La juez or­de­na de­te­ner a Puig­de­mont co­mo pro­mo­tor de “la in­su­rrec­ción”

El au­to pi­de a Bél­gi­ca la en­tre­ga del ex­pre­si­dent, a quien acu­sa de usar la vio­len­cia

La Vanguardia - - POLÍTICA - Ma­drid JO­SÉ MA­RÍA BRUNET

La juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Car­men La­me­la dic­tó ayer un au­to de bus­ca y cap­tu­ra del ce­sa­do pre­si­dent, Car­les Puig­de­mont, y los cua­tro con­se­llers que le acom­pa­ñan atri­bu­yén­do­les la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­ber lla­ma­do a “la in­su­rrec­ción” en Ca­ta­lun­ya, “con­tra­vi­nien­do y desafian­do con ello el or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ñol y di­ver­sas re­so­lu­cio­nes del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña”. El au­to in­clu­ye el man­da­to de li­brar “la or­den eu­ro­pea de de­ten­ción con fi­nes ex­tra­di­cio­na­les”, que se ha­rá lle­gar no só­lo a Bél­gi­ca, sino a to­dos los paí­ses so­cios de la UE, ya que la ma­gis­tra­da di­ce no te­ner cons­tan­cia del pa­ra­de­ro ac­tual de Puig­de­mont.

En lí­neas ge­ne­ra­les, la re­so­lu­ción por la que se de­cre­ta la bus­ca y cap­tu­ra del ex­pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat re­pro­du­ce las te­sis de la que­re­lla que pre­sen­tó la Fis­ca­lía con­tra los miem­bros del Go­vern y que lue­go asu­mió en esen­cia la pro­pia juez en el au­to por el que acor­dó pri­sión in­con­di­cio­nal con­tra ocho de ellos. El len­gua­je, en to­do ca­so, re­sal­ta en to­do mo­men­to la gra­ve­dad de los he­chos impu­tados a Puig­de­mont, en un tex­to que se­rá tra­du­ci­do a va­rios idio­mas pa­ra su dis­tri­bu­ción.

“El re­cla­ma­do –ex­po­ne el tex­to–, al fren­te del Go­bierno Re­gio­nal de Ca­ta­lun­ya, de co­mún acuer­do con otras au­to­ri­da­des, fun­cio­na­rios pú­bli­cos y en­ti­da­des pú­bli­cas y pri­va­das ca­ta­la­nas, unie­ron sus vo­lun­ta­des pa­ra, den­tro de su res­pec­ti­vo ám­bi­to de ac­tua­ción, lle­var a ca­bo un re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta pa­ra lo­grar en Es­pa­ña la se­ce­sión de la Co­mu­ni­dad Au­tó­no­ma de Ca­ta­lun­ya”. La re­so­lu­ción aña­de que con di­cho pro­pó­si­to “pro­mo­vie­ron y uti­li­za­ron la fuer­za in­ti­mi­da­to­ria y vio­len­ta de los sec­to­res in­de­pen­den­tis­tas de la po­bla­ción”.

La alu­sión a la vio­len­cia, por tan­to, fi­gu­ra de ma­ne­ra des­ta­ca­da des­de las lí­neas in­tro­duc­to­rias de la re­so­lu­ción. No obs­tan­te, cuan­do se ex­po­nen más ade­lan­te las cau­sas por las que la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do atri­bu­ye a Puig­de­mont y su Go­vern el de­li­to de re­be­lión, el es­cri­to men­cio­na que tam­bién se le acu­sa de se­di­ción. Y se pre­ci­sa que “el de­li­to de se­di­ción se so­li­ci­ta por el fis­cal co­mo sub­si­dia­rio de la po­si­ble re­be­lión en el ca­so de que no se en­tien­da que con­cu­rre el ele­men­to de vio­len­cia en la fa­se de en­jui­cia­mien­to”.

Es­ta pre­ci­sión es re­le­van­te por­que po­ne de re­lie­ve que el pro­pio au­to re­fle­ja du­das so­bre la po­si­ble con­cu­rren­cia de la vio­len­cia en las ac­tua­cio­nes de los in­ves­ti­ga­dos. Y tam­bién es im­por­tan­te a la ho­ra de des­cri­bir con de­ta­lle an­te la jus­ti­cia bel­ga có­mo es el ti­po pe­nal de la re­be­lión en el Có­di­go Pe­nal es­pa­ñol. To­do ello por­que una de las ra­zo­nes por las que en ca­sos an­te­rio­res se ha de­ne­ga­do la en­tre­ga de una per­so­na re­cla­ma­da es por la fal­ta de co­rres­pon­den­cia en la le­gis­la­ción bel­ga del de­li­to o los de­li­tos que se impu­tan al su­je­to bus­ca­do en su país de pro­ce­den­cia.

En to­do ca­so, el au­to de­ja bien cla­ro que no só­lo se impu­ta a Puig­de­mont un de­li­to de re­be­lión, o sub­si­dia­ria­men­te de se­di­ción –que tam­bién vie­ne des­cri­to con de­ta­lle–, sino otros de mal­ver­sa­ción, pre­va­ri­ca­ción y desobe­dien­cia.

La juez La­me­la sub­ra­ya tam­bién que “en­con­trán­do­se (Puig­de­mont) en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do, al no ha­ber si­do lo­ca­li­za­do en su do­mi­ci­lio, pro­ce­de acor­dar (...) su pri­sión pro­vi­sio­nal y sin fian­za”, que se ha­ría efec­ti­va de pros­pe­rar su bus­ca y cap­tu­ra. La mis­ma re­so­lu­ción de­ja cons­tan­cia de que se ha pe­di­do que Puig­de­mont y los ex­con­se­llers Co­mín, Se­rret, Puig y Pon­sa­ti de­cla­ren por vi­deo­con­fe­ren­cia. Pe­ro la juez es­ti­ma que no de­be au­to­ri­zar­se por­que no hay nin­gún mo­ti­vo plau­si­ble pa­ra ello, des­pués de que via­ja­ran a Bél­gi­ca “con la úni­ca fi­na­li­dad de elu­dir las po­si­bles res­pon­sa­bi­li­da­des que pu­die­ran te­ner en Es­pa­ña”. En­tre ellas, el au­to in­sis­te nue­va­men­te en que el Go­vern alen­tó por va­rias vías y pro­ce­di­mien­tos “un mo­vi­mien­to de in­su­rrec­ción ac­ti­va en­tre la po­bla­ción (...) sa­be­dor de que, por su ile­ga­li­dad, el re­fe­rén­dum só­lo po­día ce­le­brar­se por la fuer­za coac­ti­va de la mu­che­dum­bre mo­vi­li­za­da a es­tos efec­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.