Las som­bras de lo vi­si­ble

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - Xa­vier Mas de Xa­xàs

Los es­cán­da­los se­xua­les son in­di­so­cia­bles de la prác­ti­ca del po­der, de un po­der que pue­de ser po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co o de cual­quier otra ín­do­le, ejer­ci­do ca­si siem­pre por hom­bres a ex­pen­sas de mu­je­res ba­jo su je­rar­quía.

Es la his­to­ria del fuer­te con­tra el dé­bil en una ci­vi­li­za­ción uni­ver­sal que a lo lar­go de la his­to­ria ha re­ser­va­do al hom­bre el pa­pel del pro­duc­tor y a la mu­jer el de re­pro­duc­to­ra.

El pro­duc­tor de ci­ne Har­vey Wein­stein, uno de los hom­bres más po­de­ro­sos de Holly­wood, es­tá acu­sa­do de abu­sar y vio­lar a de­ce­nas de mu­je­res du­ran­te dé­ca­das. Su ca­so ha da­do la vuel­ta al mun­do y reavi­va­do una an­ti­gua cam­pa­ña on­li­ne de mu­je­res abu­sa­das que ba­jo el hash­tag #Me­Too (yo tam­bién) dan la ca­ra pa­ra ex­pli­car su te­rri­ble ex­pe­rien­cia. Su­pe­rar la ver­güen­za y rom­per el si­len­cio es di­fí­cil. No to­das las víc­ti­mas pue­den.

La je­rar­quía de gé­ne­ro, del gé­ne­ro mas­cu­lino, coar­ta la li­ber­tad de la mu­jer, cuan­do no pi­so­tea sus de­re­chos, ba­jo el prin­ci­pio, cul­tu­ral y re­li­gio­so, de que na­die me­jor que un hom­bre pa­ra sa­ber lo que le con­vie­ne a una mu­jer.

Es­te sis­te­ma pa­triar­cal aguan­ta a la de­re­cha re­li­gio­sa que ga­na en­te­ros en to­das las de­mo­cra­cias liberales y sir­ve pa­ra jus­ti­fi­car los abu­sos, así co­mo el si­len­cio de las víc­ti­mas.

La Igle­sia ca­tó­li­ca es un cla­ro ejem­plo. El car­de­nal aus­tra­liano Geor­ge Pell, ter­ce­ro en la je­rar­quía va­ti­ca­na, se enfrentará el pró­xi­mo mar­zo en Mel­bour­ne a un jui­cio por abu­sos se­xua­les que con­ta­rá con me­dio cen­te­nar de tes­ti­gos dis­pues­tos a tes­ti­fi­car en su con­tra. Ha­ce dé­ca­das que se su­ce­den es­tos es­cán­da­los, que hoy por hoy pa­re­cen irre­so­lu­bles por­que, sin du­da, en mu­chos paí­ses hay una con­ni­ven­cia en­tre el po­der po­lí­ti­co, ju­di­cial y re­li­gio­so pa­ra aguan­tar una so­cie­dad pa­triar­cal don­de el pa­pel de la mu­jer es­tá cir­cuns­cri­to al ám­bi­to fa­mi­liar. Es así co­mo Paul Ryan, pre­si­den­te del Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos, pue­de de­cir que la vio­la­ción es otra for­ma de con­cep­ción y que, por tan­to, la mu­jer vio­la­da no tie­ne de­re­cho a abor­tar.

Es­ta ideo­lo­gía no es­tá muy le­jos de la pro­fe­sa­da en va­rios paí­ses mu­sul­ma­nes, don­de el vio­la­dor de una ni­ña pue­de evi­tar la cár­cel si se ca­sa con ella.

En am­bos ca­sos, la mu­jer no pue­de de­ci­dir y es víc­ti­ma tan­to del vio­la­dor co­mo de la cul­tu­ra do­mi­nan­te.

Cues­ta creer que la re­li­gión pue­da ser com­pa­ti­ble con el fe­mi­nis­mo. En par­te por­que Dios es hom­bre y en par­te por­que la prác­ti­ca e in­ter­pre­ta­ción de las sa­gra­das es­cri­tu­ras las ha­cen los hom­bres. El is­lam, por ejem­plo, ha eli­mi­na­do el cuer­po de la mu­jer del es­pa­cio pú­bli­co y lo mis­mo ha­ce el ju­daís­mo más or­to­do­xo.

Las de­mo­cra­cias, ade­más, son emi­nen­len te­men­te pa­triar­ca­les. La mu­jer no tie­ne el mis­mo ac­ce­so que el hom­bre al po­der po­lí­ti­co o eco­nó­mi­co y cuan­do uti­li­za su cuer­po pa­ra pro­tes­tar, co­mo pla­ta­for­ma de su afir­ma­ción po­lí­ti­ca, es cen­su­ra­da, cuan­do no de­te­ni­da y juz­ga­da. Las mu­je­res del co­lec­ti­vo Fe­men, que es­cri­ben con­sig­nas so­bre sus pe­chos des­nu­dos, sue­len ser de­te­ni­das allí don­de de­ci­dan pro­tes­tar, in­clu­so en las so­cie­da­des su­pues­ta­men­te más avan­za­das de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal. Sue­ce­le­bró ser víc­ti­mas de un abu­so de la fuer­za.

A las so­cie­da­des liberales les gus­ta de­nun­ciar los abu­sos que sufren las mu­je­res en otras cul­tu­ras, cuan­to más le­ja­nas me­jor. Se mo­vi­li­zan con­tra las mu­ti­la­cio­nes ge­ni­ta­les en Áfri­ca, con­tra los ma­tri­mo­nios in­fan­ti­les en Ye­men o con­tra las vio­la­cio­nes en la In­dia. Po­cas ve­ces, sin em­bar­go, mi­ran a su en­torno más in­me­dia­to.

La agen­cia de la UE pa­ra los de­re­chos fun­da­men­ta­les con­tó en el 2014 que el 50% de las mu­je­res eu­ro­peas han su­fri­do aco­so se­xual y que el 33% de ellas han si­do víc­ti­mas de vio­la­cio­nes u otros abu­sos fí­si­cos a par­tir de los 15 años.

Ha­ce unos días, el Par­la­men­to Eu­ro­peo un pleno de­di­ca­do a la vio­len­cia de gé­ne­ro y el aco­so se­xual. No era el pri­me­ro y na­da pa­re­ce que va­ya a dis­tin­guir­lo de los si­guien­tes. La sa­la es­ta­ba prác­ti­ca­men­te va­cía, las in­ter­ven­cio­nes de las dipu­tadas de­ri­va­ron en el acos­tum­bra­do com­pro­mi­so de to­mar me­di­das que nun­ca son efec­ti­vas.

La pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca. The­re­sa May. tam­bién quie­re un có­di­go de con­duc­ta mu­cho más es­tric­to en West­misn­ter, don­de a la luz del ca­so Weisn­tein aflo­ran abu­sos, unos muy an­ti­guos y otros no tan­to.

El mi­nis­tro de De­fen­sa, Mi­chael Fa­llon, ha te­ni­do que di­mi­tir es­ta se­ma­na, im­pli­ca­do por va­rias mu­je­res. Él se aga­rra al úni­co ca­so he­cho pú­bli­co: to­có va­rias ve­ces la ro­di­lla de una pe­rio­dis­ta du­ran­te una ce­na ofi­cial ha­ce quin­ce años. “Lo que po­día ser acep­ta­ble ha­ce quin­ce o diez años –ha di­cho– es­tá cla­ro que hoy no lo es”. La pe­rio­dis­ta no creo que en­con­tra­ra acep­ta­ble en­ton­ces lo que tam­po­co lo es hoy, pe­ro el ar­gu­men­to de Fa­llon ha si­do arro­pa­do por la pren­sa con­ser­va­do­ra y ma­chis­ta.

La po­lí­ti­ca es una pro­fe­sión de hom­bres, don­de pre­va­le­ce una cul­tu­ra de ves­tua­rio, ri­ca en co­men­ta­rios soe­ces y se­xis­tas. Do­nald Trump es un cam­peón de es­ta pre­po­ten­cia y, has­ta aho­ra, le bas­ta con pe­dir per­dón pa­ra no afron­tar nin­gu­na con­se­cuen­cia po­lí­ti­ca o ju­di­cial.

Los abu­sos se­xua­les es­tán a la vis­ta de to­dos, en nues­tros pues­tos de tra­ba­jo y en nues­tros Par­la­men­tos. Sin em­bar­go, las som­bras de es­ta in­jus­ti­cia tan vi­si­ble son muy os­cu­ras. El sis­te­ma así lo es­ta­ble­ce. La mu­jer abu­sa­da lo tie­ne mu­cho más di­fí­cil que el hom­bre abu­sa­dor y to­do in­di­ca que se­gui­rá te­nién­do­lo, in­clu­so en­tre no­so­tros, ciu­da­da­nos or­gu­llo­sos de nues­tros es­ta­dos de de­re­cho.

El fuer­te ga­na por­que sa­be có­mo ma­nio­brar en las som­bras de lo vi­si­ble pa­ra po­ner la jus­ti­cia de su par­te. Y ga­na no só­lo con­tra las mu­je­res mal­tra­ta­das. Si al­go so­bra es­tos días son ejem­plos de es­tos abu­sos del po­der con­tra la ciu­da­da­nía a la que de­be­ría ser­vir y pro­te­ger.

Una de ca­da tres mu­je­res eu­ro­peas ha si­do víc­ti­ma de una vio­la­ción o abu­so se­xual fí­si­co a par­tir de los 15 años

LUCY NI­CHOL­SON / REUTERS

Cam­pa­ña #Me­Too: De­ce­nas de mi­les de mu­je­res co­mo es­tas han de­nun­cia­do en los úl­ti­mos días abu­sos se­xua­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.