Las de­fen­sas de los ex­con­se­llers se que­jan de có­mo los lle­va­ron a pri­sión

Los abo­ga­dos es­ti­man que hu­bo mal­tra­to fí­si­co y ver­bal a los de­te­ni­dos

La Vanguardia - - POLÍTICA - JO­SÉ MA­RÍA BRUNET Ma­drid

La lar­ga jor­na­da que Oriol Jun­que­ras y otros ocho ex­miem­bros del Go­vern pa­sa­ron el jue­ves en la Au­dien­cia Na­cio­nal, pa­ra aca­bar en pri­sión in­con­di­cio­nal, va a te­ner un epí­lo­go de que­jas, po­lé­mi­cas y re­cur­sos. Las de­fen­sas creen ha­ber re­ci­bi­do un tra­to in­de­bi­do en di­ver­sos as­pec­tos, pe­ro so­bre to­do la­men­tan las con­di­cio­nes en que los ex­con­se­llers fue­ron con­du­ci­dos has­ta los res­pec­ti­vos cen­tros pe­ni­ten­cia­rios.

El le­tra­do Andreu van den Eyn­de, que de­fien­de al ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y a los ex­con­se­llers de ERC, uti­li­zó cier­ta con­ten­ción pa­ra ex­pli­car que du­ran­te el tras­la­do de los de­te­ni­dos a pri­sión se pro­du­jo un tra­to “no co­rrec­to”. No obs­tan­te, pre­fi­rió no en­trar en pre­ci­sio­nes has­ta que ha­ya re­ci­bi­do al­gu­na ex­pli­ca­ción, que va a so­li­ci­tar a Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias.

El tras­la­do se reali­zó en fur­go­nes de la Guar­dia Ci­vil, don­de par­te de los de­te­ni­dos se des­pla­za­ron es­po­sa­dos por la es­pal­da. En el ca­so del ex­con­se­ller de Jus­tí­cia, Car­les Mun­dó, es­ta con­duc­ción le ha­bría pro­vo­ca­do ero­sio­nes y le­sio­nes le­ves en las mu­ñe­cas, de acuer­do con un par­te médico obran­te en po­der de las de­fen­sas.

Van den Eyn­de, en to­do ca­so, se li­mi­tó a de­cir que te­nía en­ten­di­do que el in­ci­den­te que se ha­bía pro­du­ci­do en el des­pla­za­mien­to a la pri­sión de Es­tre­me­ra te­nía su ori­gen en un pro­ble­ma de “con­ten­ción me­cá­ni­ca”. El mo­ti­vo por el que va a so­li­ci­tar in­for­ma­ción de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias es, so­bre to­do, por­que a la lle­ga­da de los de­te­ni­dos a pri­sión se les rea­li­za un pri­mer exa­men médico. Los in­for­mes fa­cul­ta­ti­vos con­fir­ma­rían, en su ca­so, si a su lle­ga­da a pri­sión los con­du­ci­dos pre­sen­ta­ban efec­ti­va­men­te al­gún ti­po de le­sión que hu­bie­ra po­di­do pro­du­cir­se du­ran­te el des­pla­za­mien­to. Fuen­tes de Ins­ti­tu­cio­nes Pe­ni­ten­cia­rias han ase­gu­ra­do, a su vez, que nin­guno de los de­te­ni­dos ha ma­ni­fes­ta­do que­ja por las con­di­cio­nes de su in­ter­na­mien­to y tras­la­do.

El le­tra­do Jau­me Alonso-Cue­vi­llas, que a su vez de­fien­de a los ex­con­se­llers en­car­ce­la­dos del PDECat, tam­bién ex­pre­só por su par­te que­jas por el tra­to que sus pa­tro­ci­na­dos re­ci­bie­ron du­ran­te su tras­la­do a pri­sión. De acuer­do con el re­la­to que los abo­ga­dos han re­ci­bi­do, en el ca­mino se pro­du­je­ron ex­pre­sio­nes de me­nos­pre­cio y bur­la. Al res­pec­to, Van den Eyn­de ma­ni­fes­tó ayer que “si el tras­la­do se hi­zo por par­te de gen­te va­lien­te, tam­bién ten­drán la va­len­tía de de­cir lo que hi­cie­ron”. El mis­mo abo­ga­do aña­dió que en es­tos tras­la­dos pue­de ha­ber “im­pu­ni­dad”, pe­ro que los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les “son im­pla­ca­bles” pa­ra ga­ran­ti­zar que las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad re­ci­ben un tra­to co­rrec­to. Van den Eyn­de di­jo que ape­la­rá a es­tas ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les en el ca­so de que com­pro­bar la vul­ne­ra­ción de de­re­chos de sus de­fen­di­dos. San­ti Vi­la, a su vez, di­jo al ser pues­to ayer en li­ber­tad, tras pa­gar su fian­za de 50.000 eu­ros, que no tu­vo pro­ble­ma al­guno en su tras­la­do.

En­tre los abo­ga­dos de los ex­con­se­llers exis­te tam­bién es­pe­cial ma­les­tar por el mo­do en que dis­cu­rrie­ron los in­te­rro­ga­to­rios, por­que hu­bie­ran pre­fe­ri­do que, co­mo ocu­rrió en el Su­pre­mo, se sus­pen­die­ran pa­ra pre­pa­rar me­jor su de­fen­sa. Los le­tra­dos afir­man ha­ber in­tere­sa­do la sus­pen­sión de las de­cla­ra­cio­nes, tan­to por es­cri­to co­mo ver­bal­men­te, en el pro­pio juz­ga­do. El au­to de la juez, sin em­bar­go, nie­ga que se hu­bie­ra for­ma­li­za­do di­cha pe­ti­ción. Al pa­re­cer, uno de los es­cri­tos lle­gó por vía te­le­má­ti­ca al juz­ga­do cuan­do los in­te­rro­ga­to­rios ya se es­ta­ban pro­du­cien­do. Van den Eyn­de, a su vez, lle­gó tar­de a los de la Au­dien­cia por­que tam­bién de­fien­de a la pre­si­den­ta del Par­la­ment, Car­me For­ca­dell, y a pri­me­ra ho­ra es­tu­vo asis­tién­do­la en el Su­pre­mo. Los le­tra­dos es­ti­man, en su­ma, que no se les han fa­ci­li­ta­do las con­di­cio­nes pa­ra rea­li­zar su ta­rea en los tér­mi­nos más ade­cua­dos.

Pa­ra­le­la­men­te, la Sa­la Pe­nal de la Au­dien­cia Na­cio­nal re­cha­zó ayer el re­cur­so de Jor­di Sàn­chez y Jor­di Cui­xart con­tra su si­tua­ción de pri­sión in­con­di­cio­nal. La de­ci­sión se to­mó en un tri­bu­nal com­pues­to por cin­co ma­gis­tra­dos, uno de los cua­les, Jo­sé Ri­car­do de Pra­da, for­mu­ló un vo­to par­ti­cu­lar en con­tra de la re­so­lu­ción.

La Fis­ca­lía, a su vez, se opu­so al re­cur­so por con­si­de­rar que sub­sis­ten los mo­ti­vos por los que la juez La­me­la en­vió a pri­sión a am­bos in­ves­ti­ga­dos. El fis­cal Pedro Ru­bi­ra sub­ra­yó que los lla­ma­mien­tos efec­tua­dos por Sàn­chez y Cui­xart los días 20 y 21 de sep­tiem­bre pa­sa­do, mien­tras la Guar­dia Ci­vil re­gis­tra­ba la Con­se­lle­ria d’Eco­no­mia, no fue­ron “pa­ra rea­li­zar una con­cen­tra­ción o ma­ni­fes­ta­ción pa­cí­fi­ca, sino pa­ra im­pe­dir que los miem­bros de la co­mi­sión ju­di­cial pu­die­ran desa­rro­llar sus fun­cio­nes en cum­pli­mien­to de la ley”.

El le­tra­do de Sàn­chez, Jor­di Pi­na, y la abo­ga­da de Cui­xart, Marina Roig, ne­ga­ron a su vez que exis­ta ries­go de fu­ga por­que am­bos in­ves­ti­ga­dos han acu­di­do a los lla­ma­mien­tos ju­di­cia­les. Roig apor­tó asi­mis­mo un ví­deo pa­ra de­fen­der la te­sis de que su de­fen­di­do con­vo­có en to­do mo­men­to a una con­cen­tra­ción pa­cí­fi­ca.

La Sa­la Pe­nal man­tie­ne en pri­sión a Sàn­chez y Cui­xart, con el vo­to en con­tra de uno de los cin­co ma­gis­tra­dos

Los abo­ga­dos cri­ti­can que en la Au­dien­cia no se les die­ra más tiem­po pa­ra pre­pa­rar su de­fen­sa, co­mo en el TS

EMI­LIA GUTIÉRREZ

Andreu van den Eyn­de, abo­ga­do de los ex­con­se­llers de ERC, vi­si­tó a sus clien­tes en la cár­cel de Es­tre­me­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.