­per­ta­do ape­ti­to de ven­gan­za en­tre los dru­sos que vi­ven al otro la­do de la va­lla, en el grue­so del Go­lán ocu­pa­do por Is­rael des­de 1967. Ca­be de­cir que los dru­sos, co­mo el res­to de mi­no­rías de Si­ria, apo­yan en ma­sa al ré­gi­men de El Asad, lo que les con­vier­te en ob­je­ti­vo yiha­dis­ta.

Tras la prác­ti­ca ani­qui­la­ción del Es­ta­do Is­lá­mi­co, los dos prin­ci­pa­les re­duc­tos yiha­dis­tas en Si­ria se con­cen­tran jun­to a la fron­te­ra de Tur­quía y la de Is­rael. Sin em­bar­go, más allá de al­gu­na ba­la per­di­da o obús, Is­rael ha sa­li­do prác­ti­ca­men­te in­dem­ne, mien­tras Si­ria se hun­día en el in­fierno. De he­cho, el Es­ta­do sio­nis­ta no ha si­do nun­ca víc­ti­ma del EI, ocu­pa­do en ob­je­ti­vos mu­cho más le­ja­nos. Asi­mis­mo, ha­ce unos me­ses se su­po que Tel Aviv te­nía mi­li­cias si­rias a suel­do apos­ta­das cer­ca de sus fron­te­ras, por se­gu­ri­dad.

En cual­quier ca­so, su ar­chi­ene­mi­go, el ré­gi­men de Bas­har el Asad, tie­ne al al­can­ce de la mano, gra­cias a Ru­sia e Irán, una vic­to­ria –pí­rri­ca– por la que po­cos apos­ta­ban ha­ce dos años.

Pa­ra aca­bar, la suerte de los mi­les de mi­li­cia­nos ex­tran­je­ros que acu­die­ron al es­pe­jis­mo del Es­ta­do Is­lá­mi­co es un mis­te­rio a me­dias. Sa­be­mos que, en la to­ma de Mo­sul, fuer­zas es­pe­cia­les de Fran­cia o el Reino Uni­do, alia­das con los pesh­mer­gas y el ejér­ci­to ira­quí, tu­vie­ron co­mo mi­sión evi­tar el re­gre­so de cien­tos de sus con­na­cio­na­les.

En bre­ve, la re­cons­truc­ción re­cla­ma­rá unos re­cur­sos de los que no dis­po­nen los ven­ce­do­res. Y ese se­rá el pri­mer mo­ti­vo que ha­rá sen­tar­se a to­das las par­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.